EL DÍA QUE SUS HI­JOS VIE­RON SU ROS­TRO

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Medicina -

Nue­ve se­ma­nas des­pués de la ope­ra­ción ya es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra que lo vie­ran sus hi­jos. Has­ta en­ton­ces so­lo se ha­bía co­mu­ni­ca­do con ellos por men­sa­jes de mó­vil, na­da de fo­tos. «Que­ría sa­ber de qué co­lor era su pelo, su piel, sus ojos... –enu­me­ra Ali­son, la ma­yor, con 21 años ya–. Un mi­llón de co­sas pa­sa­ban por mi ca­be­za». El pri­mer mo­men­to fue ex­tra­ño pa­ra todos, has­ta que Har­di­son abra­zó a ca­da uno de ellos y ba­jo sus es­tre­na­dos pár­pa­dos bro­ta­ron las pri­me­ras lá­gri­mas de su nue­va vi­da. Ha pa­sa­do ya me­dio año des­de el tras­plan­te, cu­yo cos­te Rodríguez ele­va al mi­llón de dó­la­res, pa­ga­do en su to­ta­li­dad por el NYU Lan­go­ne Me­di­cal Cen­ter, don­de el ci­ru­jano ejer­ce como je­fe de ci­ru­gía plás­ti­ca. La piel de Har­di­son se pa­re­ce ya a su co­lor ori­gi­nal y su pelo y su bar­ba cre­cen sin pro­ble­mas, otor­gan­do al ex­bom­be­ro el pe­que­ño pla­cer de afei­tar­se 14 años des­pués. Na­da com­pa­ra­ble, en to­do ca­so, a la sa­tis­fac­ción de su pri­mer pa­seo en so­li­ta­rio. «Me sen­tí una per­so­na más, na­die me mi­ra­ba, nin­gún ni­ño se asus­ta­ba al ver­me –re­me­mo­ra con la voz en­tre­cor­ta­da–. Es... es muy emo­cio­nan­te re­cu­pe­rar al­go así». Y to­do gra­cias a un jo­ven aman­te de las bi­cis, que lo ha he­cho po­si­ble. «Él y su fa­mi­lia me han da­do es­te in­creí­ble re­ga­lo», sub­ra­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.