Are­nas mo­ve­di­zas

Tony Ma­ne­ro in­ter­pre­ta a Mi­chael Jack­son

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Car­los He­rre­ra www.xlse­ma­nal.com/he­rre­ra car­los@car­los­he­rre­ra.net/www.car­los­he­rre­ra.com

tony Ma­ne­ro, evi­den­te­men­te, es el más pu­ro ex­trac­to de los se­ten­ta que se des­pa­cha en lu­gar al­guno. El chi­co de Brooklyn di­fí­cil­men­te se­rá vis­to bai­lan­do sub­pro­duc­tos de los ochen­ta, esa dé­ca­da a la que no con­si­guió adap­tar­se a pe­sar de los mu­chos in­ten­tos de re­con­ver­sión mú­si­co-es­té­ti­ca a la que qui­sie­ron so­me­ter­le al­gu­nos ami­gos im­pre­ci­sos y ocio­sos. Los ochen­ta de hom­bre­ras y pe­los ri­za­dos son pa­ra Ma­ne­ro la más pu­ra esen­cia de lo hor­te­ra, de la blan­den­gue­ría, de la ño­ñez. Es­te fin de año le es­pe­ra­ba un bai­le de gen­te al­go más jo­ven, con lo que se te­mió una se­sión en la que na­die re­cor­da­se Night fever y sí pro­li­fe­ra­sen ma­ma­rra­cha­das del ti­po Blon­die y así. Tony con­sien­te al­go de Rick Astley y, si la no­che en­tra en mu­cho al­cohol, al­gu­na pie­za de Alas­ka, pe­ro po­co más: se sien­ta en un rin­cón de la sa­la a be­ber como si no hu­bie­ra ma­ña­na y mal­di­ce con su peor vo­ca­bu­la­rio la mú­si­ca ama­ri­co­na­da que va del 80 al 90. Si Ma­ne­ro no es­cu­cha al­go de Lynyrd Skynyrd o de los Doors, no con­sien­te mo­ver­se de la ban­que­ta que es­té más pró­xi­ma al gin-to­nic; no di­ga­mos si no sue­nan los Bee Gees, aque­llos que die­ron razón de ser a sus tar­des en la Dis­co 2001 Odys­sey, don­de lo dio to­do en co­reo­gra­fías inimi­ta­bles. Sin em­bar­go, aque­lla no­che en las ma­ris­mas del Ajo­lí y el Gua­dia­mar, Ma­ne­ro hu­bo de re­co­no­cer la gran­de­za inal­can­za­ble de un gi­gan­te que ex­plo­tó en los ochen­ta has­ta lí­mi­tes no con­se­gui­dos por prác­ti­ca­men­te na­die. So­na­ba una de esas es­tu­pi­de­ces de ni­ña­tos cuan­do el pin­cha­dor de­ci­dió rom­per la no­che. El ni­ño Cul­kin dis­cu­tía con su pa­dre a cuen­ta del vo­lu­men de una pie­za cuan­do de­ci­dió de­rri­bar a de­ci­be­lios la ca­sa: em­pe­zó a so­nar el riff de gui­ta­rra que Slash de Guns and Ro­ses in­ter­pre­tó pa­ra Black and whi­te, ras­gan­do cual­quier at­mós­fe­ra, y so­nó la pie­za que re­sul­ta más me­mo­ra­ble de Mi­chael pa­ra nues­tro hom­bre: el pe­que­ño de los Jack­son, en­tre un par de gri­tos per­fec­tos, co­men­za­ba a ha­blar de su chi­ca y de un sá­ba­do no­che. ¿Quién se nie­ga a sa­lir ba­jo la bo­la de es­pe­jos a aga­rrar­se los hue­vos, a dar gol­pes pre­ci­sos de cue­llo y a bai­lar con el bra­zo de­re­cho a me­dio ex­ten­der, tal como Mi­chael hi­zo en el ví­deo en el que re­cla­ma­ba igual­dad de ra­zas y to­do eso? Black and whi­te es, in­du­da­ble­men­te, la pie­za per­fec­ta pa­ra el bai­le. Su­pe­rior, se­gún cri­te­rio de Ma­ne­ro, a Th­ri­ller, a Bad oa Beat it, a pe­sar de los in­creí­bles ví­deos que fir­ma­ron ci­neas­tas de pri­me­rí­si­ma di­vi­sión. Cuan­do los ochen­ta aca­ba­ban de em­pe­zar, Mi­chael creó una obra maes­tra de la mano de John Lan­dis; tan­to fue así que gen­te ha­bía a la que in­clu­so el clip de Th­ri­ller le da­ba mie­do. El Jack­son aún ne­gro ca­si inau­gu­ró la dé­ca­da con el anun­cio de los ma­gis­tra­les bai­les de los que era ca­paz. A Mi­chael le pa­sa­ba como a Fred As­tai­re pe­ro al re­vés: ade­más de un buen can­tan­te era un ex­ce­len­te bai­la­rín, crea­dor úni­co de co­reo­gra­fías y pa­sos que han mo­de­la­do una for­ma de mo­ver­se. As­tai­re, en su es­ti­lo, era un gran­dio­so bai­la­rín que es­con­día un no me­nos mo­nu­men­tal can­tan­te. Ma­ne­ro siem­pre cre­yó que Mi­chael an­da­ba por unos an­da­mios inal­can­za­bles pa­ra el to­tal de los mor­ta­les: bas­ta ver­le en el ví­deo que gra­bó de la mano de Mar­tin Scor­se­se –Bad– o en cual­quie­ra de las per­for­man­ces con las que dio ta­lla de su mons­truo­sa ge­nia­li­dad, de su in­men­so ta­len­to. Ese ti­po de per­so­nas, no se sa­be por qué, ca­san mal con la nor­ma­li­dad y aca­ban ator­men­ta­dos por co­sas que la ma­yo­ría de la gen­te no tie­ne tiem­po de pa­sar. Di­cen quie­nes le co­no­cie­ron que era un buen ti­po em­bu­ti­do en las he­chu­ras de un hom­bre su­je­to a de­ma­sia­dos des­equi­li­brios. Pe­ro eso a Ma­ne­ro le dio siem­pre igual. Los cha­la­dos roc­ke­ros de los se­ten­ta que siem­pre ad­mi­ró no eran pre­ci­sa­men­te los per­so­na­jes de Mu­jer­ci­tas. Aque­lla no­che no aca­bó mal. Una mo­re­na re­cor­ta­di­ta se fi­jó en su tu­pé y en las bo­tas la­bra­das con las que de­jar hue­lla en las are­nas. Ha­ber sa­bi­do bai­lar a Mi­chael Jack­son le va­lió la aten­ción de, al me­nos, una mu­cha­cha. Y, por una vez, no era la más an­cia­na del sa­lón.

Di­cen quie­nes le co­no­cie­ron que era un buen ti­po em­bu­ti­do en las he­chu­ras de un hom­bre su­je­to a de­ma­sia­dos des­equi­li­brios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.