Pa­ten­te de cor­so

Im­bé­ci­les sin fron­te­ras

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Ar­tu­ro Pé­rez-reverte www.xlse­ma­nal.com/pe­rez­re­ver­te

asom­bra y a me­nu­do aco­jo­na, o por lo me­nos a mí me pa­sa, el mo­do en que la sim­ple­za más frí­vo­la, la es­tu­pi­dez más ele­men­tal, que­ri­do Wat­son, triun­fan en so­cie­dad. No se tra­ta só­lo de es­ta Es­pa­ña nues­tra, y eso tie­ne una do­ble lec­tu­ra. Creo. Por un la­do, mi­ran­do los pe­rió­di­cos, la te­le o In­ter­net, con­sue­la com­pro­bar que en to­das par­tes cue­cen ha­bas y que la gi­li­po­llez no tie­ne fron­te­ras. Que igual de ton­to pue­de ser un chino que uno de Mur­cia. Sin em­bar­go, por otra par­te eso des­co­ra­zo­na mu­cho, pues ca­da vez le de­ja a uno me­nos lu­ga­res po­si­bles don­de re­fu­giar­se cuan­do to­do aca­be por ir­se al ca­ra­jo. Como ven, hoy me desa­yuno apo­ca­líp­ti­co. Pe­ro es que hay tem­po­ra­das que lo apo­ca­lip­ti­zan –o como se di­ga– a uno. Lle­vo un tiem­po for­za­do por la pe­rra vi­da a mo­ver­me en am­bien­tes don­de el por­cen­ta­je de ton­tos por me­tro cua­dra­do es su­pe­rior a la me­dia, y eso cas­ti­ga mu­cho el hí­ga­do. Lo que más me re­vien­ta es que yo mis­mo, por im­pe­ra­ti­vos ca­si le­ga­les, me veo for­za­do a asu­mir las re­glas de es­to­li­dez ya es­ta­ble­ci­das, y no so­por­to la ca­ra de im­bé­cil que veo si me mi­ro en un es­pe­jo. Pe­ro es lo que hay. Por eso hoy me desaho­go aquí, dán­do­le a la te­cla. So­bre ton­te­rías aje­nas –las mías no se las voy a con­tar a us­te­des– les re­fie­ro la pe­núl­ti­ma. Aca­bo de re­ci­bir carta de un lec­tor afeán­do­me que use la fra­se en­fer­me­dad his­tó­ri­ca. No ya cán­cer, como cuan­do ha­ce po­co una lec­to­ra con esa do­len­cia me re­cri­mi­nó, muy des­tem­pla­da, es­cri­bir cán­cer de la so­cie­dad, o cuan­do otra, tam­bién se­ño­ra, cri­ti­có que uti­li­za­se la pa­la­bra au­tis­mo po­lí­ti­co pa­ra de­fi­nir la ca­ra de pas­ma­do, la pa­rá­li­sis fa­cial –otra en­fer­me­dad, por cier­to– con que Ma­riano Ra­joy se ha en­fren­ta­do en sus cua­tro años de le­gis­la­tu­ra, en­tre otras co­sas, a la in­sul­tan­te arro­gan­cia del ex pre­si­den­te Mas y sus com­pa­dres. Aho­ra, ese lec­tor bie­nin­ten­cio­na­do me pi­de que re­fle­xio­ne so­bre lo mal que pue­den sen­tir­se los en­fer­mos de cual­quier cla­se y es­ta­do cuan­do se to­pen, en mis tex­tos, con esa des­afor­tu­na­da ex­pre­sión: en­fer­me­dad his­tó­ri­ca, en­fer­me­dad so­cial. Lo mal­tra­ta­dos –su­pon­go que se re­fie­re a eso– que van a sen­tir­se, no ya los que tie­nen la po­ca suer­te de pa­de­cer cán­cer, sino tam­bién los dia­bé­ti­cos, los as­má­ti­cos, los alo­pé­ci­cos, los que es­tán en diá­li­sis, los que tie­nen he­mo­rroi­des o los que pi­llan un ca­ta­rro. Lo mu­cho que se van a ca­brear con­mi­go, todos ellos. La de no­ve­las que voy a de­jar de ven­der. Lo que se van a ciscar en mis muer­tos. Por cier­to. Ya que hoy ha­bla­mos de es­tu­pi­de­ces, hay una que no de­seo pa­sar por al­to, por­que se re­fie­re a mi co­le­ga y ca­ma­ra­da de ar­mas Ja­vier Ma­rías. Y hay va­rios can­ta­ma­ña­nas que han es­ta­do dán­do­le la bra­sa al rey de Re­don­da, re­pro­chán­do­le que en fe­cha re­cien­te cri­ti­ca­ra unas de­cla­ra­cio­nes de Pa­blo Igle­sias so­bre el po­si­ble en­vío de sol­da­dos es­pa­ño­les a com­ba­tir el yiha­dis­mo en Áfri­ca, en las que el lí­der de Po­de­mos ad­ver­tía «Ojo, que nues­tros sol­da­dos po­drían vol­ver en ca­jas de ma­de­ra». Y a eso res­pon­día Ja­vier, con ab­so­lu­ta sen­sa­tez, que vol­ver en ca­jas de ma­de­ra es, pre­ci­sa­men­te, uno de los in­con­ve­nien­tes na­tu­ra­les que tie­ne ser sol­da­do, des­de que el mundo y las gue­rras exis­ten; y que ob­je­tar eso es como re­co­men­dar que los bom­be­ros no apa­guen in­cen­dios por­que las lla­mas pue­den que­mar­los, o que los po­li­cías no se en­fren­ten a atra­ca­do­res ni ase­si­nos por­que los malos pue­den pe­gar­les un ti­ro. Pues, en fin. Oi­gan. Tan ló­gi­cos ra­zo­na­mien­tos han si­do vi­tu­pe­ra­dos en las re­des so­cia­les, lla­man­do a Ja­vier mi­li­ta­ris­ta, a sus años y con su cu­rrí­cu­lum, por de­cir que los sol­da­dos es­tán pa­ra ser sol­da­dos como su pro­pio nom­bre in­di­ca, no pa­ra cau­sas hu­ma­ni­ta­rias. Lo que de­mues­tra, como tan­tas otras co­sas, que ca­da vez nos ale­ja­mos más de la reali­dad real de las co­sas, pa­ra in­tro­du­cir­nos go­zo­sa­men­te en un mundo idio­ta don­de de la ob­vie­dad ha­ce­mos una no­ti­cia, y ade­más dis­cu­ti­mos so­bre ella. Ima­gi­nen un mundo en el que si, por ejem­plo, nos in­va­de un ejér­ci­to is­lá­mi­co des­de el sur o de don­de sea –lo del nor­te em­pie­za a ser po­si­ble– no po­da­mos de­fen­der­nos

Hoy me desa­yuno apo­ca­líp­ti­co. Pe­ro es que hay tem­po­ra­das e in­di­vi­duos que lo apo­ca­lip­ti­zan –o como se di­ga– a uno

por­que nues­tros lí­de­res opi­nan que ba­jo nin­gún con­cep­to de­ben mo­rir sol­da­dos en com­ba­te. O un mundo don­de no pue­dan usar­se pa­la­bras pa­ra de­fi­nir co­sas, por­que esas pa­la­bras –ocu­rre con ca­si to­das– tam­bién tie­nen lec­tu­ra pe­yo­ra­ti­va. Tex­tos, en fin, don­de sol­da­do (pro­tes­ta­rían los an­ti­mi­li­ta­ris­tas), di­vor­cio (pro­tes­ta­rían los di­vor­cia­dos), rui­na (pro­tes­ta­rían los arrui­na­dos), mu­gre (pro­tes­ta­rían los mu­grien­tos) y mi­llo­nes de otras pa­la­bras que­da­ran pros­cri­tas, pa­ra no irri­tar a na­die. Ni si­quie­ra im­bé­cil po­dría uti­li­zar­se, pa­ra no ofen­der a los mi­llo­nes de im­bé­ci­les en que nos estamos con­vir­tien­do todos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.