RUBIO IM­PRO­VI­SA SU DIS­CUR­SO,

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine -

no ne­ce­si­ta un te­le­prom­pter. La his­to­ria de sus pa­dres ya la ha con­ta­do mu­chas ve­ces, qui­zá de­ma­sia­das. Con el tiem­po la ha ido vol­vien­do ca­da vez más atrac­ti­va, la ha pu­li­do has­ta con­ver­tir­la en una es­pe­cie de sa­ga he­roi­ca pro­ta­go­ni­za­da por re­fu­gia­dos po­lí­ti­cos. Tras su elec­ción pa­ra el Se­na­do es­ta­dou­ni­den­se en 2010, ase­gu­ró que sus pa­dres ha­bían hui­do a Es­ta­dos Uni­dos des­pués de que Fi­del Cas­tro se hi­cie­ra con el po­der. Las his­to­rias con un tras­fon­do an­ti­co­mu­nis­ta siem­pre son bien re­ci­bi­das en es­te país, so­bre to­do en­tre la co­mu­ni­dad de cu­ba­nos exi­lia­dos re­si­den­tes en Mia­mi. Sin em­bar­go, los do­cu­men­tos de en­tra­da de­mues­tran que los pa­dres de Rubio vo­la­ron a Flo­ri­da en 1956, tres años an­tes de la Re­vo­lu­ción cu­ba­na. En aque­llos mo­men­tos, el dic­ta­dor que go­ber­na­ba la is­la, Ful­gen­cio Ba­tis­ta, era buen ami­go de Was­hing­ton. La bio­gra­fía de Marco Rubio no es una sa­ga de hé­roes, sino la pro­sai­ca his­to­ria de unos cu­ba­nos emi­gra­dos por mo­ti­vos eco­nó­mi­cos. Rubio la ha de­for­ma­do, adap­tán­do­la a sus ne­ce­si­da­des, pe­ro ha­cer­lo no le ha pa­sa­do fac­tu­ra. A los es­ta­dou­ni­den­ses les en­can­tan las his­to­rias de frie­ga­pla­tos que as­cien­den y la mez­cla de hu­mil­dad y pa­trio­tis­mo des­bor­da­do que se des­pren­de de ellas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.