Ani­ma­les de com­pa­ñía

Al­ta­mi­ra

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por www.xlse­ma­nal.com/pra­da www.juan­ma­nuel­de­pra­da.com

aca­bo de con­cluir la lec­tu­ra de Al­ta­mi­ra. His­to­ria de una po­lé­mi­ca (Editorial Stella Ma­ris), de Jo­sé Cal­vo Poyato, un de­li­cio­so re­la­to his­tó­ri­co que, como afir­ma la pro­pa­gan­da del edi­tor, «ca­si pue­de leer­se como una no­ve­la». Yo, des­de lue­go, mien­tras lo leía, mu­chas ve­ces he te­ni­do que em­bri­dar la ima­gi­na­ción; pues en ver­dad la his­to­ria que nos na­rra Cal­vo Poyato tie­ne per­so­na­jes de en­jun­dia, un tras­fon­do in­te­lec­tual apa­sio­nan­te y una en­se­ñan­za mo­ral que es­tán pi­dien­do a gri­tos una no­ve­la. Si Cal­vo Poyato no se lan­za a es­cri­bir­la, tal vez al­gún día me atre­va yo a ha­cer­lo. Pri­me­ra­men­te, el au­tor nos pre­sen­ta el cli­ma cul­tu­ral e ideo­ló­gi­co en el que se des­cu­brie­ron las pin­tu­ras de Al­ta­mi­ra: por un la­do, en cier­tos sec­to­res ca­tó­li­cos to­da­vía se de­fen­día la te­sis de un crea­cio­nis­mo que se­guía al pie de la le­tra el pa­sa­je del Gé­ne­sis (ol­vi­dan­do que, en la men­te de Dios, un día pue­den ser mil años); por otro, las pu­bli­ca­cio­nes de Dar­win ha­bían da­do vo­lan­das a un ma­te­ria­lis­mo fa­ná­ti­co que creía ha­ber en­con­tra­do el mo­do de des­truir la fe re­li­gio­sa. So­bre es­te te­lón de fon­do, allá por 1879, Mar­ce­lino Sanz de Sau­tuo­la, un abo­ga­do cán­ta­bro con afi­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas, se aden­tra en una cue­va y des­cu­bre (o más bien las des­cu­bre su hi­ja Ma­ría Jus­ti­na, que lo acom­pa­ña­ba en la ex­cur­sión) unas pas­mo­sas pin­tu­ras ru­pes­tres. Cuan­do Sanz de Sau­tuo­la ha­ce pú­bli­co su des­cu­bri­mien­to, se va a to­par en­se­gui­da con la des­con­fian­za, el des­dén y has­ta el es­car­nio de los ex­per­tos. Só­lo el ca­te­drá­ti­co Juan Vi­la­no­va y Pie­ra lo res­pal­da­rá en los círcu­los pa­leon­to­ló­gi­cos europeos, don­de la hos­ti­li­dad se­rá to­da­vía ma­yor que en los au­tóc­to­nos, con los afa­ma­dos prehis­to­ria­do­res fran­ce­ses Car­tail­hac y Mor­ti­llet al fren­te; tal es el en­cono con que de­ni­gran Al­ta­mi­ra que lle­gan a ex­ten­der el in­fun­dio de que las pin­tu­ras son una fal­si­fi­ca­ción ur­di­da por los je­sui­tas. Y es que todos los de­trac­to­res de Al­ta­mi­ra eran evo­lu­cio­nis­tas fu­ri­bun­dos que ima­gi­na­ban un hom­bre prehis­tó­ri­co al mo­do de un ca­ver­ní­co­la de te­beo, tal vez ca­paz de ela­bo­rar ins­tru­men­tos ru­di­men­ta­rios, pe­ro in­ca­pa­ci­ta­do pa­ra la crea­ción ar­tís­ti­ca. Que de­trás de es­tas hi­pó­te­sis sub­ya­cía una ofus­ca­ción ideo­ló­gi­ca lo prue­ba que los más obs­ti­na­dos de­trac­to­res au­tóc­to­nos de las pin­tu­ras de Al­ta­mi­ra fue­ran pro­fe­so­res de la Ins­ti­tu­ción Li­bre de En­se­ñan­za. Al­gu­nos de los in­for­mes pe­ri­cia­les ela­bo­ra­dos con el pro­pó­si­to de des­acre­di­tar Al­ta­mi­ra son, en ver­dad, irri­so­rios; y un ejem­plo muy ilus­tra­ti­vo de có­mo el ve­neno del fa­na­tis­mo ideo­ló­gi­co pue­de lle­gar a en­ma­ra­ñar las con­cien­cias. Só­lo cuan­do, a fi­na­les del si­glo XIX, en Fran­cia em­pe­za­ron a apa­re­cer decenas de cue­vas con pin­tu­ras ru­pes­tres los ex­per­tos se re­sig­na­ron a re­co­no­cer la au­ten­ti­ci­dad de Al­ta­mi­ra; y, des­de ese pre­ci­so ins­tan­te, tu­vie­ron que re­mon­tar has­ta una an­ti­güe­dad mu­cho más re­mo­ta el ori­gen del hom­bre, pa­ra po­der se­guir de­fen­dien­do de for­ma ve­ro­sí­mil sus hi­pó­te­sis evo­lu­cio­nis­tas. Pe­ro pa­ra en­ton­ces Sanz de Sau­tuo­la ya ha­bía fa­lle­ci­do sin po­der dis­fru­tar de la reha­bi­li­ta­ción de su te­sis. Cal­vo Poyato nos ofre­ce, a mo­do de co­da, un ca­pí­tu­lo sa­bro­sí­si­mo en el que un an­ciano Car­tail­hac, tal vez el más ac­ti­vo e in­flu­yen­te de­trac­tor de Al­ta­mi­ra, se re­trac­ta de sus be­lla­cos des­de­nes. Las pin­tu­ras de Al­ta­mi­ra, a la pos­tre, nos de­mues­tran que el hom­bre no es pro­duc­to de una evo­lu­ción, sino de un mi­la­gro; e im­por­ta un ar­di­te que ese mi­la­gro ha­ya si­do ins­tan­tá­neo o que ha­ya du­ra­do mi­llo­nes de años (pues, como afir­ma Ches­ter­ton, que Cir­ce trans­for­ma­ra en cer­dos a los com­pa­ñe­ros de Uli­ses de for­ma ful­mi­nan­te o que su me­ta­mor­fo­sis fue­se pro­gre­si­va no res­ta con­mo­ción al por­ten­to). Esas pin­tu­ras no fue­ron rea­li­za­das por mo­nos que es­ta­ban evo­lu­cio­nan­do ha­cia un es­ta­do su­pe­rior, sino por hom­bres como no­so­tros, pues el hom­bre es el úni­co ser de la Crea­ción que pue­de ser a un mis­mo tiem­po crea­dor y cria­tu­ra. Las hi­pó­te­sis evo­lu­cio­nis­tas en­vuel­ven es­ta es­cue­ta ver­dad en una madeja muy abs­tru­sa y ba­ru­lle­ra; pe­ro nun­ca po­drán ne­gar que hu­bo un día en que un ser nue­vo se pu­so a pin­tar en las pa­re­des de una cue­va: un ser que, sien­do muy cer­cano mor­fo­ló­gi­ca­men­te a un mono, era a la

Los de­trac­to­res de Al­ta­mi­ra eran evo­lu­cio­nis­tas fu­ri­bun­dos que ima­gi­na­ban un hom­bre prehis­tó­ri­co al mo­do de un ca­ver­ní­co­la de te­beo

vez un ser an­tí­po­da del mono, por­que ha­cía al­go que los mo­nos nun­ca po­drán ha­cer, por mu­cho que evo­lu­cio­nen, a pe­da­les o a motor, que es crear ar­te. Y es que el ar­te es el ras­go ex­clu­si­vo de la per­so­na­li­dad hu­ma­na, el mo­do en que Dios dis­tin­guió al hom­bre con su pre­di­lec­ción. El ar­te es efu­sión de un al­ma en la que ha si­do in­fun­di­do el sen­ti­do de la be­lle­za; y sus lo­gros ja­más de los ja­ma­ses po­drán ser ex­pli­ca­dos por la evo­lu­ción de la ma­te­ria, pues sin un al­ma que lo ex­pre­se y un al­ma que lo re­ci­ba no hay ar­te, y el al­ma (como de­cía Pe­dro Cres­po) «só­lo es de Dios».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.