"Lo del des­nu­do en Es­pa­ña no es­tá su­pe­ra­do. So­bre to­do en­tre las chi­cas"

MAR­TA VAR­GAS-MA­CHU­CA 'ADÁN Y EVA', 'UN PRÍN­CI­PE PA­RA...'

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine A Fondo -

Lo su­yo son los da­ting shows, esos reality en los que los con­cur­san­tes bus­can pa­re­ja. Ma­chu­ca ha for­ma­do par­te de ca­si to­dos los que ha emi­ti­do Cua­tro, la ca­de­na que ha con­ver­ti­do los da­ting en mar­ca de la ca­sa. Hoy es coor­di­na­do­ra de cas­ting de Adán y Eva, don­de los con­cur­san­tes an­dan des­nu­dos por una is­la pa­ra­di­sia­ca, y de Un prín­ci­pe pa­ra tres prin­ce­sas, que jun­ta a un gru­po de pre­ten­dien­tes con tres mu­je­res... Y a ver qué pa­sa.

Xlse­ma­nal. En un da­ting, ¿qué se busca en los can­di­da­tos? Mar­ta Var­gas-ma­chu­ca. Gen­te que bus­que pa­re­ja o el amor. Y que no le im­por­te sa­lir en te­le­vi­sión, cla­ro. XL. Y en Adán y Eva en pe­lo­tas, ojo... M.V.-M. Sí, por su­pues­to, pa­ra ri­zar el ri­zo [se ríe]. Es lo más di­fí­cil. Lo del des­nu­do en Es­pa­ña no es­tá su­pe­ra­do. So­bre to­do en­tre las chi­cas. XL. Sa­lir des­nu­do en la te­le no es al­go a lo que mu­chos es­tén dis­pues­tos. ¿O sí? M.V.-M. No creas, siem­pre te­ne­mos gen­te de so­bra, pe­ro sí... hay mu­cho pu­dor. XL. ¿Cuán­ta gen­te se pre­sen­ta? M.V.-M. Na­die se pre­sen­ta, los bus­ca­mos no­so­tros. So­mos ocho per­so­nas ha­cien­do unas cien lla­ma­das al día: par­ti­cu­la­res, aca­de­mias de yoga, gim­na­sios... Los que di­cen «sí, quie­ro» pa­san va­rios fil­tros has­ta la se­lec­ción fi­nal. Las re­des so­cia­les, por ejem­plo, son muy úti­les, ves fo­tos, el per­fil... an­tes de lla­mar­los. XL. ¿Bus­can can­di­da­tos por la ca­lle? M.V.-M. ¡Oh, sí!, es­to es cla­ve. Nos va­mos de fin de se­ma­na a lu­ga­res co­mo Mar­be­lla: cen­tros co­mer­cia­les, gim­na­sios, ga­ri­tos... Abor­da­mos a la gen­te que nos lla­ma la aten­ción y se lo pro­po­ne­mos. «¿Es­tás sol­te­ro?». «¿A qué te de­di­cas?». «¿Te ape­te­ce sa­lir en te­le­vi­sión?». Lue­go los lla­mas y

ha­blas largo y ten­di­do. Y ya, cuan­do te­ne­mos su­fi­cien­tes, ci­ta­mos a to­dos y hay un cas­ting con prue­bas de cá­ma­ra, en­tre­vis­tas y de­más. XL. ¿Des­nu­dan a los can­di­da­tos de Adán y Eva en al­gún mo­men­to? M.V.-M. Al fi­nal. Cuan­do ya son par­te de la se­lec­ción, pre­gun­ta­mos si les im­por­ta des­nu­dar­se. XL. ¿Juz­gan el fí­si­co del can­di­da­to? M.V.-M. No, no, el fí­si­co no im­por­ta. De he­cho, mu­chos di­cen que no quie­ren des­nu­dar­se ahí, pe­ro que en la pla­ya lo ha­rán sin pro­ble­mas. Mu­chos no lo ha­cen has­ta lle­gar al bar­co que los lle­va a la pla­ya. XL. Y el pu­dor ini­cial se con­vier­te en des­in­hi­bi­ción ab­so­lu­ta... M.V.-M. Así es. Es­te año, un chi­co en el cas­ting nos di­jo: «Ni mi ma­dre ni mis her­ma­nas me han vis­to des­nu­do. Siem­pre he odia­do que me vean des­nu­do. Así que aho­ra me va a ver to­da Es­pa­ña» [se ríe]. Se iba a li­be­rar, va­mos. XL. ¿Tra­ba­jan con psi­có­lo­gos? M.V.-M. Sí, se pi­den in­for­mes psi­co­ló­gi­cos y an­te­ce­den­tes en to­dos los reality que ha­ce­mos –Un prín­ci­pe pa­ra..., Adán y Eva, ¿Quién quie­re ca­sar­se con...?– y se les ha­cen test. En la is­la no hay psi­có­lo­gos. Hay mé­di­cos, eso sí. Pe­ro cuan­do ha­blas con la gen­te, ya ves si po­drían dar pro­ble­mas y los des­car­tas. Te­ne­mos mu­cho ca­llo ya. XL. ¿Se les cue­lan con­cur­san­tes que no bus­can el amor? M.V.-M. Di­fí­cil. Pa­ra em­pe­zar, son sol­te­ros. Hay quien se es­fuer­za por re­sul­tar te­le­vi­si­vo o in­ter­pre­ta a un per­so­na­je; igual sue­ña con ser pre­sen­ta­dor o lo que sea y ves que se al­te­ra más de la cuen­ta. XL. ¿Ha desa­rro­lla­do cier­tas ha­bi­li­da­des so­cio­ló­gi­cas y psi­co­ló­gi­cas? M.V.-M. Bueno, no voy a in­va­dir te­rreno ajeno, pe­ro sí desa­rro­llas mu­cha in­tui­ción y una em­pa­tía bru­tal: es­cu­chas, te po­nes en el lu­gar de esa per­so­na... XL. ¿Eli­gen a mu­chos en fun­ción de los que ya es­tán se­lec­cio­na­dos? M.V.-M. Sí, igual tie­nes ya a una chi­ca fan­tás­ti­ca y otro día apa­re­ce un chi­co: «Es per­fec­to pa­ra ella». ¡Y bro­ta la chis­pa, tío, es muy fuer­te! Es­to es co­me­dia ro­mán­ti­ca, siem­pre fun­cio­na: dos per­so­nas se co­no­cen y ca­da his­to­ria es com­ple­ta­men­te dis­tin­ta. XL. Pien­san, por ejem­plo: ¿es­tos ha­rán bue­na pa­re­ja? o ¿es­tos son in­com­pa­ti­bles, se lle­va­rán a ma­tar? M.V.-M. Cla­ro, ves quié­nes tie­nen po­si­bi­li­da­des de cru­zar­se. Gen­te atrac­ti­va y con chis­pa, por ejem­plo, sue­le atraer­se. O una cheer­lea­der con un ca­chas... Al­go va a pa­sar. XL. ¿Tam­bién se busca que cho­quen? M.V.-M. No bus­cas que se pe­guen, bus­cas el amor. Que dis­cu­tan, pe­ro que se en­tien­dan. La com­pa­ti­bi­li­dad tam­bién sur­ge por opo­si­ción. Ti­po Ocho ape­lli­dos vas­cos. Un tí­mi­do y al­guien echa­do pa­ra ade­lan­te, por ejem­plo. Más que cho­car, bus­ca­mos for­mas con­tra­pues­tas de ver la vi­da o de ca­rác­ter. XL. Y es­to de bus­car el amor an­te un equi­po de te­le­vi­sión... ¿Se abs­traen los con­cur­san­tes con fa­ci­li­dad? M.V.-M. To­tal­men­te. Es má­gi­co. No im­por­ta que es­tén des­nu­dos. Hay un en­torno de ar­ti­fi­cio, pe­ro la gen­te aca­ba co­no­cién­do­se de ver­dad. XL. Pa­ra mu­chos, quie­nes sa­len en reality shows son fri­kis. ¿Qué le pa­re­ce es­ta vi­sión? M.V.-M. La gen­te que pien­se lo que quie­ra. Co­mo sa­len en la te­le son per­so­nas a las que cri­ti­car. Es muy es­pa­ñol es­to. Pa­ra unos son fri­kis, pe­ro a otros les gus­ta­ría ha­cer lo mis­mo. Hay mu­cho ce­rra­do de men­te por ahí, gen­te que si no eres co­mo ellos ne­ce­si­tan eti­que­tar­te. Lo de fri­ki no es más que eso, una eti­que­ta.

"En es­te tra­ba­jo desa­rro­llas mu­cha in­tui­ción y una em­pa­tía bru­tal"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.