Los otros

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Historia -

DES­PRE­CIA­DO POR DÉ­BIL

Más que un pri­vi­le­gio, ser hi­jo del dic­ta­dor fue una condena. A Ya­kov, na­ci­do de su ma­tri­mo­nio con Ka­tia Sva­nid­ze, Sta­lin no lo qui­so nun­ca. El ni­ño se crio con la fa­mi­lia de su ma­dre, que mu­rió cuan­do Ya­kov era un be­bé. Pa­ra Sta­lin, Ya­kov era dé­bil. Siem­pre lo des­pre­ció. El chi­co se en­ro­ló en el Ejér­ci­to; lo apre­sa­ron los ale­ma­nes en 1941 y lo en­ce­rra­ron en el cam­po de Sach­sen­hau­sen. En 1943, una de­la­ción des­ta­pó su iden­ti­dad. Los ale­ma­nes le obli­ga­ron a po­sar con uni­for­me de las SS y ofre­cie­ron in­ter­cam­biar­lo por el ma­ris­cal Frie­drich Pau­lus, pe­ro Sta­lin se ne­gó. Lo ma­ta­ron.

vi­da. Pe­ro nun­ca lo lo­gró. «No pu­do des­pren­der­se del es­tig­ma de ser la hi­ja de Sta­lin. Ella era un sím­bo­lo del po­der so­vié­ti­co, le ne­ga­ron una vi­da per­so­nal», ex­pli­ca Zgustova. Del sui­ci­dio de su ma­dre se en­te­ró por la re­vis­ta Li­fe. Más tar­de su­po tam­bién que su her­mano Ya­kov (hi­jo de Sta­lin y su pri­me­ra mu­jer) ha­bía si­do fu­si­la­do por los na­zis des­pués de que su pa­dre se ne­ga­ra a can­jear­lo por otros pri­sio­ne­ros ale­ma­nes. Cuan­do se en­te­ró de que ade­más su pa­dre ha­bía en­via­do al te­rri­ble cam­po

CON­DE­NA­DO AL GU­LAG

A Va­si­li, hi­jo de la se­gun­da mu­jer del dic­ta­dor, Na­dezh­da Alli­lú­ye­va, tam­bién lo nin­gu­neó su pa­dre. Siem­pre. Va­si­li, que ha­bía si­do juer­guis­ta y mal es­tu­dian­te, lu­chó en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y lle­gó a ser ge­ne­ral, pe­ro era al­cohó­li­co y emo­cio­nal­men­te ines­ta­ble. Tras la muer­te de su pa­dre, lo acu­sa­ron de trai­ción y lo con­de­na­ron a ocho años de tra­ba­jos for­za­dos. Mu­rió en 1962, ma­cha­ca­do por el al­cohol y los años en el gu­lag. Su her­ma­na, Svetla­na, es­ta­ba con­ven­ci­da de que a Va­si­li lo en­ve­ne­na­ron.

de concentración de Vor­ku­tá, en el Círcu­lo Po­lar Ár­ti­co, a su pri­mer no­vio, Alek­sei Ka­pler, qui­so ale­jar­se del mons­truo in­clu­so en el nom­bre: se cambió el ape­lli­do. Lo hi­zo tras la muer­te del ti­rano: «Pro­ba­ble­men­te no le ha­brían per­mi­ti­do ha­cer­lo an­tes», cree Zgustova. Svetla­na to­mó el ape­lli­do de su ma­dre y bus­có un hom­bro mas­cu­lino don­de re­fu­giar­se y for­mar una fa­mi­lia que la re­con­for­ta­ra. Pe­ro tam­po­co fue fá­cil, en par­te por­que ella mis­ma es­ta­ba anega­da en tris­te­za, fu­ria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.