Are­nas mo­ve­di­zas

'Creed', una de bo­xeo

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Car­los He­rre­ra www.xlse­ma­nal.com/he­rre­ra car­los@car­los­he­rre­ra.net/www.car­los­he­rre­ra.com

me lle­gué a ver una pe­lí­cu­la de bo­xeo. Por va­rias ra­zo­nes: me gus­ta el bo­xeo, me gus­ta Sta­llo­ne y me gus­ta nor­mal­men­te lo que no le gus­ta a la crí­ti­ca es­pe­cia­li­za­da. El bo­xeo, por de­más, es po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to y bas­ta que sea así pa­ra ha­cer alar­de de mi afi­ción. Pa­sa­ría al­go pa­re­ci­do si hu­bie­se bue­nas pe­lí­cu­las de ám­bi­to tau­rino, pe­ro no hay, y las an­ti­guas que hay son re­gu­la­res; tan­to que no he vis­to a un so­lo to­re­ro pro­ta­go­ni­zan­do fil­mes que dé un so­lo pa­se en con­di­cio­nes. Cuan­do se ve al Cor­do­bés, a Miguel Ma­teo Mi­gue­lín, que fue­ron gran­des re­vo­lu­cio­na­rios, en cual­quie­ra de las cin­tas de la épo­ca, no hay ma­ne­ra de ver me­dia fae­na bien cua­ja­da: to­do son pa­ses por al­to des­pe­ga­dos y mo­vién­do­se más que la co­la de una la­gar­ti­ja. Pe­ro a lo que íba­mos. La cin­ta se lla­ma Creed y ha­ce re­fe­ren­cia al ins­tin­to de pe­lea que tie­ne un cha­val deses­truc­tu­ra­do. El bo­xeo es el que ca­na­li­za esa fuer­za ha­cia el or­den y las re­glas, ha­cia el de­por­te y el sa­cri­fi­cio, aunque sea a ba­se de dar­se hos­tias como pa­nes. Re­pre­sen­ta ser el hi­jo na­tu­ral de una vie­ja glo­ria que se en­fren­tó en su día al mí­ti­co Rocky Bal­boa y que bus­ca, des­pués de al­gu­nas pe­ri­pe­cias, el con­se­jo del per­so­na­je de Sta­llo­ne con el fin de ser en­tre­na­do por él. Has­ta ahí se pue­de con­tar. Es la sép­ti­ma en­tre­ga de la se­rie pro­ta­go­ni­za­da por el bo­xea­dor de Fi­la­del­fia; se­rie que ha te­ni­do de to­do, al­tos y ba­jos, pe­ro so­bre to­do un es­pec­ta­cu­lar éxi­to en ta­qui­lla. Lo que so­bre el pa­pel pa­re­cía un es­fuer­zo su­pino por ex­pri­mir el ar­gu­men­ta­rio de la vi­da del bo­xea­dor ita­loa­me­ri­cano ha si­do, en reali­dad, la me­jor pe­lí­cu­la del ca­si sep­tua­ge­na­rio ac­tor neo­yor­quino. Me aso­mo a las crí­ti­cas nor­mal­men­te ve­ne­no­sas de los muy con­cen­tra­dos es­pe­cia­lis­tas de ci­ne y me asom­bro con el he­cho de que no han vo­mi­ta­do en exceso an­te la per­for­man­ce bo­xís­ti­ca y dra­má­ti­ca de es­ta pe­lí­cu­la, lle­gan­do in­clu­so al­guno de ellos a va­lo­rar po­si­ti­va­men­te la in­ter­pre­ta­ción que Sta­llo­ne ha­ce de un ex­bo­xea­dor can­sa­do y en­fer­mo que to­ma la de­ci­sión de ayu­dar al hi­jo del que fue­ra su má­xi­mo ri­val. Se aven­tu­ra has­ta la can­di­da­tu­ra –con po­si­bi­li­da­des– a un Os­car. De­bo de­cir­lo, yo que afor­tu­na­da­men­te no sé na­da de ci­ne ni de sus téc­ni­cas: Syl­ves­ter Sta­llo­ne es­tá es­plén­di­do en la pe­lí­cu­la que co­pro­ta­go­ni­za con un no me­nos bueno Mi­chael B. Jor­dan. El dra­ma­tis­mo jus­to, el re­tra­to cer­te­ro y la de­ca­den­cia de­bi­da. Y el re­tra­to de los gim­na­sios, de los barrios fron­te­ri­zos, del in­fra­mun­do del bo­xeo, a pe­sar de las inevi­ta­bles ca­ri­ca­tu­ras, no es ma­lo. Evi­den­te­men­te, en to­da re­crea­ción de un com­ba­te de pro­fe­sio­na­les hay una inevi­ta­ble exa­ge­ra­ción. Si fue­ran ver­dad la mi­tad de los gol­pes que se ases­tan los pro­ta­go­nis­tas de una pe­lí­cu­la de te­má­ti­ca bo­xís­ti­ca, no aguan­ta­rían de pie ni un so­lo asal­to. En es­ta ocu­rre al­go así. Se re­crean bá­si­ca­men­te dos gran­des com­ba­tes, amén de al­gu­nos me­no­res. Los gol­pes que teó­ri­ca­men­te in­ter­cam­bian en el úl­ti­mo de ellos aca­ba­rían con la re­sis­ten­cia del mis­mo Ty­son en un par de rounds. Un com­ba­te de ver­dad es mu­cho más téc­ni­co y me­nos es­pec­ta­cu­lar, y si es así de es­pec­ta­cu­lar no lle­ga, por su­pues­to, a los quin­ce asal­tos re­gla­men­ta­rios. Pe­ro es el ci­ne, y ca­da jab, up­per­cut o cro­chet sue­na como un tra­lla­zo y sal­pi­ca como un gri­fo de­fec­tuo­so. Con to­do, di­go, tie­ne un cier­to ri­gor, es­pe­cial­men­te en lo re­fe­ren­te a la pre­pa­ra­ción y desafíos que sig­ni­fi­ca acer­car­se a lo más al­to en tan no­ble ar­te. Ni que de­cir tie­ne que me lo pa­sé en gran­de. Y me re­la­mo en la es­pe­ra de po­der pre­su­mir an­te ci­né­fi­los de con­ver­sa­ción es­pe­sa de ha­ber vis­to la pe­lí­cu­la con de­lec­ta­ción. He de­di­ca­do una tar­de a ver una en­tre­ga de la se­rie Rocky, que tan­tos mi­llo­nes de se­gui­do­res ha ate­so­ra­do a lo lar­go de dé­ca­das, en lu­gar de asis­tir a un plo­mi­zo pa­seo por el exis­ten­cia­lis­mo. Por lo que adi­vino, se­rá la pos­tre­ra apa­ri­ción de Sta­llo­ne, pe­ro se abre la fi­gu­ra de Ado­nis, el jo­ven bo­xea­dor ne­gro, pro­me­te­dor y com­pe­ten­te, que ase­gu­ra al­gu­na que otra aven­tu­ra fil­ma­da. Y no pien­so per­dér­me­la.

Se aven­tu­ra has­ta la can­di­da­tu­ra –con po­si­bi­li­da­des– a un Os­car. Syl­ves­ter Sta­llo­ne es­tá es­plén­di­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.