Pa­ten­te de cor­so.

Una his­to­ria de Es­pa­ña (LVIII)

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Por Ar­tu­ro Pé­rez-reverte.

Una his­to­ria de Es­pa­ña (LVIII).

con Alfonso XII, que nos du­ró po­co, pues mu­rió en 1885 sien­do to­da­vía ca­si un cha­val y só­lo reinó diez años, Es­pa­ña en­tró en una eta­pa prós­pe­ra, y has­ta en lo po­lí­ti­co se con­si­guió (a cos­ta de los de siem­pre, eso sí) un equi­li­brio bas­tan­te ra­zo­na­ble. Ha­bía ne­go­cios, mi­ne­ría, fe­rro­ca­rri­les y una bur­gue­sía ca­da vez más de­fi­ni­da se­gún los mo­de­los europeos de la épo­ca. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, un es­pa­ñol po­día sa­lir de via­je al ex­tran­je­ro sin que se le ca­ye­ra la ca­ra de ver­güen­za. A to­do con­tri­buían va­rios fac­to­res que se­ría abu­rri­do de­ta­llar aquí –pa­ra eso es­tán los his­to­ria­do­res, y que se ga­nen ellos el jor­nal–, pe­ro que con­vie­ne ci­tar aunque sea por en­ci­ma. A Alfonso XII los pe­lo­tas lo lla­ma­ban el Pa­ci­fi­ca­dor, pe­ro la ver­dad es que el apo­do era ade­cua­do. El des­pa­rra­me de Cu­ba se ha­bía se­re­na­do mu­cho, la ter­ce­ra gue­rra car­lis­ta pu­so las co­sas cru­das al pre­ten­dien­te don Car­los (que tu­vo que de­cir has­ta lue­go Lu­cas y cru­zar la fron­te­ra), y has­ta el vie­jo y re­sa­bia­do ca­brón del ge­ne­ral Ca­bre­ra, des­de su exi­lio en Lon­dres, apo­yó la nue­va mo­nar­quía. Ya no ha­bría car­lis­ta­das has­ta 1936. Por otra par­te, el trono de Alfonso XII es­ta­ba ca­len­ta­do con car­bón as­tu­riano, for­ja­do con hie­rro vasco y forrado en pa­ño ca­ta­lán, pues en la pe­ri­fe­ria es­ta­ban en­can­ta­dos con él; so­bre to­do por­que la si­de­rur­gia vas­con­ga­da –aún no se de­cía eus­kal­dún– iba como un cohe­te, y la cla­se di­ri­gen­te ca­ta­la­na, en bue­na par­te fo­rra­da de pas­ta con los es­cla­vos y los ne­go­cios de una Cu­ba to­da­vía es­pa­ño­la, te­nía ase­gu­ra­do su tres por cien­to, o su no­ven­ta por cien­to, o lo que trin­ca­ra en­ton­ces, pa­ra un ra­to lar­go. Por el la­do po­lí­ti­co tam­bién iba la co­sa como una se­da pa­ra los que cor­ta­ban el ba­ca­lao, con par­la­men­ta­rios mo­nár­qui­cos fe­li­ces con el rey y par­la­men­ta­rios re­pu­bli­ca­nos que en su ma­yor par­te, tras la dis­pa­ra­ta­da ex­pe­rien­cia re­cien­te, no creían un ca­ra­jo en la re­pú­bli­ca. Todos, en fin, eran di­nás­ti­cos. Se pro­mul­gó en 1876 una Cons­ti­tu­ción (que es­ta­ría en vi­gor más de me­dio si­glo, has­ta 1931) con la que vol­vía a in­ten­tar­se la Es­pa­ña uni­ta­ria y pa­trió­ti­ca al es­ti­lo mo­derno eu­ro­peo, y se­gún la cual to­do es­pa­ñol es­ta­ba obli­ga­do a de­fen­der a la pa­tria y con­tri­buir a los gas­tos del Es­ta­do, la pro­vin­cia y el mu­ni­ci­pio. Al mis­mo tiem­po se pro­cla­ma­ba –al me­nos so­bre el pa­pel, por­que la reali­dad fue otra– la li­ber­tad de con­cien­cia, de pen­sa­mien­to y de en­se­ñan­za, así como la li­ber­tad de im­pren­ta. Y en es­te pun­to con­vie­ne re­sal­tar un he­cho de­ci­si­vo: al fren­te de los dos prin­ci­pa­les par­ti­dos, cu­yo pe­so era enor­me, se en­con­tra­ban dos po­lí­ti­cos de ex­tra­or­di­na­rias ta­lla e in­te­li­gen­cia, a los que Pe­dro Sán­chez, Ma­riano Ra­joy, Jo­sé Luis Za­pa­te­ro y Jo­sé Ma­ría Az­nar, por ci­tar só­lo a cua­tro ti­ñal­pas de aho­ra mis­mo, no val­drían ni pa­ra lle­var­les el bo­ti­jo. Cá­no­vas y Sa­gas­ta, el pri­me­ro lí­der del par­ti­do con­ser­va­dor y el se­gun­do del li­be­ral o pro­gre­sis­ta, eran dos ar­tis­tas del alam­bre que se pu­sie­ron de acuer­do pa­ra re­par­tir­se el po­der de un mo­do pa­cí­fi­co y cons­truc­ti­vo en lo po­si­ble, sal­van­do sus in­tere­ses y los de los fu­la­nos a los que re­pre­sen­ta­ban. Fue lo que se lla­mó pe­río­do (lar­go) de al­ter­nan­cia o go­bier­nos tur­nan­tes. Nin­guno de los dos cues­tio­na­ba la mo­nar­quía. Go­ber­na­ba uno du­ran­te una tem­po­ra­da co­lo­can­do a su gen­te, lue­go lle­ga­ba el otro y co­lo­ca­ba a la su­ya, y así su­ce­si­va­men­te. To­do pa­cí­fi­co y con va­se­li­na. Tú a Bos­ton y yo a Ca­li­for­nia. Eso be­ne­fi­cia­ba a mu­cho sin­ver­güen­za, cla­ro; pe­ro tam­bién pro­por­cio­na­ba es­ta­bi­li­dad y paz so­cial, ayu­da­ba a los ne­go­cios y da­ba cre­di­bi­li­dad al Es­ta­do. El problema fue que aque­llos dos in­te­li­gen­tes fu­la­nos se de­ja­ron la reali­dad fue­ra; o sea, se lo mon­ta­ron ellos so­los, ol­vi­dan­do a los nue­vos ac­to­res de la po­lí­ti­ca que iban a pro­ta­go­ni­zar el fu­tu­ro. Di­cho de otro mo­do: al re­par­tir­se el chi­rin­gui­to, la Es­pa­ña ofi­cial vol­vió la es­pal­da a la Es­pa­ña real, que ve­nía pi­dien­do a gri­tos jus­ti­cia, pan y tra­ba­jo. Por suer­te pa­ra los go­ber­nan­tes y la mo­nar­quía, esa Es­pa­ña real, re­pu­bli­ca­na y con mo­ti­vo ca­brea­da, es­ta­ba to­da­vía en man­ti­llas, tan desuni­da en plan cai­ni­ta como

Con Cá­no­vas y Sa­gas­ta, la Es­pa­ña ofi­cial vol­vió la es­pal­da a la real, que ve­nía pi­dien­do jus­ti­cia, pan y tra­ba­jo

so­le­mos es­tar­lo los es­pa­ño­les des­de los tiem­pos de Vi­ria­to. Pe­ro con pan y vino se an­da el ca­mino. A la lar­ga, las iz­quier­das emer­gen­tes, las reales, iban a con­tar con un alia­do ob­je­ti­vo: la Iglesia ca­tó­li­ca, que fiel a sí mis­ma, ce­rra­da a cuan­to olie­ra a pro­gre­so, a edu­ca­ción pú­bli­ca, a su­fra­gio uni­ver­sal, a li­ber­tad de cul­to, a di­vor­cio, a li­be­rar a las fa­mi­lias de la dic­ta­du­ra del púl­pi­to y el con­fe­so­na­rio, se opo­nía a to­da re­for­ma como ga­to pan­za arri­ba. Eso iba a en­ca­bro­nar mu­cho el pai­sa­je, ati­zan­do un fe­roz an­ti­cle­ri­ca­lis­mo y acu­mu­lan­do cuen­tas que a lo lar­go del si­guien­te me­dio si­glo iban a sal­dar­se de ma­ne­ra trá­gi­ca. [Con­ti­nua­rá].

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.