PAO­LA ZANCANI

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine En Portada -

"Un mos­qui­to me pi­có en un res­tau­ran­te y no he vuel­to por allí. Por mie­do, cla­ro" po­bla­ción –46 mi­llo­nes de per­so­nas– ca­re­cen de sa­nea­mien­to bá­si­co, el há­bi­to de acu­mu­lar agua en re­ci­pien­tes y el aban­dono de ba­su­ra y re­si­duos en cual­quier lu­gar es­tá de­ma­sia­do ex­ten­di­do, lo que es­ti­mu­la la expansión de los ma­les que trans­mi­te el mos­qui­to. Pe­ro eso no es to­do. La pro­pia es­truc­tu­ra de las me­ga­ló­po­lis bra­si­le­ñas fa­vo­re­ce el desa­rro­llo anual de es­tas epi­de­mias. La or­ga­ni­za­ción caó­ti­ca de es­tas ur­bes in­men­sas, con es­ca­sas zo­nas ver­des, no ayu­da pre­ci­sa­men­te a la fil­tra­ción y cir­cu­la­ción del agua de llu­via. El año pa­sa­do, con­vie­ne re­cor­dar, Bra­sil re­gis­tró la ma­yor epi­de­mia de den­gue de su his­to­ria, con 2,5 mi­llo­nes de in­fec­ta­dos. De chi­kun­gu­ña, ade­más, se pro­du­je­ron 750.000 ca­sos.

al­go úni­co –se­ña­la Ti­mer­man–, con la cir­cu­la­ción de tres virus trans­mi­ti­dos por un mis­mo vec­tor en un mis­mo país». Eso no im­pli­ca, en to­do ca­so, que el trans­mi­ta las tres do­len­cias a la vez con una so­la pi­ca­du­ra. Has­ta hoy, al me­nos, no hay cons­tan­cia de ello. Otra prue­ba de lo po­co que se sa­be del zika. No en vano, has­ta la aler­ta de la OMS, ape­nas ha­bía unos 200 artículos pu­bli­ca­dos so­bre el te­ma en re­vis­tas cien­tí­fi­cas de to­do el mundo. Una ci­fra ri­dí­cu­la com­pa­ra­da con los más de 10.000 re­fe­ren­tes al den­gue. Es al­go real­men­te no­ve­do­so. El pri­mer re­gis­tro so­bre el asun­to lo reali­zó el dia­rio Fol­ha de São Pau­lo el 1 de ma­yo de 2015 ba­jo el si­guien­te ti­tu­lar: «Do­len­cia mis­te­rio­sa in­tri­ga a los mé­di­cos en el Nor­des­te». El reportaje des­cri­bía el mal como «den­gue atí­pi­co». Des­pués re­ci­bi­ría apo­dos como «den­gue dé­bil» o «pri­ma del den­gue». Se sa­be, eso sí, que el mos­qui­to tie­ne há­bi­tos diur­nos –cir­cu­la en­tre las 9:00 y las 13:00 ho­ras–, que pi­ca en to­bi­llos y pier­nas, sin irri­tar la piel, y que ra­ra­men­te vue­la más allá de los 18 me­tros de al­tu­ra, equi­va­len­te a un sex­to pi­so. Tam­bién se sa­be que el virus fue iden­ti­fi­ca­do ini­cial­men­te en 1947, en la sel­va de Zika, en Ugan­da. Los pri­me­ros bro­tes se die­ron en re­gio­nes po­co ha­bi­ta­das y re­mo­tas de es­te país y de la Mi­cro­ne­sia y la Po­li­ne­sia, en el Pa­cí­fi­co. Es pro­ba­ble que el virus se co­la­ra en Bra­sil con el Mun­dial de 2014 o con la vi­si­ta del Pa­pa Francisco, un año an­tes, cuan­do de­le­ga­cio­nes ca­tó­li­cas de la Po­li­ne­sia vi­si­ta­ron el país. An­te es­te te­mor glo­bal, el Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal (COI) ha ase­gu­ra­do que si­gue de cer­ca la si­tua­ción pa­ra ga­ran­ti­zar la sa­lud de los atle­tas y del pú­bli­co que acu­da es­te agos­to a Río de Ja­nei­ro. El pro­pio Tho­mas Bach, pre­si­den­te del COI, sub­ra­ya que el even­to se ce­le­bra­rá en el in­vierno aus­tral, cuan­do las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas no son tan fa­vo­ra­bles al Ae­des aegy­pti en com­pa­ra­ción con las ac­tua­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.