Pa­ten­te de cor­so

Una his­to­ria de Es­pa­ña (LVII)

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Firmas - Por Ar­tu­ro Pé­rez-reverte www.xlse­ma­nal.com/pe­rez­re­ver­te

el si­glo XIX ha­bía si­do en Es­pa­ña –lo era to­da­vía, en aquel mo­men­to– un des­pa­rra­me de pa­dre y muy se­ñor mío: una atroz gue­rra con­tra los fran­ce­ses, un rey (Fer­nan­do VII) cruel, trai­dor y mi­se­ra­ble, una hi­ja (Isa­bel II) in­com­pe­ten­te, ca­pri­cho­sa y más gol­fa que Ma­ría Mar­ti­llo, un rey pos­ti­zo (Ama­deo de Sa­bo­ya) to­ma­do a ca­chon­deo, la pér­di­da de ca­si to­das las po­se­sio­nes ame­ri­ca­nas tras una gue­rra sin cuar­tel, una pri­me­ra in­su­rrec­ción en Cu­ba, una gue­rra can­to­nal, una Pri­me­ra Re­pú­bli­ca del Pa­ya­so Fofó que ha­bía aca­ba­do como el ro­sa­rio de la Au­ro­ra, gol­pes de Es­ta­do, pro­nun­cia­mien­tos mi­li­ta­res a pun­ta de pa­la y cua­tro o cin­co pa­la­bras (Es­pa­ña, na­ción, pa­tria, cen­tra­lis­mo, fe­de­ra­lis­mo) en las que no só­lo na­die se po­nía de acuer­do, sino que se con­ver­tían, como to­do aquí, en ar­ma arro­ja­di­za con­tra el ad­ver­sa­rio po­lí­ti­co o el ve­cino mis­mo. En pre­tex­to pa­ra la en­vi­dia, odio y vi­le­za his­pa­nas, agra­va­das por el anal­fa­be­tis­mo en­dé­mi­co ge­ne­ral. Echan­do números, nos sa­lían só­lo 15 años de in­ten­tos de­mo­cra­ti­za­do­res con­tra 66 si­nies­tros años de car­cun­dia, iglesia, cas­pa, sa­bles y reac­ción. Y cuan­do ha­bía elec­cio­nes, és­tas eran una farsa de vo­tos ama­ña­dos. Has­ta un par de años an­tes, todos los cam­bios po­lí­ti­cos se ha­bían he­cho a ba­se de in­su­rrec­cio­nes y pro­nun­cia­mien­tos. Y la pe­ña, pa­ra re­su­mir, o sea, la gen­te nor­mal, es­ta­ba has­ta la lí­nea de flo­ta­ción. Har­ta de co­jo­nes. Que­ría es­ta­bi­li­dad, tra­ba­jo, nor­ma­li­dad. Co­mer ca­lien­te y que los hi­jos cre­cie­ran en paz. Así que al­gu­nos po­lí­ti­cos, to­man­do el pul­so al am­bien­te, em­pe­za­ron a plan­tear­se la po­si­bi­li­dad de res­tau­rar la mo­nar­quía, es­ta vez con bue­nas ba­ses. Y se fi­ja­ron en Al­fon­si­to de Bor­bón, el hi­jo en el exi­lio de Isa­bel II, que te­nía 18 años y era un chi­co agra­da­ble, ba­ji­to, mo­reno y con pa­ti­llas, sen­sa­to y bien edu­ca­do. Al prin­ci­pio los mi­li­ta­res, acos­tum­bra­dos a man­dar ellos, no es­ta­ban por la la­bor; pe­ro un pe­da­zo de po­lí­ti­co lla­ma­do Cá­no­vas del Cas­ti­llo –sin du­da el más sa­gaz y com­pe­ten­te de su tiem­po– con­ven­ció a al­gu­nos y se aca­bó lle­van­do al huer­to a todos. El mé­to­do, eso sí, no fue pre­ci­sa­men­te de­mo­crá­ti­co; pe­ro a aque­llas al­tu­ras del sin­diós, en ple­na dic­ta­du­ra di­ri­gi­da por el eterno ge­ne­ral Serrano y con las Cor­tes inope­ran­tes y he­chas un be­be­de­ro de pa­tos, Cá­no­vas y los su­yos opinaban, no sin ló­gi­ca, que ya da­ba igual un mé­to­do que otro. Y que a to­mar to­do por sa­co. Y así, en di­ciem­bre de 1874, en Sa­gun­to y an­te sus tro­pas, el ge­ne­ral Mar­tí­nez Cam­pos pro­cla­mó rey a Alfonso XII, por la ca­ra. La co­sa re­sul­tó muy bien aco­gi­da, Serrano hi­zo las ma­le­tas, y el cha­val bor­bó­ni­co em­bar­có en Mar­se­lla, des­em­bar­có en Bar­ce­lo­na, pa­só por Va­len­cia pa­ra ase­gu­rar­se de que el res­pal­do de los es­pa­do­nes iba en se­rio, y a pri­me­ros del año 1875 hi­zo una en­tra­da so­lem­ne en Ma­drid, en­tre el en­tu­sias­mo de las mis­mas ma­sas que ha­cia año y pi­co ha­bían lla­ma­do pu­ta a su ma­dre. Y es que el pue­blo –lo mis­mo a us­te­des les sue­na el me­ca­nis­mo– se las tra­ga­ba de a pal­mo, has­ta la go­la, en cuan­to le pin­ta­ban un pai­sa­je bo­ni­to y le co­mían la ore­ja (es lo que tie­nen, su­ma­das, la ingenuidad, la es­tu­pi­dez y la in­cul­tu­ra). El ca­so es que a Alfonso XII lo re­ci­bie­ron como agua de ma­yo. Y la ver­dad, las co­sas como son, es que no fal­ta­ban mo­ti­vos. En pri­mer lu­gar, como di­je an­tes, Cá­no­vas era un po­lí­ti­co como la co­pa de un pino (del que los de aho­ra de­be­rían to­mar ejem­plo, en el ca­so im­pro­ba­ble de que su­pie­ran quién fue). Por otra par­te, el jo­ven mo­nar­ca era un tío es­tu­pen­do, o lo pa­re­cía, qui­tan­do que le gus­ta­ban las mu­je­res más que a un ton­to una ti­za. Pe­ro fue­ra de eso, te­nía sen­ti­do co­mún y sa­bía es­tar. Ade­más se ha­bía casado por amor con la hi­ja del du­que de Mont­pen­sier, que era enemi­go po­lí­ti­co de su ma­dre. Ella se lla­ma­ba Ma­ría de las Mer­ce­des (pa­ra sa­ber más del asun­to, li­bros apar­te, cál­cen­se la pe­lí­cu­la ¿Dón­de vas Alfonso XII?, que lo cuen­ta en plan mer­me­la­da pe­ro no es­tá mal), era jo­ven, re­gor­de­ta y gua­pa, y eso bas­tó pa­ra ga­nar­se el co­ra­zón de to­das las ma­ru­jas y ma­ru­jos de en­ton­ces. Aque­lla sim­pá­ti­ca pa­re­ja fue bien aco­gi­da, y con ella el país tu­vo un subidón de op­ti­mis­mo.

Alfonso XII te­nía 18 años y era un chi­co agra­da­ble, ba­ji­to, mo­reno y con pa­ti­llas, sen­sa­to y bien edu­ca­do

Flo­re­cie­ron los ne­go­cios y me­jo­ró la economía. To­do iba so­bre rue­das, con Cá­no­vas mo­vien­do há­bil­men­te los hi­los. Has­ta pu­do li­qui­dar­se, al fin, la ter­ce­ra gue­rra car­lis­ta. El rey era ami­go de co­dear­se con el pue­blo y a la gen­te le caía bien. Era, pa­ra en­ten­der­nos, un cam­pe­chano. Y ade­más, al mo­rir Mer­ce­des pre­ma­tu­ra­men­te, la tra­ge­dia del jo­ven mo­nar­ca viu­do –aque­llos fu­ne­ra­les con­mo­vie­ron lo in­de­ci­ble– pu­so a to­da Es­pa­ña de su par­te. Nun­ca un rey es­pa­ñol ha­bía si­do tan que­ri­do. La His­to­ria nos da­ba otra opor­tu­ni­dad. La cues­tión era cuán­to íba­mos a tar­dar en es­tro­pear­la. [Con­ti­nua­rá].

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.