UNA LLA­MA­DA D E TE­LÉ­FONO QUE NO LLE­GA­BA

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Medicina -

re­cha­za­ba el tras­plan­te, po­dría mo­rir. La eva­lua­ción con­clu­yó que Har­di­son era el can­di­da­to per­fec­to. Pa­ra se­guir ade­lan­te, era esen­cial un do­nan­te. De­bía ser al­guien con el mis­mo co­lor de piel y ca­be­llo que Har­di­son, mis­mo ti­po de san­gre y con una es­truc­tu­ra cra­neal si­mi­lar. De es­te mo­do, Har­di­son fue ins­cri­to en la lis­ta de es­pe­ra pa­ra tras­plan­tes de Nue­va York en agos­to de 2014. La es­pe­ra fue una tor­tu­ra pa­ra él. «Ca­da ma­ña­na, me le­van­ta­ba y pen­sa­ba: '¿Se­rá hoy?'. Y así du­ran­te me­ses», con­fie­sa. La lla­ma­da que tan­to an­sia­ba lle­gó un año des­pués. Su for­tu­na, sin em­bar­go, im­pli­ca­ba una des­gra­cia aje­na. Da­vid Ro­de­baugh era un 'lo­co' de las bi­ci­cle­tas. Su pa­sión le cos­tó la vi­da. El pa­sa­do ju­lio, co­rrien­do sin cas­co y a ve­lo­ci­dad ex­ce­si­va por un ca­rril-bi­ci su­frió un ac­ci­den­te mor­tal. Te­nía 26 años. Su ma­dre no du­dó un mo­men­to. «Da­vid ha­bría he­cho lo que fue­ra pa­ra ayu­dar», con­tes­tó cuan­do le pro­pu­sie­ron la po­si­bi­li­dad de que su hi­jo fue­ra el do­nan­te. Con la luz ver­de en el bol­si­llo, Rodríguez lla­mó a Har­di­son. «Es to­do lo que ha­bía es­ta­do es­pe­ran­do des­de ha­ce 14 años», le re­pli­có el pa­cien­te. El 14 de agos­to, dos días des­pués de la muer­te de Ro­de­baugh, Har­di­son aguar­da­ba anes­te­sia­do en una sa­la de ope­ra­cio­nes de un hospital de Man­hat­tan. En la es­tan­cia con­ti­gua ya­cía el do­nan­te. Vein­ti­séis ho­ras des­pués, el tras­plan­te de ca­ra más ex­ten­so rea­li­za­do has­ta la fe­cha, cu­brien­do el crá­neo com­ple­to y par­te del cue­llo, fue con­si­de­ra­do un éxi­to. A Har­di­son, sin em­bar­go, le que­da­ba por de­lan­te una lar­ga y dolorosa re­cu­pe­ra­ción; un ten­so pro­ce­so mar­ca­do por la ame­na­zan­te som­bra del re­cha­zo. El diez por cien­to de los pa­cien­tes so­me­ti­dos a un tras­plan­te de ca­ra, par­cial o com­ple­to, han fa­lle­ci­do. Har­di­son sa­be que pa­sa­rá el res­to de su vi­da to­man­do in­mu­no­su­pre­so­res, un po­ten­te ti­po de fár­ma­cos pa­ra tra­tar o pre­ve­nir po­si­bles re­cha­zos. «La cues­tión no es si ha­brá un re­cha­zo, sino cuán­do», ad­vier­te su ci­ru­jano. Y cuan­do eso ocu­rra, los mé­di­cos le da­rán más in­mu­no­su­pre­so­res y cru­za­rán los de­dos. Mien­tras, Har­di­son vi­ve su día a día

"Da­vid me ha he­cho un re­ga­lo ex­tra­or­di­na­rio", di­ce el bom­be­ro, que por pri­me­ra vez tras 14 años pue­de son­reír

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.