La úl­ti­ma Fron­te­ra

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine - Www.xlse­ma­nal.com/da­vid­gis­tau

una vez via­jé a Ba­ri­lo­che. Un pre­cio­so lu­gar de lagos, mon­ta­ñas y ho­te­les cons­trui­dos con ma­de­ra como in­men­sas ca­ba­ñas. Fui a una bo­da ele­gan­te, me pu­se mis cuer­nos lu­mi­no­sos de An­gus Young con el cha­qué y me be­sé con una Habs­bur­go des­pués de re­tar a un due­lo a su pri­mo –gra­cias a Dios que no fue al re­vés–, ofi­cial del ejér­ci­to aus­tria­co, por me­ter­se en la mis­ma fra­se con Es­pa­ña y con AC/DC. ¡Yo me ba­to sin du­dar­lo por am­bos! El pri­mo re­cha­zó mi de­sa­fío, in­digno de la tra­di­ción vie­ne­sa de los clu­bes due­lis­tas que de­jó una ci­ca­triz en el ros­tro de Ot­to Skor­zeny. Aunque es ver­dad que só­lo dis­po­nía­mos de te­ne­do­res y que ya em­pe­za­ban a mi­rar­nos des­de las otras me­sas. Pe­ro es­to no es el ar­gu­men­to del pre­sen­te ar­tícu­lo. De Ba­ri­lo­che me de­cep­cio­nó des­cu­brir que, ade­más de por la be­lle­za na­tu­ral, tan al­pi­na, se ca­rac­te­ri­za­ba por dos co­sas pro­sai­cas: la pro­duc­ción de cho­co­la­te y la abun­dan­cia de pi­jos por­te­ños du­ran­te la tem­po­ra­da de es­quí. Tam­bién era el des­tino ha­bi­tual de esos via­jes de es­co­la­res quin­cea­ñe­ros por los que se­ría más pro­ve­cho­so que la aza­fa­ta del avión no ex­pli­ca­ra có­mo usar el cha­le­co sal­va­vi­das, sino có­mo pre­ve­nir em­ba­ra­zos no desea­dos. A mí de ado­les­cen­te me lo ex­pli­ca­ron, y por eso, en­tre 1983 y 1987, lle­vé en­ci­ma un mis­mo pre­ser­va­ti­vo que nin­gu­na chi­ca me dio nun­ca ex­cu­sa pa­ra usar y que ter­mi­nó for­mán­do­me un re­lie­ve cir­cu­lar en la car­te­ra. Pe­ro mi con­dón caducado tam­po­co es el ar­gu­men­to del pre­sen­te ar­tícu­lo. De Ba­ri­lo­che es­pe­ra­ba otra co­sa por­que aso­cia­ba el lu­gar al mis­te­rio del Sur ar­gen­tino como su­mi­de­ro en el que se ocul­tan pa­ra siem­pre los pró­fu­gos de la his­to­ria. Lo más re­cu­rren­te es el avis­ta­mien­to de na­zis. Un ar­tis­ta de va­rié­tés ar­gen­tino, Car­los Per­cia­va­lle, se pa­só va­rios años con­tan­do en te­le­vi­sión el día en que él y la Chi­na Zo­rri­lla se en­con­tra­ron en un me­són de Ba­ri­lo­che a Adolf Hitler mien­tras me­ren­da­ba té ro­dea­do por do­ce pe­rros de ra­za do­ber­man: «Te­nía idén­ti­cos los bi­go­tes dia­bó­li­cos», di­jo. Hitler le ha­bría di­cho a la Chi­na Zo­rri­lla que era muy fan. Hay que re­cor­dar que Per­cia­va­lle tam­bién ase­gu­ra­ba con­tac­tar­se con ex­tra­te­rres­tres, por lo que su tes­ti­mo­nio tal vez sea al­go du­do­so. Pe­ro hay epi­so­dios más fia­bles como el de Erich Prieb­ke, el na­zi des­cu­bier­to en Ba­ri­lo­che cuan­do era di­rec­tor de un co­le­gio y juz­ga­do en Ro­ma por la ma­tan­za de las fo­sas Ar­dea­ti­nas cu­yo ca­dá­ver pe­re­gri­nó por Ita­lia por­que nin­gún ce­men­te­rio que­ría acep­tar­lo. Pe­ro los na­zis de Ba­ri­lo­che tam­po­co son el ar­gu­men­to del pre­sen­te ar­tícu­lo. Ten­go es­pe­cial ca­ri­ño li­te­ra­rio por otros dos pró­fu­gos que pa­sa­ron por Ba­ri­lo­che y a los que Os­val­do Soriano con­vir­tió en per­so­na­jes su­yos re­cu­rren­tes: Butch Cas­sidy y Sun­dan­ce Kid. Los asal­ta­do­res de tre­nes y ban­cos a los que vol­vie­ron fa­mo­sos Ro­bert Redford y Paul New­man. La his­to­ria de su fu­ga y de có­mo se com­pra­ron un ran­chi­to en Chu­but an­tes de vol­ver a las an­da­das es her­mo­sa por lo si­guien­te. Lle­ga­ron has­ta lo que li­te­ral­men­te era el fin del mundo perseguidos por los de­tec­ti­ves de la agen­cia Pin­ker­ton. Pe­ro tam­bién por otro mo­ti­vo: eran per­so­na­jes a caballo en­tre dos si­glos a cu­yo al­re­de­dor ago­ni­za­ba la épo­ca de la que fue­ron úl­ti­mos pro­ta­go­nis­tas. La de los outlaws de la Fron­te­ra, dis­per­sa­dos por el si­glo XX, por el fe­rro­ca­rril, por la ins­tau­ra­ción de la ley. Me gus­ta esa idea del hom­bre que bus­ca en el mundo un es­pa­cio se­me­jan­te al ori­gi­nal su­yo, con mon­ta­ñas que le re­sul­tan fa­mi­lia­res

El ca­dá­ver de Erich Prieb­ke, el na­zi des­cu­bier­to en Ba­ri­lo­che, pe­re­gri­nó por Ita­lia por­que nin­gún ce­men­te­rio que­ría acep­tar­lo

a pri­me­ra vis­ta, pa­ra im­pos­tar la vi­da que en su pro­pio mundo ya no es po­si­ble por­que es­tá ex­tin­gui­da. Ji­ne­tes que eli­gen es­tar en Ba­ri­lo­che cre­yén­do­se en Mon­ta­na y con­vir­tien­do a los em­plea­dos de un ban­co de Río Ga­lle­gos en se­cun­da­rios for­zo­sos de una es­ce­na vio­len­ta que per­te­ne­ce a otros ám­bi­tos. Pre­cio­so. Es un mo­do al­go bra­vío de re­su­mir la año­ran­za del exi­lia­do. Y, aho­ra que lo pien­so, de igual for­ma que Butch Cas­sidy y Sun­dan­ce Kid se cons­tru­ye­ron en Chu­but un ran­cho de Mon­ta­na, los na­zis es­con­di­dos de­ja­ron en Ba­ri­lo­che una se­rie de ca­ba­ñas al­pi­nas que pa­re­cían im­por­ta­das de Ba­vie­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.