EL PA­PEL DEL CE­RE­BRO EN LAS DIE­TAS

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine En Portada -

del ce­re­bro que se ocu­pa de es­tos me­nes­te­res, tie­ne su pro­pia agen­da y ha­ce sus pro­pias cuen­tas. No so­lo hay que te­ner en cuen­ta las ca­lo­rías que en­tran o sa­len de nues­tro cuer­po, tam­bién las se­ña­les quí­mi­cas que emi­te el ce­re­bro. Son los 'se­má­fo­ros' que re­gu­lan el me­ta­bo­lis­mo y que ha­cen que nues­tro cuer­po in­ten­te lle­var­nos de vuel­ta al pe­so que con­si­de­ra ade­cua­do. Por eso, enn cuan­to em­pe­za­mos a per­der ki­los, nues­tro cuer­po res­pon­de ra­len­ti­zan­do el me­ta­bo­lis­mo: se em­pe­ña en re­cu­pe­rar el pun­too de ajus­te con las ca­lo­rías de me­nos que le apor­ta­mos. San­dra Aa­modt, de 48 años, es doc­to­ra en Neu­ro­cien­cia y co­men­zó a es­tu­diar el efec­to de las die­tas alen­ta­da por su pro­pio y 'de­ses­pe­ran­te' ca­so. Las sor­pren­den­tes con­clu­sio­nes a las que ha lle­ga­do se pu­bli­ca­rán en ju­nio en un li­bro ti­tu­la­do 'Por qué las die­tas nos ha­cen en­gor­dar'. l pa­ra­dig­ma de las die­tas es que, si co­mes me­nos y te mue­ves más, adel­ga­zas. Pe­ro es una ver­dad a me­dias», afir­ma el en­do­cri­nó­lo­go Da­vid Lud­wig, di­rec­tor del pro­gra­ma con­tra la obe­si­dad del Chil­dren's Hospital de Bos­ton. «No es cues­tión de su­mar las ca­lo­rías que co­mes y res­tar las que gas­tas y si el re­sul­ta­do sa­le ne­ga­ti­vo pier­des pe­so. Es más com­pli­ca­do. A la in­dus­tria ali­men­ta­ria le con­vie­ne pre­sen­tar­lo así por­que des­pla­za la res­pon­sa­bi­li­dad ha­cia el con­su­mi­dor. Si co­mes co­mi­da ba­su­ra o be­bi­das azu­ca­ra­das, se su­po­ne que pue­des con­tra­rres­tar­lo co­mien­do me­nos de otras co­sas o ha­cien­do más ejer­ci­cio... Pe­ro no es cier­to. Y las ca­lo­rías no son igua­les. Una die­ta tí­pi­ca, ba­ja en gra­sa y al­ta en hi­dra­tos, nos man­tie­ne cons­tan­te­men­te con sen­sa­ción de ham­bre, ele­va los ni­ve­les de in­su­li­na y dis­pa­ra la pro­duc­ción de cé­lu­las adi­po­sas pa­ra al­ma­ce­nar ca­lo­rías. Pen­sa­mos que la obe­si­dad es un es­ta­do de exceso, pe­ro en es­te ca­so es un es­ta­do de pri­va­ción. La res­tric­ción de ca­lo­rías crea una gue­rra en­tre nues­tra men­te y nues­tro me­ta­bo­lis­mo que estamos des­ti­na­dos a per­der. Per­de­mos pe­so a cor­to pla­zo, dán­do­nos la ilu­sión de que ejer­ce­mos un con­trol so­bre nues­tro pe­so. Pe­ro a la lar­ga el cuer­po se adap­ta y pro­du­ce res­pues­tas bio­ló­gi­cas muy po­ten­tes pa­ra re­gre­sar al pun­to de par­ti­da».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.