Ani­ma­les de com­pa­ñía.

El mis­te­rio Ave­lla­ne­da

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - Por Juan Ma­nuel de Pra­da.

El mis­te­rio Ave­lla­ne­da.

he­mos leí­do va­rias ve­ces el Qui­jo­te de Ave­lla­ne­da, tra­tan­do de ave­ri­guar quién fue su au­tor; una pre­ten­sión –bien lo sa­be­mos– bas­tan­te fa­tua, pues han si­do mu­chos los es­tu­dio­sos de la li­te­ra­tu­ra que han fra­ca­sa­do en el em­pe­ño. Cer­van­tes, en cam­bio, lo sa­bía per­fec­ta­men­te; pues a lo lar­go de la se­gun­da par­te del Qui­jo­te son va­rias las oca­sio­nes en que se re­fie­re des­de­ño­sa­men­te al usur­pa­dor: «No se atre­ve­rá a sol­tar más la pre­sa de su in­ge­nio –es­cri­be en el pró­lo­go– en li­bros que, en sien­do malos, son más du­ros que las pe­ñas». Pe­ro el Qui­jo­te del fin­gi­do «li­cen­cia­do Alon­so Fer­nán­dez de Ave­lla­ne­da, na­tu­ral de Tor­de­si­llas» no es más du­ro que las pe­ñas; y só­lo la com­pa­ra­ción con la obra maes­tra de Cer­van­tes pue­de in­cli­nar­nos a ca­li­fi­car­lo de «ma­lo». De­no­ta, cier­ta­men­te, una sen­si­bi­li­dad un tan­to bur­da, ten­ta­da por el hu­mor za­fio; ca­re­ce de la fi­nu­ra que per­mi­tió a Cer­van­tes tra­zar per­so­na­jes im­pe­re­ce­de­ros (que en la no­ve­la de Ave­lla­ne­da tie­nen al­go de pe­le­les ca­ri­ca­tu­res­cos); y a ve­ces abu­sa del alar­de re­tó­ri­co (que Cer­van­tes siem­pre des­de­ña­ba, sal­vo pa­ra pa­ro­diar­lo), aunque las más es­cri­be con un es­ti­lo sa­zo­na­do y sin afec­ta­ción; ha leí­do con apro­ve­cha­mien­to las obras de Cer­van­tes y co­no­ce al de­di­llo al­gu­nas par­ti­cu­la­ri­da­des de su bio­gra­fía (es­pe­cial­men­te cruel se mues­tra cuan­do se bur­la de sus mu­chos años y de su man­que­dad); y, en fin, jus­ti­fi­ca su ata­que al crea­dor del Qui­jo­te ale­gan­do que ha ofen­di­do reite­ra­da­men­te a Lo­pe de Ve­ga (de quien Ave­lla­ne­da se de­cla­ra ren­di­do ad­mi­ra­dor) y que ha he­cho «os­ten­ta­ción de si­nó­ni­mos vo­lun­ta­rios» pa­ra bur­lar­se de él (es de­cir, que Cer­van­tes ha­bría alu­di­do, o in­clu­so re­tra­ta­do, a Ave­lla­ne­da en su pri­me­ra par­te del Qui­jo­te). La sos­pe­cha de que la iden­ti­dad de Ave­lla­ne­da se ocul­te de­trás de al­guno de los per­so­na­jes de Cer­van­tes re­sul­ta muy su­ges­ti­va. Mar­tín de Ri­quer, por ejem­plo, sos­tu­vo que Ave­lla­ne­da se­ría un tal Je­ró­ni­mo de Pa­sa­mon­te (lue­go con­ver­ti­do in­ju­rio­sa­men­te por Cer­van­tes en el ga­leo­te Ginés), un sol­da­do ara­go­nés que com­ba­tió tam­bién en Le­pan­to y, como el pro­pio Cer­van­tes, su­frió cau­ti­ve­rio a ma­nos de los tur­cos, que años más tar­de de­ta­lla­ría en unas me­mo­rias es­cri­tas en un es­ti­lo muy bas­to que no ca­sa con el del Qui­jo­te apó­cri­fo. Más ve­ro­sí­mil se nos an­to­ja que Ave­lla­ne­da fue­se al­gún es­cri­tor pró­xi­mo a Lo­pe de Ve­ga, tal vez al­guno de los mu­chos poe­tas (em­pe­zan­do por los her­ma­nos Ar­gen­so­la) que for­ma­ban el sé­qui­to del con­de de Le­mos, al que Cer­van­tes pre­ten­dió (y men­di­gó) en vano in­cor­po­rar­se. No sa­be­mos cuá­les fue­ron las in­si­dias que Cer­van­tes des­li­zó con­tra Ave­lla­ne­da; en cam­bio, son evi­den­tes los agra­vios que lan­za con­tra Lo­pe, cu­ya for­ma de ha­cer co­me­dias, po­co res­pe­tuo­sa de las re­glas aris­to­té­li­cas, Cer­van­tes des­acre­di­ta tal vez por en­vi­dia. En el Qui­jo­te de Ave­lla­ne­da son va­rias las oca­sio­nes en que se en­sal­za a Lo­pe con los di­ti­ram­bos más en­cen­di­dos; y has­ta se pa­ra­fra­sean unos ver­sos su­yos en la­tín, lo que de­no­ta mu­cha y muy osa­da con­fian­za. Mu­chas ve­ces he pen­sa­do que Ave­lla­ne­da fue en reali­dad un au­tor co­lec­ti­vo, una man­co­mu­ni­dad de es­cri­to­res uni­dos en la ven­gan­za con­tra Cer­van­tes, todos ellos de­vo­tos (y has­ta la­mecu­los) de Lo­pe, en­tre los que pu­die­ra con­tar­se un jo­ven­cí­si­mo Alon­so de Cas­ti­llo So­lór­zano, que un par de dé­ca­das más tar­de se con­ver­ti­ría en uno de los más gran­des au­to­res de nues­tra pi­ca­res­ca; y que, ade­más, era na­tu­ral de Tor­de­si­llas, y con al­gún Ave­lla­ne­da en su pro­sa­pia. Pe­ro… ¿y si en­tre esos au­to­res em­bos­ca­dos fi­gu­ra­se el pro­pio Lo­pe? Sa­be­mos que Cer­van­tes y Lo­pe ha­bían si­do ami­gos y se ha­bían in­ter­cam­bia­do pi­ro­pos por es­cri­to; y que, más o me­nos ha­cia 1604, em­pe­za­ron a cru­zar­se so­ne­tos in­ju­rio­sos, has­ta que Cer­van­tes po­ne fin al in­ter­cam­bio ri­di­cu­li­zan­do a Lo­pe en el pró­lo­go del Qui­jo­te. No pa­re­ce in­ve­ro­sí­mil pen­sar que Lo­pe qui­sie­ra res­pon­der del mo­do que más po­día do­ler a Cer­van­tes: apro­ve­chán­do­se de la fa­ma de sus per­so­na­jes, per­mi­tien­do que es­cri­to­res de me­dio pelo se en­car­ga­sen de con­fec­cio­nar una no­ve­la pa­ró­di­ca que los con­vir­tie­se en bur­dos zas­can­di­les y re­ser­ván­do­se pa­ra sí mis­mo el ali­ño fi­nal de in­ju­rias y ve­ja­cio­nes al man­co y vie­jo Cer­van­tes. ¿Pu­do ocu­rrir así? Se non è ve­ro, è ben tro­va­to. Y nos con­fir­ma­ría al­go que el pro­pio Cer­van­tes afir­ma en Los tra­ba­jos de Per­si­les y Se­gis­mun­da: «No hay amis­ta­des, pa­ren­tes­cos, ca­li­da­des, ni gran­de­zas que se opon­gan al ri­gor de la en­vi­dia». No ha ha­bi­do, se­gu­ra­men­te, dos hom­bres tan gran­des como Cer­van­tes y Lo­pe; y, sin em­bar­go, el ri­gor de la en­vi­dia re­cí­pro­ca los em­pu­jó a des­pe­lle­jar­se. Pe­ro de ese en­cono bi­lio­so na­ció la se­gun­da par­te del Qui­jo­te, la más 'ex­cel­sa' obra de nues­tra li­te­ra­tu­ra, que tal vez se ha­bría que­da­do en el tin­te­ro sin el aci­ca­te 'ex­pur­ga­to­rio' de Ave­lla­ne­da.

Mu­chas ve­ces he pen­sa­do que Ave­lla­ne­da fue en reali­dad un au­tor co­lec­ti­vo, una man­co­mu­ni­dad de es­cri­to­res uni­dos con­tra Cer­van­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.