Pe­que­ñas in­fa­mias

Elogio del fra­ca­so

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine - Www.xlse­ma­nal.com/car­men­po­sa­das

en el año 2012, tres ami­gos se reunie­ron en Ciu­dad de Mé­xi­co en torno a una bo­te­lla de mez­cal pa­ra ha­blar de sus fra­ca­sos. Se die­ron cuen­ta en­ton­ces de que, a pe­sar de la gran amistad que los unía, nun­ca ha­bían ha­bla­do con tan­ta fran­que­za y que co­men­tar sus ho­rri­bles me­te­du­ras de pa­ta no só­lo era te­ra­péu­ti­co, sino muy útil por­que les per­mi­tía apren­der de sus res­pec­ti­vos fias­cos. De­ci­die­ron po­ner en mar­cha las Fuc­kup Nights, unas char­las pre­sen­cia­les (o gra­ba­das) al es­ti­lo de las Ted Talks. Es­tas char­las, que du­ran de 7 a 10 mi­nu­tos, es­tán pen­sa­das pa­ra ha­blar no de éxi­tos, lo­gros, lau­re­les ni ora­cio­nes aten­di­das, sino de… mo­nu­men­ta­les fra­ca­sos. Hay quien cuen­ta, por ejem­plo, có­mo un error ti­po­grá­fi­co, una pa­la­bra mal es­cri­ta en la eti­que­ta de su ca­rí­si­mo vino ro­sa­do, lle­gó a cos­tar­le un dis­gus­to de 10.000 dó­la­res. Otro, más mo­des­ta­men­te, ex­pli­có su bri­llan­te idea de po­ner una pas­te­le­ría ¡en el por­tal con­ti­guo de una clí­ni­ca de adel­ga­za­mien­to! Un ter­ce­ro se la­men­tó de que ha­bía mon­ta­do un bar con su ami­go de to­da la vi­da, que re­sul­tó ser un hol­ga­zán de to­mo y lo­mo. Al prin­ci­pio, los res­pon­sa­bles de Fuc­kup Nights te­nían di­fi­cul­ta­des pa­ra en­con­trar vo­lun­ta­rios que qui­sie­ran con­tar sus ex­pe­rien­cias desas­tro­sas. Vi­vi­mos en un mundo en el que lo que se pre­mia es to­do lo con­tra­rio, el éxi­to ful­gu­ran­te. Uno que aho­ra pa­re­ce es­tar más cer­ca de la mano que nun­ca en la his­to­ria. Con an­te­ce­den­tes como los 35,7 mi­llo­nes de dó­la­res de pa­tri­mo­nio de Mark Zuc­ker­berg, gra­cias a la ge­nial idea de crear un club de ami­gos como Fa­ce­book, o los ca­sos de Ste­ve Jobs o Bill Ga­tes, que han re­edi­ta­do el mi­to es­ta­dou­ni­den­se de que se pue­de ha­cer una for­tu­na des­de el ga­ra­je de tu ca­sa, to­do el mundo pien­sa que es un mul­ti­mi­llo­na­rio en po­ten­cia. Y, sin em­bar­go, se cal­cu­la que en­tre las em­pre­sas pe­que­ñas que se crean, y en es­pe­cial las que tie­nen que ver con In­ter­net, el nú­me­ro de pro­yec­tos que nau­fra­gan es del 75 por cien­to, y en al­gu­nos paí­ses, del 80. No obs­tan­te, tal como ocu­rrió con los fun­da­do­res de Fuc­kup Nights, mu­chos con­si­guen sa­car ré­di­to de sus pri­me­ras me­te­du­ras de pa­ta. Ellos, por ejem­plo, se han de­di­ca­do a mon­tar di­ver­sas ase­so­rías y aho­ra es­te ti­po de en­cuen­tros se ce­le­bra en 70 ciu­da­des en más de 26 paí­ses, lo que ha lla­ma­do la aten­ción de va­rias uni­ver­si­da­des re­le­van­tes. «Na­da en­se­ña tan­to como el fra­ca­so –ex­pli­ca el res­pon­sa­ble de una em­pre­sa de ca­pi­tal ries­go que in­vier­te di­ne­ro en nue­vas ideas de jó­ve­nes em­pre­sa­rios–. De he­cho, la pri­me­ra pre­gun­ta que no­so­tros ha­ce­mos a los que bus­can nues­tra fi­nan­cia­ción –di­ce– es pre­ci­sa­men­te esa: '¿Cuán­tas ve­ces has erra­do el ti­ro?'. Si con­tes­tan que nin­gu­na, les de­ci­mos: 'Vuel­ve cuan­do ha­yas fra­ca­sa­do'». Me en­can­tan las ini­cia­ti­vas que van a con­tra­co­rrien­te, tam­bién las des­mi­ti­fi­ca­do­ras. Pien­so que, tal como se apun­ta más arri­ba, el éxi­to se ha con­ver­ti­do en una es­pe­cie de obli­ga­ción, a cual­quier pre­cio y a cos­ta de lo que sea. La pre­sión que se ejer­ce so­bre los chi­cos que sa­len de la uni­ver­si­dad, por ejem­plo, es bru­tal. Des­pués de ha­ber­los so­bre­pro­te­gi­do y mi­ma­do en­tre al­go­do­nes has­ta bien en­tra­da la vein­te­na ha­cién­do­les creer que vi­vían en Dis­ney­lan­dia, de pron­to mu­chos de ellos se en­cuen­tran con una gran ca­rre­ra, va­rios más­te­res, tres idio­mas, pe­ro mu­chas me­nos po­si­bi­li­da­des de en­con­trar em­pleo que nues­tra ge­ne­ra­ción. Por eso creo que son ne­ce­sa­rios es­tos fo­ros en los que pue­de in­ter­cam­biar­se ex­pe­rien­cia. No de arri­ba aba­jo je­rár­qui­ca­men­te, como se ha he­cho has­ta aho­ra, con

«'¿Cuán­tas ve­ces has erra­do el ti­ro?'. Si con­tes­tan que nin­gu­na, les de­ci­mos: 'Vuel­ve cuan­do ha­yas fra­ca­sa­do'»

adul­tos que cuen­tan sus ba­ta­lli­tas a unos jó­ve­nes que no se dan por alu­di­dos, sino de igual a igual, de jo­ven fra­ca­sa­do a jo­ven fra­ca­sa­do. ¿Que sue­na mal la pa­la­bra? Ahí pre­ci­sa­men­te es don­de es­tá el error. El res­pon­sa­ble de uno de es­tos fias­cos es­tre­pi­to­sos sos­tie­ne que la su­ma de ex­pe­rien­cia con análisis post mor­tem de la ini­cia­ti­va fra­ca­sa­da y ga­nas de sa­lir ade­lan­te es un tri­no­mio im­ba­ti­ble. Si a eso le uni­mos que el ha­ber me­ti­do la gam­ba es, en mu­chas em­pre­sas de ca­pi­tal ries­go con­di­ción si­ne qua non pa­ra con­se­guir fi­nan­cia­ción, ya te­ne­mos la per­fec­ta ecua­ción ga­na­do­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.