Que no fal­ten las ga­lle­tas

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Una Historia En Imágenes - Re­tra­ta­do en el Tea­tro Ma­ra­vi­llas (Ma­drid) an­tes de una fun­ción de de Jor­di Gal­ce­rán, en car­tel. Su com­pa­ñe­ro de es­ce­na, Luis Mer­lo (en la si­guien­te pá­gi­na), ha si­do re­tra­ta­do tam­bién en su ca­me­rino del Ma­ra­vi­llas.

«Lle­go al ca­me­rino con mu­cha an­te­la­ción pa­ra char­lar un ra­to con mis com­pa­ñe­ros. Me pa­re­ce muy im­por­tan­te esa con­vi­ven­cia: ¡no me gus­ta na­da en­ce­rrar­me en mi ca­me­rino! En ci­ne, unos días es­tás en es­tu­dio; otro, en al­gu­na localización; los com­pa­ñe­ros cam­bian… En tea­tro es muy di­fe­ren­te. Tie­nes siem­pre el mis­mo ca­me­rino. Eso pue­de pa­re­cer mo­nó­tono, pe­ro ca­da día es dis­tin­to: a ve­ces es­tás más ale­gre o más tris­te… Aquí te­ne­mos que es­tar en las bue­nas y en las ma­las. Cuan­do mu­rió mi ma­dre, yo es­ta­ba ha­cien­do El mi­sán­tro­po, que di­ri­gía Adolfo Mar­si­llach. Ese día por la tar­de, te­nía­mos fun­ción. Adolfo me di­jo: 'Si quie­res, sus­pen­de­mos'. Lo agra­de­cí, pe­ro ac­tué: la pe­na no se me pa­sa­ría al día si­guien­te, ni al otro. Sie­te años des­pués pa­só lo mis­mo con mi pa­dre. Es­te ofi ofi­cio­cio es así. Hay gen­te que de­co­ra mu­cho el ca­me­rino; yo no, pe­ro siem­pre me acom­pa­ña un es­pe­ji­to que era de mi ma­dre y al­gún di­bu­jo de los que me re­ga­la mi hi­ja. ¡Y ga­lle­tas! Soy muy go­lo­so y siem­pre ten­go ga­lle­tas de cho­co­la­te ne­gro. ¡ ¡Si­Si al­guien quie­re al­go dul­ce, que se pa­se por mi ca­me­rino!».ca­me­rino! ».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.