Pa­ten­te de cor­so

Mi­nu­tos de si­len­cio y be­si­tos cho­rras

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Ar­tu­ro Pé­rez-reverte www.xlse­ma­nal.com/pe­rez­re­ver­te

ave­ces uno se pre­gun­ta có­mo es po­si­ble que las co­sas sen­sa­tas, ra­zo­na­bles, tar­den tan­to en arrai­gar, cuan­do lo ha­cen, o se pier­dan de la ma­ne­ra más bo­ba, y sin em­bar­go cual­quier gi­li­po­llez se im­pon­ga con pas­mo­sa fa­ci­li­dad, cun­da y se ha­ga mo­da y cos­tum­bre, con todos los can­ta­ma­ña­nas del mundo prac­ti­cán­do­la en­can­ta­dos. Ca­da cual ten­drá su lis­ta, su­pon­go. Us­te­des la su­ya y yo la mía. Me­nos los ton­tos, cla­ro. Por­que a ésos no hay ton­te­ría que se lo pa­rez­ca, y se apun­tan con en­tu­sias­mo a lo que sea. Y cuan­do una es­tu­pi­dez to­ma cuer­po en ese te­rri­to­rio, ya no hay cris­to que se li­bre de ella; pues, como di­jo no me acuer­do aho­ra quién, cuan­do un ton­to si­gue un ca­mino, se aca­ba el ca­mino pe­ro si­gue el ton­to. Y como di­jo otro –que tam­po­co me acuer­do ni ten­go ga­na de le­van­tar­me a mi­rar­lo–, a un ton­to no hay ma­ne­ra de con­ven­cer­lo de que de­je de ser­lo, por­que pa­ra eso hay que ba­jar a su ni­vel. Y en ese ni­vel, los ton­tos son im­ba­ti­bles. So­bre to­do en Es­pa­ña. Los mi­nu­tos de si­len­cio, por ejem­plo. Es cos­tum­bre an­ti­gua, cuan­do so­bre­vie­ne una des­gra­cia, que en de­ter­mi­na­dos lu­ga­res o reunio­nes se guar­de un mi­nu­to de si­len­cio en me­mo­ria de los fa­lle­ci­dos. Eso es­tá bien, por­que de­mues­tra sen­si­bi­li­dad, do­lor y res­pe­to. En Es­pa­ña, sin em­bar­go, eso del mi­nu­to se les que­da cor­to a mu­chos. Se­sen­ta se­gun­dos de in­mo­vi­li­dad y si­len­cio, pa­re­cen opi­nar, no ex­pre­san de mo­do ade­cua­do el in­men­so do­lor y res­pe­to que sien­ten. Así que aho­ra es­tá de mo­da guar­dar no uno, sino tres o cin­co mi­nu­tos de si­len­cio. Y ha­ce po­co, en no sé qué cor­po­ra­ción mu­ni­ci­pal, se guar­da­ron has­ta diez. O por ahí. Prue­ben us­te­des a que­dar­se quie­tos cin­co mi­nu­tos pen­san­do en al­go do­lo­ro­so, y ya me di­rán el re­sul­ta­do. El abu­rri­mien­to. Pe­ro da igual. La co­sa es­tri­ba en de­mos­trar al mundo, a ser po­si­ble con cá­ma­ras de te­le­vi­sión de­lan­te, que pues­tos a sen­tir des­con­sue­lo y so­li­da­ri­dad, a los es­pa­ño­les no nos su­pera na­die en sen­si­bi­li­dad tá­ci­ta. Que pa­ra si­len­cios emo­ti­vos, los nues­tros. Y así se dan, ca­da vez con más fre­cuen­cia, esas pe­no­sas es­ce­nas de un mon­tón de con­ce­ja­les, o dipu­tados, o alum­nos de tal ins­ti­tu­ción o co­le­gio, ca­lla­dos e in­mó­vi­les con los bra­zos cru­za­dos y las ca­ras se­rias, mi­ran­do el re­loj de reojo du­ran­te ca­si un cuar­to de ho­ra, mien­tras los de la se­gun­da o ter­ce­ra fi­la, que se les ve me­nos, apro­ve­chan pa­ra echar un vis­ta­zo a los te­lé­fo­nos mó­vi­les. Pa­ra de­mos­trar que a todos nos due­le de co­jo­nes. Otra gi­li­po­llez que se ha im­pues­to de mo­do ate­rra­dor es la de los be­sos. Des­de siem­pre, uno da la mano a las per­so­nas a las que aca­ba­ba de co­no­cer y re­ser­va el be­so pa­ra las per­so­nas que­ri­das, o pa­ra aque­llos con quie­nes les une mu­cho afec­to o con­fian­za. Pe­ro aho­ra, en cuan­to te po­nen a al­guien de­lan­te, vas y lo be­sas. O vi­ce­ver­sa. Ge­ne­ral­men­te, y eso es lo cu­rio­so del asun­to, es el va­rón quien se in­cli­na a be­sar a la otra per­so­na, si és­ta es mu­jer. Y ella, en vez de ex­ten­der con fir­me­za la mano y man­te­ner al im­bé­cil a la dis­tan­cia ade­cua­da a la que sa­lu­da una se­ño­ra cons­cien­te de ser­lo, se de­ja be­su­quear, en­can­ta­da. O lo pa­re­ce. No en­tre gen­te de con­fian­za, ojo, ni en am­bien­tes ju­ve­ni­les ni amis­to­sos, don­de be­sar­se es muy na­tu­ral, sino en­tre gen­te ma­yor y en cual­quier cir­cuns­tan­cia. Smuac, smuac. Por no men­cio­nar a los po­lí­ti­cos. Y ade­más, eso del os­cu­leo so­bre­vie­ne en las si­tua­cio­nes más ab­sur­das. Lle­gas y di­ces, aquí Fu­lano, aquí Men­ga­na, y el pa­vo va y le cal­za a la se­ño­ra, au­to­má­ti­ca­men­te, un be­so en ca­da me­ji­lla, como si se co­no­cie­ran del co­le­gio o hu­bie­ran te­ni­do ro­llo an­tes. O ella, que tam­bién, po­ne la ca­ra pa­ra que se la be­sen aunque sea la far­ma­céu­ti­ca y ha­yas ido a com­prar­le as­pi­ri­nas. Me sor­pren­de que las más ul­tra­rra­di­ca­les fe­mi­nis­tas, tan sen­si­bles pa­ra otras idio­te­ces, no se in­dig­nen con eso. Con que al sa­lu­dar los hom­bres las be­sen a ellas, pe­ro se den la mano en­tre ellos. Más ma­chis­ta, im­po­si­ble. Creo. Siem­pre re­cor­da­ré la ca­ra de un buen ami­go mío, fran­cés de to­da la vi­da, hom­bre ele­gan­te y co­rrec­tí­si­mo, cuan­do al lle­gar a un res­tau­ran­te ma­dri­le­ño

Prue­ben us­te­des a que­dar­se quie­tos cin­co mi­nu­tos pen­san­do en al­go do­lo­ro­so, y ya me con­ta­rán el re­sul­ta­do

sa­lió a re­ci­bir­nos un pa­vo con el nom­bre bor­da­do en la ca­mi­sa, que tu­teán­do­nos sin ha­ber­nos vis­to an­tes en su pu­ta vi­da, le es­tam­pó a su le­gí­ti­ma dos be­sos so­no­ros en las me­ji­llas an­tes de que nin­guno pu­dié­ra­mos evi­tar­lo. «¿Por qué be­sa us­ted a mi mu­jer?», le pre­gun­tó el fran­cés, en­tre mo­les­to y sar­cás­ti­co. Y el otro, con­fu­so, sin en­ten­der un ca­ra­jo, lo mi­ra­ba como si fue­ra un mar­ciano. En­ton­ces me acor­dé de una fra­se que so­lía de­cir mi abue­lo –que era un ca­ba­lle­ro na­ci­do en 1890– cuan­do al­guien se le di­ri­gía de for­ma gro­se­ra o mal edu­ca­da: «De­be de creer que he­mos guar­da­do jun­tos cer­dos en la mis­ma co­chi­ne­ra».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.