LI­BE­RA­DOS.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer -

to­do, in­clu­so la ro­pa in­te­rior de los pri­sio­ne­ros por si en ellas ha­bían es­con­di­do ob­je­tos de va­lor. Los na­zis en­con­tra­ron mon­to­nes de dia­man­tes, oro y di­ne­ro.

UNA SEN­TENC I A H I STÓRICA HA CAM­BIA­DO LAS CO­SAS.

Aunque a al­gu­nos ale­ma­nes les pa­re­ce ex­ce­si­vo en­jui­ciar a un no­na­ge­na­rio por unos crí­me­nes que qui­zá nun­ca co­me­tió di­rec­ta­men­te, la Fis­ca­lía ale­ma­na re­cuer­da la ex­tre­ma gra­ve­dad del ca­so y sub­ra­ya que el sim­ple he­cho de que Hu­bert co­la­bo­ra­ra en un pro­yec­to cri­mi­nal de ta­les di­men­sio­nes ha­ce ne­ce­sa­rio que se en­fren­te a los tri­bu­na­les de Jus­ti­cia. Du­ran­te dé­ca­das, mu­chos cri­mi­na­les na­zis han que­da­do im­pu­nes. El pro­ce­sa­mien­to de Hu­bert y de otro pu­ña­do de pre­sun­tos ex­cri­mi­na­les na­zis ha si­do po­si­ble gra­cias al jui­cio con­tra John Dem­jan­juk, en 2011, que hi­zo his­to­ria. El na­zi fue acu­sa­do de ha­ber co­la­bo­ra­do en decenas de mi­les de ase­si­na­tos en el cam­po de ex­ter­mi­nio de So­bi­bor (Po­lo­nia). Es­te ucra­niano de 91 años, que po­dría ser el te­mi­ble guar­dián co­no­ci­do como Iván el Te­rri­ble, fue con­de­na­do a cin­co años de pri­sión, aunque su muer­te me­ses des­pués im­pi­dió el en­car­ce­la­mien­to. El ca­so Dem­jan­juk mar­có un pun­to de in­fle­xión en la ju­ris­pru­den­cia ale­ma­na. Has­ta en­ton­ces so­lo po­día ha­ber una condena por crí­me­nes na­zis si se pro­ba­ba la vin­cu­la­ción di­rec­ta del impu­tado. El tri­bu­nal de Mú­nich que sen­ten­ció al ucra­niano a cin­co años de pri­sión cambió las co­sas. Y no so­lo eso. Fa­ci­li­tó la in­ves­ti­ga­ción de otros sos­pe­cho­sos. En­tre ellos, el no­na­ge­na­rio Os­kar Grö­ning, an­ti­guo miem­bro de las SS y con­ta­ble en Ausch­witz, con­de­na­do en ju­lio de 2015 a cua­tro años de pri­sión por su com­pli­ci­dad en el ase­si­na­to de 300.000 per­so­nas. Aunque Grö­ning ale­gó que él sim­ple­men­te era un pe­que­ño es­la­bón en el en­gra­na­je ase­sino, el juez Franz Kom­pisch sub­ra­yó que esa má­qui­na de la muer­te que fue Ausch­witz so­lo po­día fun­cio­nar si ca­da uno de los cien­tos de en­gra­na­jes fun­cio­na­ba con la pre­ci­sión de un re­loj. «Han trans­cu­rri­do se­ten­ta años, pe­ro aún se pue­de ha­cer jus­ti­cia», afir­mó Kom­pisch. Y re­cor­dó que las le­yes ale­ma­nas no ad­mi­ten un lí­mi­te de edad a la ho­ra de juz­gar a un ase­sino o a su cóm­pli­ce. El mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Hei­ko Maas, co­men­tó que la sen­ten­cia con­tri­buía a pa­liar el gran fra­ca­so del sis­te­ma ju­di­cial ale­mán, que so­lo ha­bía si­do ca­paz de pro­ce­sar a me­dio cen­te­nar Tres co­man­dan­tes y 6500 miem­bros de las SS ase­si­na­ron a 1.100.000 per­so­nas en Ausch­witz. El Ejér­ci­to Rojo li­be­ró a 7600 su­per­vi­vien­tes. de los mi­les de SS que ha­bían si­do cóm­pli­ces de los crí­me­nes co­me­ti­dos en los 'cam­pos de la muer­te'. Pe­ro no to­do el mundo se mos­tró tan sa­tis­fe­cho como el mi­nis­tro de Jus­ti­cia. «El men­sa­je que se es­tá en­vian­do a las víc­ti­mas es muy tris­te. La condena a Grö­ning es sim­bó­li­ca, in­sa­tis­fac­to­ria e in­su­fi­cien­te», se­ña­ló Tho­mas Walt­her, el abo­ga­do que re­pre­sen­tó los in­tere­ses de los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas. De he­cho, la sen­ten­cia no ga­ran­ti­za que el an­ciano sea en­car­ce­la­do de­bi­do a su pre­ca­rio es­ta­do de sa­lud. Pe­se a to­do, el fa­llo dic­ta­do por el juez Kom­pisch fue muy im­por­tan­te en Ale­ma­nia, ya que re­for­zó la ju­ris­pru­den­cia que ha­bía mar­ca­do la an­te­rior condena a Dem­jan­juk.

Con es­tos pro­ce­sos, el Es­ta­do ale­mán tra­ta de pa­liar el gran fra­ca­so ju­di­cial del país: so­lo han juz­ga­do a un pu­ña­do de SS, de los mi­les que hu­bo

El pro­pio abo­ga­do de las víc­ti­mas re­co­no­ció que sus clien­tes sen­tían un cier­to ali­vio al com­pro­bar que la sen­ten­cia a Grö­ning de­ja ex­pe­di­to el ca­mino pa­ra lle­var a jui­cio a otros co­la­bo­ra­do­res del Ho­lo­caus­to que to­da­vía si­guen vi­vos, como es el ca­so de Hu­bert Z. y el de otros dos an­cia­nos ale­ma­nes: Rein­hold H., de 93 años, acu­sa­do de co­la­bo­rar en el ex­ter­mi­nio de 170.000 per­so­nas en Ausch­witz; y una mu­jer de 91 años, ve­ci­na de Kiel, se­ña­la­da por la jus­ti­cia por su com­pli­ci­dad en el ase­si­na­to de 260.000 per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.