Ani­ma­les de com­pa­ñía

La ma­nía ju­ve­ni­lis­ta

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Firmas - Por Juan Ma­nuel de Pra­da www.xlse­ma­nal.com/pra­da www.juan­ma­nuel­de­pra­da.com

allá en los co­mien­zos de mi ca­rre­ra li­te­ra­ria, re­ci­bí mu­chos des­de­nes por no alla­nar­me a las co­rrien­tes li­te­ra­rias en­ton­ces en bo­ga, que a los es­cri­to­res en edad ju­ve­nil de­man­da­ban «lenguaje des­car­na­do» (o sea, un lé­xi­co párvulo, en­tre Tar­zán y un in­dio sioux) y «rea­lis­mo su­cio», que es como mis­te­rio­sa­men­te dio en lla­mar­se al cos­tum­bris­mo de dis­co­te­ca. Como yo era es­cri­tor ba­rro­co y no fre­cuen­ta­ba an­tros noc­tur­nos, die­ron en de­cir de mí que «nun­ca ha­bía si­do jo­ven», tam­bién que mi «vi­sión del mundo era pro­pia de un an­ciano», que «es­cri­bía de for­ma anacró­ni­ca» y no sé cuán­tas ma­ja­de­rías más, por su­pues­to siem­pre ro­cia­das con los mis­mos epí­te­tos ar­chi­sa­bi­dos: que si pe­dan­te, que si des­fa­sa­do, que si an­ti­guo, que si pa­ta­tín, que si pa­ta­tán. Pe­ro la du­ra reali­dad es que ca­si todos aque­llos mo­der­nos tan tre­men­dos que ha­ce vein­te años se bur­la­ban de mi es­ti­lo vie­juno y mis te­mas apo­li­lla­dos ya­cen arrum­ba­dos en la cha­ta­rre­ría de las mo­das pe­ri­cli­ta­das; y los po­cos que aún se mantienen en el ma­chi­to es a cos­ta de ha­cer li­te­ra­tu­ra sis­té­mi­ca, atu­fa­da por to­da la mo­rra­lla ideo­ló­gi­ca que el sis­te­ma exi­ge a sus plu­mí­fe­ros la­ca­yos: fe­mi­nis­mo de ga­rra­fón, an­ti­fran­quis­mo de cha­ran­ga y pan­de­re­ta, des­me­mo­ria his­tó­ri­ca, et­cé­te­ra. Es in­con­ta­ble la gen­te des­nor­ta­da que se ob­se­sio­na con man­te­ner una fa­cha­da ju­ve­nil, con imi­tar las mo­das ju­ve­ni­les, con pre­ten­der a to­da cos­ta re­te­ner una ju­ven­tud fiam­bre. A ve­ces es­ta ma­nía ju­ve­ni­lis­ta de­sem­bo­ca en au­tén­ti­cas tra­ge­dias; aunque mu­cho más fre­cuen­te es que de­pa­re epi­so­dios de un pa­te­tis­mo son­ro­jan­te. Da mu­cha pe­ni­ca esa gen­te que pierde el de­co­ro en el atuen­do por apa­ren­tar ju­ven­tud; o que adop­ta afi­cio­nes im­pos­ta­das (ge­ne­ral­men­te gi­li­po­lles­cas) y se ad­hie­re a "ten­den­cias" en bo­ga, te­me­ro­sa de de­la­tar su ver­da­de­ra edad si las re­pu­dia; o que no sa­le del qui­ró­fano, en su vano afán por «ves­tir el gu­sano de con­fi­te», que di­ría Que­ve­do. Yo he lle­ga­do a co­no­cer, in­clu­so, a em­pre­sa­rios (es­to es muy fre­cuen­te en el mundo editorial) que, en su an­he­lo des­qui­cia­do de com­pla­cer a una fan­tas­ma­gó­ri­ca clien­te­la ju­ve­nil, di­se­ñan es­tra­te­gias pu­bli­ci­ta­rias o adap­tan sus con­te­ni­dos has­ta ha­cer­los irre­co­no­ci­bles, lo­gran­do tan só­lo es­pan­tar a su clien­te­la real. Y es­ta ma­nía ju­ve­ni­lis­ta se ha acen­tua­do mu­cho úl­ti­ma­men­te, con la apoteosis de las lla­ma­das «nue­vas tec­no­lo­gías» (más vie­jas, en reali­dad, que Ca­rra­cu­ca), que fuer­zan a quie­nes no quie­ren que­dar­se «fue­ra de jue­go» a zas­can­di­lear mu­cho en las re­des so­cia­les, pa­ra ver si a fuer­za de apren­der­se todos los tren­ding to­pics de la semana lo­gran apa­ren­tar que son unos tíos à la pa­ge. Po­dría­mos pen­sar que es­ta ma­nía ju­ve­ni­lis­ta es una ten­den­cia na­tu­ral en los se­res hu­ma­nos, o al me­nos en el sec­tor más bo­ta­ra­te de los se­res hu­ma­nos, que tie­ne mie­do a en­ve­je­cer y cree que imi­tan­do de­plo­ra­ble­men­te la con­duc­ta ju­ve­nil exor­ci­za la muer­te; y, sin du­da, es­te mie­do ac­túa en so­cie­da­des des­nor­ta­das como la nues­tra, que han de­ja­do de creer en un in­fierno ul­tra­te­rreno pa­ra traer el in­fierno a la Tie­rra. Pe­ro es­ta ten­den­cia inevi­ta­ble en per­so­na­li­da­des dé­bi­les no bas­ta pa­ra ex­pli­car la ma­nía ju­ve­ni­lis­ta que se ha ex­ten­di­do a mo­do de epi­de­mia en nues­tra épo­ca; que, por lo de­más, no se dis­tin­gue por fa­vo­re­cer de­ma­sia­do a los jó­ve­nes (aunque los ha­la­gue de las for­mas más in­de­cen­tes y em­pa­la­go­sas), como de­mues­tran las es­ta­dís­ti­cas del pa­ro. Inevi­ta­ble­men­te, he­mos de pre­gun­tar­nos si es­ta ma­nía ju­ve­ni­lis­ta no se­rá una ten­den­cia in­du­ci­da por el sis­te­ma. Pues es­tá pro­ba­do que la edad ju­ve­nil, ba­jo su au­reo­la de re­bel­día, es la más gre­ga­ria de las eda­des hu­ma­nas (y no hay más que re­pa­rar en el mi­me­tis­mo con que los jó­ve­nes se ad­hie­ren a las mo­das mu­si­ca­les o in­du­men­ta­rias); o, si se pre­fie­re, la edad hu­ma­na en la que el am­bien­te más con­tri­bu­ye a mol­dear la per­so­na­li­dad, que sin em­bar­go se cree ilu­so­ria­men­te due­ña de sí. Y al sis­te­ma le in­tere­sa que las ma­sas cre­ti­ni­za­das vi­van en es­te es­pe­jis­mo pa­ra­dó­ji­co: cre­yén­do­se por un la­do li­bres has­ta la exal­ta­ción del ca­pri­cho, como chi­qui­li­nes em­be­rrin­cha­dos; pe­ro por otro la­do dúc­ti­les y fá­ci­les de pas­to­rear, dis­pues­tas a tra­gar­se todos los

Es­tá pro­ba­do que la edad ju­ve­nil, ba­jo su au­reo­la de re­bel­día, es la más gre­ga­ria de las eda­des hu­ma­nas

an­zue­los y a asi­mi­lar todos los in­jer­tos emo­cio­na­les y cli­chés ideo­ló­gi­cos que el sis­te­ma in­tro­duz­ca en sus ce­re­bros (que ade­más con­fun­di­rán fa­tua­men­te con ideas pro­pias e irre­nun­cia­bles). Pues una so­cie­dad ju­ve­ni­li­za­da es el pa­raí­so de la in­ge­nie­ría so­cial; y en ella cual­quier di­si­den­cia se juz­ga­rá de in­me­dia­to muy mo­les­ta­men­te anacró­ni­ca. No­so­tros pro­me­te­mos man­te­ner­nos siem­pre fie­les a nues­tro es­ti­lo vie­juno y a nues­tros te­mas apo­li­lla­dos, que abri­gan mu­cho en in­vierno. Son las ven­ta­jas de no ha­ber si­do nun­ca jó­ve­nes; quie­ro de­cir, los jó­ve­nes que al sis­te­ma le in­tere­sa que sea­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.