Pa­ten­te de cor­so

Yo sí leí 'Mein Kampf'

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine - Por Ar­tu­ro Pé­rez-reverte www.xlse­ma­nal.com/pe­rez­re­ver­te

el otro día me ocu­rrió al­go cu­rio­so. O no tan cu­rio­so, si con­si­de­ra­mos el pai­sa­je ac­tual y el que vie­ne de ca­mino: la es­tu­pi­dez y su gran alia­da, la ig­no­ran­cia. Es­ta­ba el arri­ba fir­man­te aso­ma­do a las re­des so­cia­les, uno de esos do­min­gos en que me de­jo caer un ra­to por el bar de Lo­la, cuan­do di con una po­lé­mi­ca so­bre la pu­bli­ca­ción, aho­ra que han caducado los de­re­chos de au­tor, de una nue­va edi­ción com­ple­ta y re­vi­sa­da de Mein Kampf, o sea, Mi lu­cha, el li­bro es­cri­to en 1924 por Adolf Hitler; una exac­ta y ca­si com­ple­ta ex­po­si­ción de lo que po­co más tar­de iba a ser su obra po­lí­ti­ca: un Es­ta­do ale­mán si­nies­tro, to­ta­li­ta­rio, an­ti­par­la­men­ta­rio, ra­cis­ta, an­ti­se­mi­ta, im­pe­ria­lis­ta y cri­mi­nal. Fue in­tere­san­te echarle un vis­ta­zo a lo de In­ter­net. La ma­yor par­te de los que de­ba­tían, por no de­cir todos, sos­te­nía que el li­bro era im­pu­bli­ca­ble, que sus ejem­pla­res de­ben ser des­trui­dos, y que esas pá­gi­nas in­fa­mes de­ben ol­vi­dar­se pa­ra siem­pre. Me acor­dé en­ton­ces de una con­ver­sa­ción que man­tu­ve con el pe­rio­dis­ta, es­cri­tor y en­tra­ña­ble ami­go Ja­cin­to An­tón ha­ce cua­tro años en una fa­cul­tad de Pe­rio­dis­mo de Bar­ce­lo­na; cuan­do, in­te­rro­ga­do por al­gu­nos alum­nos so­bre si de­be ce­rrar­se la bo­ca a los mal­va­dos, yo sos­tu­ve lo con­tra­rio. Hitler, Mus­so­li­ni, Fran­co, sen­ta­dos aquí don­de estamos, di­je, se­rían in­tere­san­tí­si­mos de es­cu­char. ¿Có­mo ibas a ser tan idio­ta pa­ra de­cir­les: «Fran­co, Hitler, Sta­lin, ca­llaos, ce­rrad la bo­ca»? Al con­tra­rio. En un lu­gar como és­te, don­de se su­po­ne hay gen­te con la de­bi­da for­ma­ción in­te­lec­tual, aten­der lo que un ca­na­lla o un cri­mi­nal tie­nen que de­cir, co­no­cer sus ideas, es de lo más va­lio­so. ¿Ima­gi­náis –les di­je– lo in­tere­san­te que se­ría, por ejem­plo, Fran­co con­tan­do de pri­me­ra mano có­mo du­ran­te cua­ren­ta años lo­gró te­ner a Es­pa­ña aga­rra­da por el pes­cue­zo? ¿Que re­la­ta­se có­mo ga­nó la gue­rra, o fir­mó sen­ten­cias de muer­te? ¿De ver­dad os per­de­ríais al Himm­ler que reali­zó téc­ni­ca­men­te el Ho­lo­caus­to o al Pol Pot de las ma­tan­zas ma­si­vas en Cam­bo­ya? ¿Ce­rra­ríais la bo­ca de Mao o Sta­lin si los tu­vie­seis en­fren­te, sin ha­cer­les pre­gun­tas pa­ra in­da­gar en sus ca­be­zas, en sus ideas, en sus mo­ti­vos? ¿Ibais a re­cha­zar la for­mi­da­ble oca­sión de co­no­cer los me­ca­nis­mos del ho­rror, la mal­dad, el cri­men, el la­do más su­cio y te­rri­ble de la con­di­ción hu­ma­na? Vol­vien­do a Mein Kampf, de­bo de­cir que du­ran­te vein­tiún años fui re­por­te­ro en lu­ga­res di­fí­ci­les. Y pa­ra ha­cer mi tra­ba­jo, pa­ra lle­gar don­de de­bía lle­gar y na­rrar las tra­ge­dias y el ho­rror que pre­sen­cia­ba, tu­ve que ha­cer mu­chas co­sas po­co or­to­do­xas. Men­tí, so­bor­né, trans­gre­dí le­yes de todos los paí­ses en todos los idio­mas po­si­bles, me re­la­cio­né con gen­te in­fec­ta, con ase­si­nos, con nar­co­tra­fi­can­tes. No po­día de­cir­le a un ti­po: «Como us­ted es un tor­tu­ra­dor y un cri­mi­nal no le doy la mano», por­que en­ton­ces ese fu­lano me ma­ta­ba, o me da­ba un cu­la­ta­zo, o se ne­ga­ba a ha­blar con­mi­go; y yo me que­da­ba sin sa­ber lo que ne­ce­si­ta­ba sa­ber, o ver lo que pre­ci­sa­ba ver. Sin el tes­ti­mo­nio di­rec­to del mal. Sin el co­no­ci­mien­to de la con­di­ción hu­ma­na, tan ne­ce­sa­rio pa­ra com­pren­der las co­sas que ocu­rren; co­no­ci­mien­to con el que en­ton­ces ha­cía re­por­ta­jes y hoy es­cri­bo no­ve­las. Por eso re­cuer­do muy bien có­mo aca­bé aque­lla char­la an­te los jó­ve­nes en Bar­ce­lo­na: «Des­pués os lo car­gáis, si po­déis; pe­ro an­tes es­cu­chad­lo, por­que has­ta la lec­ción que pue­de da­ros el más per­ver­so del mundo pue­de ser oro pu­ro». Por eso lo de Hitler es bueno que se pu­bli­que. Creo. Y es útil leer­lo. Eso sí, ha­ce fal­ta cul­tu­ra. Ser lec­tor in­te­li­gen­te. Ciu­da­dano lú­ci­do y res­pon­sa­ble. Sa­ber lo que es­tás le­yen­do y no tra­gar ba­su­ra a pa­lo se­co. Pa­ra eso es­tán los pró­lo­gos y las no­tas a pie de pá­gi­na; y es­tá, como di­go, la ne­ce­sa­ria for­ma­ción in­te­lec­tual pre­via del que lee o es­cu­cha. Pe­ro no es­tá de más, en es­te ca­so, sa­ber có­mo era la ca­be­za del cri­mi­nal que se­du­jo a una na­ción en­te­ra –y no só­lo a ella– en­car­nan­do sus com­ple­jos, ren­co­res y am­bi­cio­nes. Mein Kampf fue la bi­blia del III Reich, la que se re­ga­la­ba a los re­cién ca­sa­dos y se leía en las es­cue­las.

¿Por qué re­cha­zar la for­mi­da­ble oca­sión de co­no­cer los me­ca­nis­mos del ho­rror, el ra­cis­mo, la vi­le­za y el cri­men?

Y ado­ran­do a quien es­cri­bió ese li­bro, mi­llo­nes de per­so­nas le­van­ta­ron el bra­zo y llo­ra­ron emo­cio­na­dos cuan­do pa­sa­ba su que­ri­do Füh­rer con su cor­te de gángs­ters y ase­si­nos. Al­go que aho­ra se nie­ga, pues re­sul­ta que todos los ale­ma­nes eran an­ti­na­zis; aunque por suer­te es­tán las fo­tos y los do­cu­men­ta­les pa­ra re­cor­dar­lo. Aho­ra di­cen allí que Mein Kampf era el li­bro que todos te­nían pe­ro que na­die leía. Y a lo me­jor ése fue el problema. Si lo hu­bie­ran leí­do, si hu­bie­ran sa­bi­do qué enor­me hi­jo de pu­ta los con­du­cía ca­mino de la Gran Ale­ma­nia que todos so­ña­ban, las co­sas ha­brían ocu­rri­do de otra ma­ne­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.