Neu­tral cor­ner.

El 'bur­ka' ge­ni­tal

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Gistau. Por Da­vid

El 'bur­ka' ge­ni­tal.

re­gre­so de un via­je pre­na­vi­de­ño a Mú­nich. La Na­vi­dad es más en­tra­ña­ble, más pa­re­ci­da a la es­tam­pa den­tro de una bo­la de cristal en la que nie­va, cuan­to me­nos me­ri­dio­nal es la ciu­dad que la re­crea. Mú­nich te­nía un es­pí­ri­tu na­vi­de­ño tal que só­lo con res­pi­rar pro­fun­do en la Ma­rien­platz, con sus pues­ti­tos de ador­nos y los ju­gla­res que anun­cia­ban su pre­sen­cia con una cam­pa­na –co­mo los le­pro­sos me­die­va­les–, in­cu­rría uno en el ries­go de su­cum­bir a un co­ma dia­bé­ti­co. Cuán­to amor. Cuán­ta fe­li­ci­dad son­ro­sa­da y bur­gue­sa. Cuán­tas son­ri­sas en­tre des­co­no­ci­dos. Más que a Na­vi­dad, a lo que olía en to­das par­tes es a ese in­fec­to y dul­zón vino ca­lien­te con es­pe­cias que los mu­ni­que­ses be­ben en ta­zas de por­ce­la­na con­fir­man­do que la re­sis­ten­cia ger­má­ni­ca en el li­mes del Rin apla­zó va­rios si­glos la in­cor­po­ra­ción del sen­ti­do hedonista me­di­te­rrá­neo del que los ro­ma­nos do­ta­ron a los ga­los a tiem­po de que apren­die­ran a amar el vino y no ha­cer con él co­sas ex­tra­ñas que ya tie­nen me­dio con­fec­cio­na­do ese vó­mi­to del bo­rra­cho que ex­pul­sa, mez­cla­das, la ce­na y la be­bi­da. La de cer­ve­za tur­bia que tu­ve que in­ge­rir pa­ra exu­dar por los po­ros un olor al­cohó­li­co di­fe­ren­te que me ta­pa­ra el del punsch. Que así se lla­ma el tra­go, así de pa­re­ci­do a putsch, y en Mú­nich. Una ta­za lle­na de gol­pis­tas de cer­ve­ce­ría en es­ta­do lí­qui­do. Con to­do, el cho­que cul­tu­ral más lla­ma­ti­vo que su­frí en Mú­nich no fue el de la ta­za de vino que en un de­li­rio ucró­ni­co po­dría­mos ha­ber­nos vis­to obli­ga­dos a con­su­mir por ley to­dos los eu­ro­peos con­quis­ta­dos, sino el de la sau­na. Con ca­da via­je que ha­go, Ale­ma­nia y sus gen­tes me gus­tan más. In­clu­so con ese idio­ma que, se­gún Car­los V, era el ade­cua­do pa­ra ha­blar con el ca­ba­llo, de igual for­ma que el fran­cés lo era pa­ra ha­blar a las mu­je­res: re­pa­ro aho­ra en que la po­bre­za de mi vi­da sen­ti­men­tal tal vez se de­ba a que siem­pre lo hi­ce al re­vés. Aho­ra, có­mo me aman los ca­ba­llos. Pe­ro hay al­go de los ale­ma­nes que aún se me ha­ce ex­tra­ño. Me ex­pli­co. Apro­ve­ché un ra­to li­bre en el ho­tel pa­ra ba­jar a la sau­na y la pis­ci­na in­te­rior. Al lle­gar allí me en­con­tré, en­tre va­po­res, a un hom­bre com­ple­ta­men­te des­nu­do que, de pie, leía un li­bro con el pe­ne ol­vi­da­do en su ver­ti­ca­li­dad man­sa. Cás­pi­ta, me di­je, qué des­ver­gon­za­do. Un chi­fla­do. Un ex­hi­bi­cio­nis­ta. Po­dría aba­tir­lo de un dis­pa­ro y el juez me agra­de­ce­ría el ser­vi­cio pres­ta­do a la mo­ral pú­bli­ca. Mi tra­je de ba­ño has­ta la ro­di­lla me per­mi­tió dis­fru­tar de un ins­tan­te de ci­vi­li­za­ción su­pe­rior, con pu­dor y re­ca­to. Pe­ro ese hom­bre no es­ta­ba so­lo en su des­via­ción. Co­rre­tean­do por las du­chas, en­tran­do y sa­lien­do del ba­ño tur­co y la sau­na es­can­di­na­va, por to­das par­tes, ha­bía hom­bres y mu­je­res des­nu­dos cu­ya es­pon­ta­nei­dad con­vir­tió mi tra­je de ba­ño en el ‘bur­ka’ ge­ni­tal de un acom­ple­ja­do. De un Al­fre­do Landa cual­quie­ra en­tre la ex­plo­sión de las car­nes nór­di­cas. No sa­bía dón­de mi­rar sin pa­re­cer un vo­yeur sá­ti­ro. Cás­pi­ta, vol­ví a de­cir­me, a ver si por error me he me­ti­do en un club de in­ter­cam­bio de pa­re­jas o al­go así, y se me va a re­que­rir al­go con lo que tro­car an­tes de caer en ma­nos de una her­mo­sa te­des­ca so­bre la cual de­rra­mar ta­zas y ta­zas de punsch en la em­bria­guez wag­ne­ria­na de­fi­ni­ti­va. Pe­ro qué va. No ha­bía un ápi­ce de ero­tis­mo. Re­sul­ta, sim­ple­men­te, que los ale­ma­nes tie­nen una re­la­ción dis­tin­ta con la des­nu­dez, in­clu­so en los lu­ga­res pú­bli­cos, in­clu­so con hom­bres y mu­je­res mez­cla­dos, por lo que se mues­tran con tan­ta na­tu­ra­li­dad que el tra­je de ba­ño ter­mi­na sien­do la au­tén­ti­ca in­frac­ción pro­to­co­la­ria. Pe­ro es ver­dad, y pu­de com­pro­bar­lo en aque­lla sau­na, que la sen­sua­li­dad de­pen­de en par­te de la ocul­ta­ción y de la aven­tu­ra del des­cu­bri­mien­to. Los cuer­pos des­nu­dos ex­pues­tos sin mis­te­rio nun­ca se­rán otra co­sa que un ves­tua­rio de­por­ti­vo o un des­car­na­do mues­tra­rio ana­tó­mi­co más cien­tí­fi­co que sen­sual. Los cuer­pos así des­nu­dos son al se­xo lo que un spoi­ler a la na­rra­ción. Só­lo yo, con mi tra­je de ba­ño, sa­lí de allí con un se­cre­to. Los de­más se con­fe­sa­ron en­te­ros. A ver si por eso no ha­bla­ban en fran­cés.

Ha­bía hom­bres y mu­je­res des­nu­dos cu­ya es­pon­ta­nei­dad con­vir­tió mi tra­je de ba­ño en el ‘bur­ka’ ge­ni­tal de un acom­ple­ja­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.