LAS CHISPAS SAL­TAN MIEN­TRAS MARCO RUBIO CA­MI­NA

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine -

por una plan­ta de mon­ta­je de un pue­blu­cho de Io­wa. Hue­le a lu­bri­can­te que­ma­do y des­de los al­ta­vo­ces atrue­na la mú­si­ca de AC/DC. «Amé­ri­ca ne­ce­si­ta más sol­da­do­res y me­nos fi­ló­so­fos», ha re­pe­ti­do Rubio du­ran­te su cam­pa­ña. Y aho­ra es­tá aquí, en una fá­bri­ca de ma­qui­na­ria agrí­co­la. Los ope­ra­rios cal­zan grue­sas bo­tas y lu­cen bar­ba po­bla­da, sus ma­nos es­tán cu­bier­tas de su­cie­dad. En es­te lu­gar con­cre­to, el país es más soldador que fi­ló­so­fo, es so­bre to­do blan­co y con­ser­va­dor. «De­be­mos tra­ba­jar pa­ra que Was­hing­ton de­je de in­ter­po­ner­se en el ca­mino de per­so­nas como us­te­des –le di­ce Rubio a su pú­bli­co–. ¡Aca­ba­ré con las es­po­sas que el Go­bierno nos ha pues­to!». Su tra­je ca­ro y sus za­pa­tos res­plan­de­cien­tes no pe­gan mu­cho con los tra­ba­ja­do­res que lo es­cu­chan y asien­ten con la ca­be­za a sus pa­la­bras, pe­ro Rubio los ne­ce­si­ta como de­co­ra­do pa­ra su cam­pa­ña con­tra los in­te­lec­tua­les, los li­be­ra­les, con­tra el odia­do es­ta­blish­ment de Was­hing­ton. Es­te 1 de fe­bre­ro arran­can las pri­ma­rias en Io­wa y, pa­ra mu­chos re­pu­bli­ca­nos, Marco Rubio es la gran es­pe­ran­za de ha­cer­se con la Ca­sa Blan­ca. No se tra­ta so­lo de ven­cer a Hi­llary Clin­ton, tam­bién de ce­rrar­le el pa­so a Do­nald Trump. Rubio es el as­pi­ran­te más jo­ven, aca­ba de cum­plir 44 años y su es­tre­lla es­tá en as­cen­so, aunque cir­cu­lan cons­tan­tes his­to­rias so­bre su com­pli­ca­da re­la­ción con la ver­dad. de emi­gran­tes de cla­se ba­ja, que con­si­guió con­ver­tir­se en el show­man me­jor pa­ga­do del mundo. Su pa­dre le di­jo: «Si quie­res vi­vir como es­ta gen­te, pue­des con­se­guir­lo». La de Rubio es la clá­si­ca his­to­ria de as­cen­so so­cial, la his­to­ria de un es­ca­la­dor que en su au­to­bio­gra­fía afir­ma: «To­da mi vi­da me he es­for­za­do por cons­truir mi pro­pio fu­tu­ro». Los pa­dres, con sus re­du­ci­dos suel­dos, re­ga­la­ron a su hi­jo una equi­pa­ción de fút­bol ame­ri­cano. Rubio les de­vol­vió el de­ta­lle des­ta­can­do en el co­le­gio y el ins­ti­tu­to pa­ra aca­bar ju­gan­do como quar­ter­back, la po­si­ción más im­por­tan­te en el cam­po, en el equi­po de la Uni­ver­si­dad de Mia­mi. En 1996 con­clu­yó De­re­cho y se con­vir­tió en el pri­mer li­cen­cia­do de la fa­mi­lia. «Ese es el sue­ño ame­ri­cano –ase­gu­ra Marco Rubio an­te su au­dien­cia, y de­ja unos ins­tan­tes pa­ra que su his­to­ria ha­ga su efec­to–. ¡Es­ta­dos Uni­dos no me de­be na­da, soy yo el que le de­be to­do a Es­ta­dos Uni­dos!». Los es­pec­ta­do­res es­tán en­can­ta­dos, ce­le­bran sus pa­la­bras con una es­truen­do­sa ova­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.