Huir del co­mu­nis­mo pa­ra in­gre­sar en

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Historia -

una 'co­mu­na'

Una de las con­tra­dic­cio­nes de la vi­da de Svetla­na Alli­lú­ye­va es que se tras­la­dó a vi­vir a la Her­man­dad Ta­lie­sin, una co­mu­ni­dad crea­da por Frank Lloyd Wright pa­ra for­mar a fu­tu­ros ar­qui­tec­tos. Cuan­do Svetla­na fue a vi­vir al com­ple­jo Ta­lie­sin del de­sier­to de Ari­zo­na, es­ta­ba re­gi­do con mano de hie­rro por la viu­da de Wright, la ex­cén­tri­ca Ol­gi­van­na. En Ta­lie­sin se ha­cía vi­da co­mu­nal, se acu­día a ce­nar ves­ti­do de ga­la y ha­bía que pe­dir per­mi­so pa­ra to­do, se­gún el re­la­to de Zgustova. Es­ta ex­tra­va­gan­te co­fra­día in­te­lec­tual vi­vía en un mo­der­ní­si­mo com­ple­jo ar­qui­tec­tó­ni­co que te­nía dos se­des. La pri­me­ra es­ta­ba en Wis­con­sin. La creó Wright tras aban­do­nar a su pri­me­ra mu­jer y sus seis hi­jos pa­ra ir­se a vi­vir con Ma­mah Borth­wi­ck, su se­gun­da mu­jer. A Ma­mah y a otros

en Wis­con­sin. Ol­gi­van­na, lí­der de es­ta ex­tra­va­gan­te agru­pa­ción in­te­lec­tual, creía que Svetla­na era el al­ma ge­me­la de su hi­ja, tam­bién lla­ma­da Svetla­na y que ha­bía fa­lle­ci­do en un ac­ci­den­te de co­che. Ol­gi­van­na que­ría que la ru­sa se ca­sa­ra con Wi­lliam Wesley Pe­ters, viu­do de su hi­ja, pa­ra así lo­grar una es­pe­cie de re­gre­so de la mu­jer muer­ta. Lo lla­ma­ti­vo es que la hi­ja de Sta­lin ac­ce­dió a vi­vir en una 'co­mu­na'. Asu­mió la pér­di­da de esa li­ber­tad que tan­to ha­bía an­sia­do. Se ca­só con Pe­ters so­lo tres se­ma­nas des­pués de ha­ber­lo co­no­ci­do y le en­tre­gó las ga­nan­cias de su li­bro. De Ta­lie­sin tam­bién hu­yó Svetla­na; seis re­si­den­tes de Ta­lie­sin los ase­si­nó a ha­cha­zos un car­pin­te­ro pa­ra­noi­co que ha­bía si­do ex­pul­sa­do del gru­po. En la se­de de Ta­lie­sin en Ari­zo­na, la hi­ja de Sta­lin se ca­só con Wi­lliam Wesley Pe­ters, viu­do de la hi­jas­tra de Frank Lloyd Wright. Tu­vie­ron una hi­ja, Ol­ga. Svetla­na se es­ca­pó, as­fi­xia­da por el am­bien­te opre­si­vo y dic­ta­to­rial de la co­mu­ni­dad.

a es­con­di­das, con su nue­va hi­ja, Ol­ga, de 3 años, y con otro nom­bre, La­na Pe­ters. Re­gre­só a Prin­ce­ton y se de­di­có unos años al cui­da­do de su hi­ja. Con ella se tras­la­dó lue­go a Gran Bre­ta­ña. Has­ta que en 1984 dio otro ban­da­zo y ¡re­gre­só a la URSS! Que­ría ver a sus hi­jos. El re­mor­di­mien­to por ha­ber­los aban­do­na­do la ator­men­ta­ba. En Mos­cú se en­con­tró con Jo­sif en­ve­je­ci­do y al­cohó­li­co. Ka­tia no qui­so ver­la. Nun­ca. Tam­po­co con­tes­tó ja­más a sus car­tas. «El re­gre­so a la URSS fue otro de sus mu­chos erro­res», di­ce Monika Zgustova. Ade­más, le cos­tó adap­tar­se a la vi­da gris de Mos­cú y de Ti­flis (Geor­gia), don­de se ins­ta­ló. Tam­po­co fue fá­cil Ol­gi­van­na Lloyd Wright. Frank Lloydld Wright. sa­lir de la URSS en es­ta oca­sión: las au­to­ri­da­des no que­rían per­mi­tír­se­lo. Fue fun­da­men­tal la ac­tua­ción de la di­plo­ma­cia es­ta­dou­ni­den­se. Svetla­na con­ti­nuó erran­do. Pa­só una lar­ga tem­po­ra­da en un con­ven­to en In­gla­te­rra: se ha­bía con­ver­ti­do en una ca­tó­li­ca de­vo­ta. Pe­ro más tar­de per­dió la de­vo­ción. Su lar­ga hui­da vi­tal cul­mi­nó en una re­si­den­cia de an­cia­nos en Ri­chland Cen­ter, en el es­ta­do de Wis­con­sin, cu­rio­sa­men­te la ciu­dad de na­ci­mien­to del ar­qui­tec­to Frank Lloyd Wright. Mu­rió allí, en 2011, con 85 años. Se­gún el li­bro de Monika Zgustova, so­lo fue fe­liz en dos oca­sio­nes: de ni­ña, cuan­do vi­vía su ma­dre y su pa­dre la que­ría; y sus años de con­vi­ven­cia con el in­dio Bra­yesh Singh, un hom­bre mu­cho ma­yor que ella, un se­gun­do pa­dre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.