Ani­ma­les de com­pa­ñía

Cuer­po en que vi­vo

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine - Por Juan Ma­nuel de Pra­da www.xlse­ma­nal.com/pra­da www.juan­ma­nuel­de­pra­da.com

ave­ces re­pa­ro en él, re­fle­ja­do en el es­pe­jo del la­va­bo, cuan­do sal­go de la du­cha. Es el cuer­po de un cua­ren­tón que se ti­ra mu­chas ho­ras en el es­cri­to­rio, crian­do una prós­ta­ta del ta­ma­ño de un me­lón, y que ja­más ha pi­sa­do un gim­na­sio. Es el cuer­po de un hom­bre que to­da­vía se sien­te fuer­te y sa­lu­da­ble, aunque ha­ya per­di­do la agi­li­dad de an­ta­ño: en el pe­cho em­pie­za a blan­quear­le el ve­llo, sus adi­po­si­da­des son ca­da vez más abun­dan­tes, la piel que an­ta­ño fue ter­sa y res­ta­llan­te de vi­da em­pie­za a flo­jear. Nun­ca tra­té mi cuer­po con ex­ce­si­vo mi­mo: ha pa­de­ci­do mu­chos ma­dru­go­nes e in­som­nios, nun­ca ha re­ci­bi­do ha­la­gos cos­mé­ti­cos, la vi­da se­den­ta­ria lo ha ido ablan­dan­do y de­te­rio­ran­do, como una le­pra si­gi­lo­sa. No se me es­ca­pa que pa­ra al­gu­nos que no me quie­ren es mo­ti­vo de es­car­nio, por­que los im­bé­ci­les se con­sue­lan mis­te­rio­sa­men­te pen­san­do que los gor­dos arras­tra­mos una vi­da tris­te; y que pa­ra otros que me quie­ren mu­cho es mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción, por­que pien­san que los ki­los ex­ce­den­tes pue­den cual­quier día dar­me un dis­gus­to. Pe­ro he apren­di­do a amar mi cuer­po y no voy a so­me­ter­lo a de­ma­sia­das tor­tu­ras; pues, aunque es su­fri­do y ab­ne­ga­do, tam­bién pro­tes­ta cuan­do se sien­te agre­di­do. Y a un ami­go tan lon­ge­vo no hay que em­pe­ñar­se en que­rer cam­biar­lo a nues­tro gus­to; só­lo desea­mos cam­biar aque­llo que no ama­mos del to­do. Hay un her­mo­sí­si­mo so­ne­to de Do­min­go Rivero, un poeta ca­na­rio pre­cur­sor del mo­der­nis­mo, que can­ta es­te amor que de­be­mos al cuer­po de for­ma con­mo­ve­do­ra: «¿Por qué no te he de amar, cuer­po en que vi­vo? / ¿Por qué con hu­mil­dad no he de que­rer­te, / si en ti fui ni­ño y jo­ven, y en ti arri­bo, / vie­jo, a las tris­tes pla­yas de la muer­te? // Tu pe­cho ha so­llo­za­do com­pa­si­vo / por mí, en los ru­dos gol­pes de mi suer­te; / ha ja­dea­do con mi sed, y al­ti­vo, / con mi am­bi­ción, la­tió cuan­do era fuer­te. // Y hoy te rin­des al fin, po­bre ma­te­ria, / ex­te­nua­da de an­gus­tia y de mi­se­ria. / ¿Por qué no te he de amar? ¿Qué se­ré el día // que tú de­jes de ser? ¡Pro­fun­do ar­cano! / Só­lo sé que en tus hom­bros hice mía / mi cruz, mi par­te en el do­lor hu­mano». Tal vez sea es­ta in­ca­pa­ci­dad, tan ca­rac­te­rís­ti­ca del hom­bre con­tem­po­rá­neo, pa­ra asu­mir su par­te en el do­lor hu­mano, lo que pro­vo­ca el re­pu­dio del cuer­po, o el afán de pre­ser­var­lo jo­ven a to­da cos­ta. Re­sul­ta cu­rio­so com­pro­bar como los gnós­ti­cos de an­ta­ño y los ma­te­ria­lis­tas de ho­ga­ño coin­ci­den en con­si­de­rar el cuer­po una cár­cel in­gra­ta. El gnós­ti­co de an­ta­ño creía que nues­tro cuer­po, ex­pues­to a los acha­ques y a las fla­que­zas pro­pias de su na­tu­ra­le­za, es un in­fierno del que nos ve­mos li­bres al mo­rir, pa­ra al­can­zar una vi­da más ple­na en la que nues­tro es­pí­ri­tu, li­be­ra­do al fin y pa­ra siem­pre de tan pe­sa­do far­do, al­can­za la per­fec­ción. El ma­te­ria­lis­ta de ho­ga­ño se em­pe­ña en con­ser­var un cuer­po siem­pre jo­ven; y, por con­tra­riar la na­tu­ra­le­za, lo so­me­te a los más opro­bio­sos tor­men­tos. Si el ma­te­ria­lis­ta es­tá po­seí­do por el op­ti­mis­mo eu­fo­ri­zan­te, cas­ti­ga­rá su cuer­po en el gim­na­sio, lo rec­ti­fi­ca­rá en el qui­ró­fano, lo obli­ga­rá a in­ge­rir co­mis­tra­jos re­pug­nan­tes; si el ma­te­ria­lis­ta es­tá ara­ña­do por la de­ses­pe­ra­ción, en­tre­ga­rá su cuer­po a los ex­ce­sos más sór­di­dos y des­truc­ti­vos. Se po­dría es­cri­bir un en­sa­yo muy in­tere­san­te que com­pa­ra­se el odio coin­ci­den­te que, a lo lar­go de la His­to­ria, es­pi­ri­tua­lis­tas y ma­te­ria­lis­tas han pro­fe­sa­do al cuer­po, dis­fra­za­do con ro­pa­jes apa­ren­te­men­te di­sí­mi­les: a ve­ces el as­ce­tis­mo en­fer­mi­zo, a ve­ces el sen­sua­lis­mo más desata­do, a ve­ces in­clu­so la ido­la­tría o cul­to al cuer­po (que es exac­ta­men­te lo con­tra­rio del amor agra­de­ci­do y cons­tan­te, que sa­be aca­tar la de­cre­pi­tud de la car­ne). Char­les Pé­guy afir­ma­ba en un pa­sa­je de Clío que la gran des­gra­cia de los dio­ses del Olim­po y el se­cre­to de su in­cu­ra­ble me­lan­co­lía ra­di­ca­ba en que no pue­den mo­rir ni en­ve­je­cer si­quie­ra. Tam­bién en el em­pe­ño hu­mano de rehuir la muer­te, en el an­he­lo de pre­ser­var­nos jó­ve­nes hay una abo­mi­na­ción te­rri­ble que ha­ce que nues­tra vi­da sea con­tra­ria a la ver­da­de­ra vi­da, acu­cia­da por preo­cu­pa­cio­nes in­sen­sa­tas que no ha­cen sino en­fer­mar­nos de me­lan­co­lía. Só­lo hay una ma­ne­ra de de­rro­tar a la muer­te,

Los im­bé­ci­les se con­sue­lan mis­te­rio­sa­men­te pen­san­do que los gor­dos arras­tra­mos una vi­da tris­te

que es to­mán­do­la por los cuer­nos, acep­tán­do­la ale­gre­men­te y desechan­do la idea de una pro­lon­ga­ción in­de­fi­ni­da de nues­tro tiem­po en la tie­rra; y el me­jor mo­do de desechar tal idea es asu­mir el de­te­rio­ro de nues­tro cuer­po. Hay que amar el cuer­po so­bre el que es­ta vi­da se asien­ta, como el río ama su cau­ce y sus ri­be­ras, sa­bien­do que le con­du­cen a la desem­bo­ca­du­ra, que es la muer­te. Só­lo así po­dre­mos con­ce­bir el mar in­men­so que nos aco­ge­rá en esa desem­bo­ca­du­ra; pues quien se afe­rra de­ses­pe­ra­da­men­te a las ri­be­ras, aca­ba per­dien­do de vis­ta el mar, en­fer­mo de me­lan­co­lía pa­ra siem­pre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.