Ani­ma­les de com­pa­ñía

Opi­nión pú­bli­ca

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por www.xlse­ma­nal.com/pra­da www.juan­ma­nuel­de­pra­da.com

re­cien­te­men­te, en su pro­gra­ma te­le­vi­si­vo noc­turno, al hu­mo­ris­ta Jimmy Fa­llon se le ocu­rrió una bro­ma su­ma­men­te alec­cio­na­do­ra e in­quie­tan­te. Con­sis­tía en en­viar a la ca­lle a un re­por­te­ro con un mi­cró­fono que, en un tono exultante, se acer­ca­ba a los tran­seún­tes, in­for­mán­do­les de que Co­rea del Nor­te aca­ba­ba de rea­li­zar una prue­ba ató­mi­ca e in­vi­tán­do­les a que ce­le­bra­sen tal éxi­to, como si ce­le­bra­sen el des­cu­bri­mien­to de la pe­ni­ci­li­na. Y, en efec­to, mu­chos pa­no­lis abor­da­dos en la ca­lle, an­te las mues­tras de jú­bi­lo del re­por­te­ro, se su­ma­ban como zom­bis ri­sue­ños a la ce­le­bra­ción y mos­tra­ban su di­cha an­te el acon­te­ci­mien­to. El bro­ma­zo de Jimmy Fa­llon ser­vía, en fin, pa­ra de­mos­trar­nos có­mo se pue­de in­du­cir en las ma­sas cre­ti­ni­za­das el com­por­ta­mien­to que el ma­ni­pu­la­dor desee; có­mo se les pue­de ha­cer re­pe­tir como lo­ri­tos las ocu­rren­cias más las­ti­mo­sas y abe­rran­tes; y có­mo, ade­más, se pue­de lo­grar que crean or­gu­llo­sa­men­te que sus ac­cio­nes y pen­sa­mien­tos in­du­ci­dos son dis­tin­ti­vos, có­mo se les pue­de in­fun­dir la creen­cia irri­so­ria de que pien­san y ac­túan 'por li­bre', de que to­das las ma­ja­de­rías que sa­len de su ca­le­tre son opi­nio­nes li­bres, cuan­do en reali­dad no son más que el re­güel­do pa­té­ti­co de opi­nio­nes pre­con­ce­bi­das que otros les han im­plan­ta­do, a mo­do de chips. Y el ca­so es que a es­te re­güel­do pa­té­ti­co es a lo que pom­po­sa­men­te de­no­mi­na­mos 'opi­nión pú­bli­ca', que no es sino su­mi­sión de las ma­sas a las ma­ni­pu­la­cio­nes del mun­dia­lis­mo. Na­tu­ral­men­te, pa­ra lo­grar que la lla­ma­da sar­cás­ti­ca­men­te 'opi­nión pú­bli­ca' ex­pre­se las abe­rra­cio­nes que in­tere­san al mun­dia­lis­mo con­vie­ne crear pre­via­men­te lo que Mar­cu­se lla­ma­ba «una di­men­sión úni­ca de pen­sa­mien­to», im­po­nien­do en los ce­re­bros arra­sa­dos aque­llos cri­te­rios que las en­cues­tas nos ase­gu­ran que son ma­yo­ri­ta­rios. Y como las ma­sas (que pre­via­men­te han si­do des­arrai­ga­das de los asi­de­ros fa­mi­lia­res y so­cia­les que an­ta­ño les pres­ta­ban co­bi­jo en su des­va­li­mien­to) tie­nen au­tén­ti­co pa­vor a desafiar el cri­te­rio de la ma­yo­ría los aca­tan con en­tu­sias­mo, como los pa­no­lis del pro­gra­ma de Jimmy Fa­llon ac­ce­dían a fe­li­ci­tar al­bo­ro­za­dos al dic­ta­dor co­reano por el éxi­to de sus prue­bas ató­mi­cas. Por su­pues­to, si el sis­te­ma se tro­pie­za con ex­ce­si­vas re­sis­ten­cias en la im­po­si­ción de la 'opi­nión pú­bli­ca' que le con­vie­ne, de in­me­dia­to di­se­ña­rá 'cam­pa­ñas de con­cien­cia­ción' y otras vir­gue­rías de la in­ge­nie­ría so­cial pa­ra erra­di­car de­fi­ni­ti­va­men­te de la so­cie­dad 'con­duc­tas in­de­sea­bles', que se pre­sen­ta­rán como sub­sis­ten­cias des­fa­sa­das de un tiem­po fe­liz­men­te su­pe­ra­do. Y es que el en­gen­dro de la 'opi­nión pú­bli­ca' exi­ge in­con­di­cio­nal obe­dien­cia; pues só­lo quien co­mul­ga con las rue­das de mo­lino im­pues­tas por la 'opi­nión pú­bli­ca' se con­vier­te en un ciu­da­dano res­pe­ta­ble. Es­te em­pe­ño en mo­de­lar el sen­ti­do co­mún po­pu­lar has­ta for­mar una 'opi­nión pú­bli­ca' es un pro­duc­to del des­po­tis­mo ilus­tra­do del si­glo XVIII. Rous­seau, en su ce­le­bé­rri­mo Con­tra­to so­cial, se re­fie­re sin em­pa­cho a la ne­ce­si­dad de con­for­mar la 'opi­nión pú­bli­ca' de for­ma in­du­ci­da: «¿Có­mo una mul­ti­tud cie­ga, que con fre­cuen­cia no sa­be lo que quie­re por­que ra­ra­men­te sa­be lo que es bueno pa­ra ella, eje­cu­ta­ría por sí mis­ma una em­pre­sa tan gran­de, tan di­fí­cil como un sis­te­ma de le­gis­la­ción? La vo­lun­tad es siem­pre rec­ta pe­ro el jui­cio que la guía no siem­pre es es­cla­re­ci­do. Hay que ha­cer­le ver los ob­je­tos tal cual son... Todos tie­nen igual­men­te ne­ce­si­dad de guías: hay que obli­gar a unos a con­for­mar sus vo­lun­ta­des a su razón; hay que en­se­ñar a otros a re­co­no­cer lo que quie­ren». Al lec­tor avi­sa­do no le ha­brá pa­sa­do inad­ver­ti­do el mons­truo­so pa­ter­na­lis­mo del pa­sa­je, el des­pre­cio que Rous­seau pro­fe­sa al pue­blo, al que con­si­de­ra una ma­sa amor­fa y ma­ni­pu­la­ble a la que se pue­de cam­biar a ca­pri­cho con tan só­lo cam­biar lo que pien­sa. Es­ta mis­ma idea la reite­ra en otro pa­sa­je es­pe­cial­men­te ab­yec­to del mis­mo li­bro: «Así como la de­cla­ra­ción de la vo­lun­tad ge­ne­ral se ha­ce por ley, la de­cla­ra­ción de jui­cio pú­bli­co se ha­ce por la cen­su­ra; la opi­nión pú­bli­ca es la es­pe­cie de ley de

Los pa­no­lis del pro­gra­ma de Jimmy Fa­llon ac­ce­dían a fe­li­ci­tar al­bo­ro­za­dos al dic­ta­dor co­reano por el éxi­to de sus prue­bas ató­mi­cas

la que el cen­sor es el mi­nis­tro, y que él no ha­ce mas que apli­car a los ca­sos par­ti­cu­la­res a ejem­plo del prín­ci­pe. (...) Co­rre­gid las opi­nio­nes de los hom­bres y sus cos­tum­bres se de­pu­ra­rán por sí mis­mas». La lla­ma­da 'opi­nión pú­bli­ca', como nos en­se­ña Rous­seau, no es más que un há­bil y re­fi­na­do en­gra­na­je de cen­su­ras ur­di­do pa­ra le­gi­ti­mar las in­ge­nie­rías so­cia­les más omi­no­sas. Y al ser­vi­cio de es­ta 'opi­nión pú­bli­ca' es­tán los po­lí­ti­cos ci­pa­yos, a los que el mun­dia­lis­mo sa­be có­mo re­com­pen­sar los ser­vi­cios pres­ta­dos. Que sue­le ser a cos­ta de nues­tra san­gre y de nues­tra al­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.