Zoom.

UN NUE­VO LI­BRO DES­VE­LA QUE EL ES­CRI­TOR SE MOS­TRA­BA A JOVENCITAS EN LOS PAR­QUES. LA ACU­SA­CIÓN SE BA­SA EN PA­SA­JES DE SUS DIA­RIOS Y CAR­TAS PRI­VA­DAS.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - M. G.

¿Era Ste­fan Zweig ex­hi­bi­cio­nis­ta?

Ste­fan Zweig, uno de los au­to­res más po­pu­la­res del mun­do du­ran­te los años vein­te y trein­ta del si­glo XX y cu­yos li­bros si­guen ad­mi­rán­do­se en la ac­tua­li­dad, te­nía un se­cre­to. Aho­ra, 73 años des­pués de su sui­ci­dio pue­de que su se­cre­to ha­ya sa­li­do a la luz. En el li­bro El ar­dien­te se­cre­to de Ste­fan Zweig, el pe­rio­dis­ta Ul­rich Wein­zierl ase­gu­ra que Zweig fue un ex­hi­bi­cio­nis­ta. El es­cri­tor se mos­tra­ba des­nu­do com­pul­si­va­men­te an­te otras per­so­nas, es­pe­cial­men­te en los par­ques. Muy po­cos co­no­cían su se­cre­to más ín­ti­mo, y sus dia­rios –al me­nos las pá­gi­nas que han lle­ga­do has­ta no­so­tros– so­lo con­tie­nen ve­la­das alu­sio­nes. Sin em­bar­go, el ru­mor lle­va­ba bas­tan­te tiem­po cir­cu­lan­do. En una car­ta de 1954 di­ri­gi­da al mé­di­co Paul Or­lows­ki, Tho­mas Mann afir­ma­ba que Ste­fan Zweig ha­bría si­do un ex­hi­bi­cio­nis­ta. «A mí nun­ca me lo re­co­no­ció, pe­ro en su círcu­lo ín­ti­mo era sa­bi­do, y tam­bién que pa­de­ció si­tua­cio­nes te­rri­ble­men­te pe­no­sas por ese mo­ti­vo». Benno Gei­ger, marchante de ar­te y du­ran­te un tiem­po ami­go de Ste­fan Zweig, ha­ce men­ción de es­te asun­to en sus me­mo­rias: «Él mis­mo me ha­bló de ello. Su­fría adic­ción al ex­hi­bi­cio­nis­mo. A es­ta per­ver­sión la des­cri­bía

«A mí nun­ca me lo re­co­no­ció, pe­ro en su círcu­lo ín­ti­mo era al­go sa­bi­do», afir­mó el es­cri­tor Tho­mas Mann en una car­ta.

con un tér­mino acu­ña­do ex­pro­fe­so: ‘schau­pran­ger­tum’. Sus lu­ga­res pre­di­lec­tos eran los sen­de­ros del par­que de Schön­brunn, so­bre to­do la an­ti­gua Ca­sa de Si­mios». Has­ta aho­ra los bió­gra­fos de Zweig no han da­do cré­di­to al testimonio de Benno Gei­ger, quien más tar­de fue miem­bro del par­ti­do na­zi y mos­tró ha­cia Zweig una abier­ta an­ti­pa­tía. Los bió­gra­fos tam­bién han ob­via­do las apa­ri­cio­nes del mis­te­rio­so tér­mino ‘schau­pran­ger­tum’. Es so­bre es­te de­ta­lle so­bre el que Wein­zierl cons­tru­ye su la­bor de­tec­ti­ves­ca.

LOS DIA­RIOS

El 10 de sep­tiem­bre de 1912, Ste­fan Zweig anotó en su dia­rio: «Lue­go pa­seo, Liech­tens­tein, schaup. El ob­je­ti­vo, de­ma­sia­do jo­ven y sin gran in­te­rés. Ma­yor sor­pre­sa de lo con­ce­bi­ble en ade­cua­do es­ta­do psi­co­ló­gi­co. Me­nos ex­ci­tan­te pe­ro tam­bién más pe­li­gro­so, con­vie­ne evi­tar, igual que Liech­tenst». El co­men­ta­rio que acom­pa­ña a es­ta en­tra­da en la edi­ción de los dia­rios pu­bli­ca­da por Knut Beck se­ña­la: «Liech­tens­tein, schaup.: no se han en­con­tra­do re­fe­ren­cias a es­tos con­cep­tos en su obra li­te­ra­ria». Pa­ra Wein­zierl es­tá cla­ro que ‘schaup.’ es la abre­via­tu­ra que Zweig usa pa­ra ese tér­mino per­so­nal con el que se re­fe­ría a su adic­ción: ‘schau­pran­ger­tum’. De ser cier­to, Ste­fan Zweig se ex­po­nía a un gra­ve pe­li­gro. Si lo des­cu­brían, no so­lo se­ría re­pro­ba­do por la so­cie­dad –y Zweig fue muy fa­mo­so–, sino que ade­más los ex­hi­bi­cio­nis­tas sor­pren­di­dos in fra­gan­ti iban a la cár­cel. Ul­rich Wein­zierl tam­bién alu­de en su li­bro a la an­ti­gua sos­pe­cha de que Zweig era ho­mo­se­xual. Pe­ro no ha en­con­tra­do prue­bas al res­pec­to, más allá del he­cho de que Zweig te­nía mu­chos ami­gos ho­mo­se­xua­les y de que mos­tró un co­no­ci­mien­to ín­ti­mo de la vi­da ho­mo­se­xual en su re­la­to La con­fu­sión de los sen­ti­mien­tos. Pe­ro sí le pa­re­ce evi­den­te que Zweig vi­vió tor­tu­ra­do por su afi­ción ex­hi­bi­cio­nis­ta.

EL SE­CRE­TO El au­tor ale­mán es­cri­bía en su dia­rio so­bre su éxi­to co­mo se­duc­tor: «Sé que li­be­ro al­go en las mu­je­res, pe­ro tam­bién en los hom­bres.» Aho­ra pa­re­ce que, ade­más, bus­ca­ba es­tí­mu­los ile­ga­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.