La oru­ga

MEGALOPYGE OPERCULARIS ES PE­QUE­ÑA Y PA­RE­CE UN ANI­MA­LI­TO DE PE­LU­CHE.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Ciencia -

Sin em­bar­go, su mor­de­du­ra, muy do­lo­ro­sa, pue­de de­jar a su víc­ti­ma en es­ta­do de shock. En 2003, una oru­ga de es­te ti­po mor­dió al neu­ro­cien­tí­fi­co Da­vid Ea­gle­man. Es­tu­vo dos días de ba­ja. Mien­tras se re­cu­pe­ra­ba, creó una pá­gi­na web en la que te­cleó una pre­gun­ta: «¿Al­gu­na vez ha­béis si­do en­ve­ne­na­dos por una Megalopyge opercularis?». A con­ti­nua­ción in­ser­tó to­da la in­for­ma­ción que te­nía so­bre el asun­to y pi­dió a otras víc­ti­mas que apor­ta­ran sus da­tos: dón­de, sín­to­mas, tiem­po de re­cu­pe­ra­ción... De­ce­nas de per­so­nas le es­cri­bie­ron. Ea­gle­man uti­li­zó sus ca­sos pa­ra crear un ma­pa de Es­ta­dos Uni­dos con las mor­de­du­ras de la oru­ga y sus te­rri­bles efec­tos. A Ea­gle­man le en­can­ta la ma­si­va acu­mu­la­ción de da­tos y los re­sul­ta­dos a lo gran­de.

UN NUE­VO DA VIN­CI

A los 44 años, es más co­no­ci­do que mu­chos premios No­bel. Se ga­na la vi­da co­mo pro­fe­sor de Neu­ro­cien­cia en el Bay­lor Co­lle­ge of Me­di­ci­ne de Hous­ton, pe­ro tam­bién es un mo­derno Leo­nar­do da Vin­ci del ce­re­bro. Ha de­ja­do con la bo­ca abier­ta a Si­li­con Va­lley con uno de sus in­ven­tos: un apa­ra­to que lo­gra que los sor­dos apren­dan a oír (no es­ta­mos ha­blan­do de un au­dí­fono). Tam­bién ha pa­ten­ta­do un pe­que­ño dis­po­si­ti­vo que ayu­da a diag­nos­ti­car la es­qui­zo­fre­nia. Ha crea­do unas apli­ca­cio­nes que per­mi­ten a los en­tre­na­do­res de fút­bol ame­ri­cano de­tec­tar si un ju­ga­dor ha su­fri­do una con­mo­ción ce­re­bral y a los guar­dias de trá­fi­co si un con­duc­tor va dro­ga­do... Y en­tre­tan­to es­tá bus­can­do una res­pues­ta a la pre­gun­ta más di­fí­cil en el cam­po de la neu­ro­cien­cia: ¿qué es la con­cien­cia? Pa­ra con­tes­tar a es­ta cues­tión, no usa el es­cal­pe­lo ni el mi­cros­co­pio. Ea­gle­man pre­fie­re In­ter­net, las ba­ses de da­tos y el big da­ta. Y a di­fe­ren­cia de sus co­le­gas, es­tu­dia los ce­re­bros de las per­so­nas en lu­gar de los de ani­ma­les. «So­lo me in­tere­sa sa­ber có­mo fun­cio­na el ce­re­bro hu­mano –re­cal­ca–. Los ce­re­bros de ani­ma­les pue­den de­cir­nos mu­chas co­sas, pe­ro nues­tro ce­re­bro es otro ti­po de soft­wa­re di­fe­ren­te al de las ra­tas. Ellas no cons­tru­yen ci­vi­li­za­cio­nes. Las ra­tas no me in­tere­san».

LA MA­GIA DE UN GRAN CO­MU­NI­CA­DOR

A pe­sar de sus mu­chos in­ven­tos, lo que ha he­cho de Ea­gle­man un per­so­na­je po­pu­lar son sus do­tes co­mo di­vul­ga­dor y no­ve­lis­ta de cien­cia ficción. Su pri­mer li­bro de ficción, Sum, fue un su­per­ven­tas tra­du­ci­do a 27 idio­mas. Su li­bro de di­vul­ga­ción más re­cien­te en Es­pa­ña es In­cóg­ni­to. Las vi­das se­cre­tas del ce­re­bro. Su úl­ti­ma se­rie de te­le­vi­sión, The brain with Da­vid Ea­gle­man, va a con­ver­tir­lo en un nue­vo Carl Sa­gan es­pe­cia­li­za­do en el ma­yor mis­te­rio del uni­ver­so: el ce­re­bro. Sus enor­mes do­tes co­mo co­mu­ni­ca­dor pu­die­ron com­pro­bar­se el pa­sa­do mes de mar­zo, du­ran­te una con­fe­ren­cia TED. Em­pe­zó con­tan­do que el ce­re­bro tan so­lo per­ci­be la diez­bi­llo­né­si­ma par­te del es­pec­tro elec­tro­mag­né­ti­co. Nues­tra men­te no tie­ne la cul­pa de es­ta li­mi­ta­ción. El po­bre ce­re­bro ha­ce lo que pue­de con los da­tos que le lle­gan y con su os­cu­ro en­ca­jo­na­mien­to den­tro del crá­neo. Ea­gle­man ha­bla­ba con len­ti­tud y se mo­vía tor­pe­men­te so­bre el es­ce­na­rio. En mi­tad de la char­la sor­pren­dió al au­di­to­rio qui­tán­do­se la ca­mi­sa de gol­pe. De­ba­jo lle­va­ba un cha­le­co blan­co ajus­ta­do. Ea­gle­man se gi­ró y con­ti­nuó ha­blan­do pa­ra mos­trar que sus pa­la­bras es­ta­ban sien­do tra­du­ci­das a vi­bra­cio­nes trans­mi­ti­das a su es­pal­da por de­ce­nas de mi­núscu­los mo­to­res pa­re­ci­dos a los de la alar­ma con vi­bra­ción de un te­lé­fono mó­vil; to­dos ellos, im­bri­ca­dos en el cha­le­co.

"Me in­tere­sa el ce­re­bro hu­mano, no el de las ra­tas. Ellas no cons­tru­yen ci­vi­li­za­cio­nes", ex­pli­ca

Las vi­bra­cio­nes con­ver­tían las se­ña­les de su la­rin­ge en pa­tro­nes de mo­vi­mien­to en su piel que su ce­re­bro po­día apren­der a re­co­no­cer co­mo so­ni­dos. Esa era la teo­ría. ¿Po­dría fun­cio­nar en la prác­ti­ca? Ea­gle­man mos­tró un ví­deo en el que un in­di­vi­duo sor­do de na­ci­mien­to apren­día a 'es­cu­char' pa­la­bras a tra­vés del cha­le­co y las es­cri­bía en una pi­za­rra. Ova­ción es­pon­tá­nea. Pe­ro lo más es­pec­ta­cu­lar fue lo que pa­só a con­ti­nua­ción. En­tre el pú­bli­co ha­bía re­pre­sen­tan­tes de me­dia do­ce­na de em­pre­sas de ca­pi­tal-ries­go. To­das es­ta­ban in­tere­sa­das en in­ver­tir en el cha­le­co. Ea­gle­man es­co­gió una y fir­mó un con­tra­to de de­sa­rro­llo del proyecto. «Aho­ra va­mos a po­der pro­du­cir es­tos chalecos en se­rie. An­tes per­día ho­ras y ho­ras en re­lle­nar for­mu­la­rios pa­ra be­cas, que lue­go me re­cha­za­ban por ra­zo­nes ab­sur­das. Sin em­bar­go, aho­ra pro­nun­cio una char­la de 18 mi­nu­tos, la gen­te se da cuen­ta de la im­por­tan­cia del asun­to, y to­do mar­cha so­bre rue­das», cuen­ta Ea­gle­man. ¿Cuál se­rá el pre­cio co­mer­cial de uno de es­tos chalecos? Su crea­dor cree que unos 500 dó­la­res, en com­pa­ra­ción con los 40.000 que cues­ta un im­plan­te co­clear que exi­ge ci­ru­gía ce­re­bral in­va­si­va.

EN SU LA­BO­RA­TO­RIO

La ac­ti­vi­dad es in­ce­san­te en su la­bo­ra­to­rio, de al­go me­nos de 60 me­tros cua­dra­dos. En una ha­bi­ta­ción, Ea­gle­man me mues­tra una má­qui­na

Se­gún Ea­gle­man, el úl­ti­mo gri­to pa­ra in­ves­ti­gar el ce­re­bro cues­ta unos 500 dó­la­res. Se lla­ma Ipad

que cues­ta un mi­llón de dó­la­res y que es la res­pon­sa­ble del re­pen­tino in­te­rés ge­ne­ral en la neu­ro­cien­cia: el FMRI o apa­ra­to de re­so­nan­cia mag­né­ti­ca fun­da­cio­nal. Lue­go me en­se­ña el apa­ra­to que, me di­ce, es el úl­ti­mo gri­to pa­ra in­ves­ti­gar cen­te­na­res de ce­re­bros a la vez: se lla­ma Ipad. Cues­ta me­nos de 500 eu­ros. De he­cho, cual­quier mo­de­lo de ta­ble­ta sir­ve. En la de Ea­gle­man hay una apli­ca­ción que su equi­po de co­la­bo­ra­do­res ha ofre­ci­do a los en­tre­na­do­res de­por­ti­vos pa­ra que pue­dan de­ter­mi­nar si un ju­ga­dor ha su­fri­do una con­mo­ción ce­re­bral. Fun­cio­na co­mo un vi­deo­jue­go sim­ple y ana­li­za 12 as­pec­tos del fun­cio­na­mien­to ce­re­bral en cin­co mi­nu­tos. Tam­bién ha ofre­ci­do una ver­sión a los cuer­pos po­li­cia­les pa­ra es­ta­ble­cer la «li­ge­ra dis­ca­pa­ci­dad cog­ni­ti­va» pro­du­ci­da por la ebrie­dad o el con­su­mo de dro­gas.

Pe­ro hay más pre­gun­tas que es­te neu­ro­cien­tí­fi­co se plantea ca­da día: ¿es po­si­ble re­pa­rar los ce­re­bros pa­ra que de­jen de trans­gre­dir las le­yes? ¿Los jue­ces ten­drían que to­mar en cuen­ta las le­sio­nes ce­re­bra­les? Si lo ha­cen, ¿dón­de es­tá la res­pon­sa­bi­li­dad per­so­nal? Pa­ra res­pon­der a es­tas pre­gun­tas, Ea­gle­man con­si­guió que un ami­go mul­ti­mi­llo­na­rio fi­nan­cia­se la cla­si­fi­ca­ción de un enor­me aco­pio de da­tos so­bre ca­sos de­lic­ti­vos. Se­gún ex­pli­ca, el re­sul­ta­do se­rá «el ma­yor ex­pe­ri­men­to mun­dial so­bre el com­por­ta­mien­to hu­mano». «Su­pon­ga­mos que lo acu­san de ha­ber co­me­ti­do un ro­bo por un mon­tan­te in­fe­rior a los mil dó­la­res. Sa­be­mos si su abo­ga­do es de ofi­cio o ha si­do con­tra­ta­do. Sa­be­mos quién es el juez. Sa­be­mos co­sas co­mo su es­ta­tu­ra, pe­so, nú­me­ro de zapato. Sa­be­mos to­do so­bre la víc­ti­ma». To­da es­ta in­for­ma­ción les per­mi­te cru­zar da­tos y ob­te­ner pa­tro­nes. Por ejem­plo, han des­cu­bier­to que hay una re­la­ción cla­ra en­tre ha­ber na­ci­do en los se­sen­ta en Es­ta­dos Uni­dos y te­ner pro­ble­mas con la ley, no so­lo en la ju­ven­tud, sino a lo largo de to­da la vi­da. ¿Hay una ex­pli­ca­ción neurológica? Na­die lo sa­be aún, pe­ro la co­rre­la­ción exis­te y per­mi­te, por lo me­nos, for­mu­lar la pre­gun­ta. Ea­gle­man ha vi­vi­do ro­dea­do de li­bros des­de la in­fan­cia. Su ma­dre era pro­fe­so­ra de Bio­lo­gía. Su pa­dre, mé­di­co. Te­nían una te­le en ca­sa, pe­ro a su hi­jo so­lo le de­ja­ba ver el pro­gra­ma de Carl Sa­gan Cos­mos. Y Sa­gan se con­vir­tió en su ído­lo. To­da­vía hoy Ea­gle­man es in­ca­paz de ver Cos­mos sin emo­cio­nar­se.

"No avan­za­mos en el co­no­ci­mien­to del ce­re­bro por­que los cien­tí­fi­cos se em­bar­can en in­ter­mi­na­bles ba­ta­lli­tas", afir­ma

¿UN NUE­VO NO­BEL?

Cuan­do te­nía 7 años, ya es­ta­ba cla­ro que era un ni­ño inusual­men­te in­te­li­gen­te. A los 20 em­pe­zó a es­tu­diar fí­si­ca es­pa­cial en Hous­ton, pe­ro la ma­te­ria de­jó de gus­tar­le: no apor­ta­ba las res­pues­tas que él bus­ca­ba. Los neu­ro­cien­tí­fi­cos, en cam­bio, es­tu­dian el ce­re­bro: «Al­go que pe­sa po­co más de un ki­lo y es más ma­ne­ja­ble», di­ce. O eso creía él. Han pa­sa­do 22 años y las claves del fun­cio­na­mien­to ce­re­bral si­guen re­sul­tan­do os­cu­ras. Ea­gle­man cree que una de las ra­zo­nes de es­ta fal­ta de pro­gre­so es la ma­nía de los cien­tí­fi­cos de per­der el tiem­po. «Gran par­te de lo que ha­cen los cien­tí­fi­cos es te­dio­so. Se em­bar­can en in­ter­mi­na­bles ba­ta­lli­tas so­bre cues­tio­nes in­sig­ni­fi­can­tes. Ar­gu­men­tan y con­tra­ar­gu­men­tan pen­san­do que, cuan­to más largo es el de­ba­te, más im­por­tan­te es la cues­tión de ma­rras. Pe­ro en la ma­yor par­te de los ca­sos la cues­tión no tie­ne la menor im­por­tan­cia», afir­ma. Él es más prag­má­ti­co. Ade­más del cha­le­co pa­ra sor­dos, tra­ba­ja en un proyecto so­bre es­qui­zo­fre­nia: el de­sa­rro­llo de un dis­po­si­ti­vo de diag­nós­ti­co en ta­ma­ño de bol­si­llo pa­ra los pa­cien­tes. La idea es que lo usen con el fin de co­rre­gir erro­res mi­núscu­los en su per­cep­ción tem­po­ral, erro­res que –se­gún ha de­mos­tra­do Ea­gle­man– son un ras­go de­fi­ni­to­rio de su do­len­cia. ¿Es­ta­mos ha­blan­do de un in­ven­to me­re­ce­dor del Pre­mio No­bel? «Es­ta­mos ha­blan­do de un des­cu­bri­mien­to muy im­por­tan­te», res­pon­de. Y apro­ve­cha pa­ra men­cio­nar a Craig Ven­ter, el ge­ne­tis­ta que ga­nó la ca­rre­ra pa­ra car­to­gra­fiar el ge­no­ma hu­mano. «Le den o no el No­bel, to­do el mun­do tie­ne cla­ro que le pe­gó una pa­li­za al mun­do aca­dé­mi­co con­ven­cio­nal», sen­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.