Pa­ten­te de cor­so

Una his­to­ria de Es­pa­ña (LIX)

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Ar­tu­ro Pé­rez-reverte www.xlse­ma­nal.com/pe­rez­re­ver­te

alfonso XII pal­mó jo­ven y de tu­bercu­losis. De­ma­sia­do pron­to. Tu­vo el tiem­po jus­to pa­ra ha­cer­le un ca­cho­rri­llo a su se­gun­da esposa, Ma­ría Cris­ti­na de Aus­bur­go, an­tes de de­cir adiós, mu­cha­chos. Se mu­rió con só­lo 28 ta­cos de al­ma­na­que de­jan­do de­trás a una re­gen­te viu­da y pre­ña­da, a Cá­no­vas y Sa­gas­ta al­ter­nán­do­se en el po­der con su cho­teo par­la­men­ta­rio de com­pa­dres de ne­go­cio, y a una Es­pa­ña de in­jus­ti­cia so­cial, ale­ja­da de la vi­da pú­bli­ca y to­da­vía dé­bil­men­te na­cio­na­li­za­da, muy por de­ba­jo de un ni­vel edu­ca­ti­vo digno, so­me­ti­da a las ten­sio­nes im­pues­tas por un Ejér­ci­to he­cho a de­ci­dir se­gún su arro­gan­te vo­lun­tad, una oli­gar­quía eco­nó­mi­ca que iba a lo su­yo y una Iglesia ca­tó­li­ca acos­tum­bra­da a mo­jar en to­das las sal­sas, con­tro­lan­do vi­das, con­cien­cias y edu­ca­ción es­co­lar des­de púl­pi­tos y con­fe­so­na­rios. El Es­ta­do, in­ca­paz de man­te­ner un sis­te­ma de­cen­te de en­se­ñan­za na­cio­nal –de ahí la fra­se «pa­sa más ham­bre que un maes­tro de es­cue­la»–, de­ja­ba en ma­nos de la Iglesia una gran par­te de la edu­ca­ción, con los re­sul­ta­dos que eran de es­pe­rar. No era co­sa, ojo, de for­mar bue­nos ciu­da­da­nos, sino bue­nos ca­tó­li­cos. Dios por en­ci­ma del cé­sar. Y así, en­tre flo­res a Ma­ría y ro­sa­rios ves­per­ti­nos, a bue­na par­te de los ni­ños es­pa­ño­les que te­nían la suer­te de po­der ac­ce­der a una edu­ca­ción se les iba la pól­vo­ra en sal­vas, muy le­jos de los prin­ci­pios de de­mo­cra­cia, li­ber­tad y dig­ni­dad na­cio­nal que ha­bían echa­do sus dé­bi­les raí­ces en el li­be­ra­lis­mo del Cá­diz de La Pe­pa. De ese mo­do, ta­ci­ta a ta­ci­ta de ci­cu­ta tra­se­ga­da con de­sola­do­ra irres­pon­sa­bi­li­dad, los es­pa­ño­les ( «Son es­pa­ño­les los que no pue­den ser otra co­sa», ha­bía bro­mea­do Cá­no­vas con muy ma­la som­bra) vol­vía­mos a que­dar­nos atrás res­pec­to a la Eu­ro­pa que avan­za­ba ha­cia la mo­der­ni­dad. In­ca­pa­ces, so­bre to­do, de uti­li­zar nues­tra va­ria­da y es­pec­ta­cu­lar his­to­ria, los he­chos y lec­cio­nes del pa­sa­do, pa­ra ar­ti­cu­lar en torno a ellos pa­la­bras tan ne­ce­sa­rias en esa épo­ca como for­ma­ción pa­trió­ti­ca, so­cia­li­za­ción po­lí­ti­ca e in­te­gra­ción na­cio­nal. Nues­tro pa­trio­tis­mo –si po­de­mos lla­mar­lo de esa ma­ne­ra–, tan­to el ge­ne­ral como el par­ti­cu­lar de ca­da pa­tria chi­ca, re­sul­ta­ba po­pu­la­che­ro y ba­ra­to, tan ele­men­tal como el me­ca­nis­mo de un so­na­je­ro. Es­ta­ba he­cho de fol­klo­re y sen­ti­mien­tos, no de razón; y era ma­ni­pu­la­ble, por tan­to, por cual­quier es­pa­bi­la­do. Por cual­quier sin­ver­güen­za con ta­len­to, la­bia o re­cur­sos. A eso hay que aña­dir una pren­sa a ve­ces se­ria, aunque más a me­nu­do par­ti­dis­ta e irres­pon­sa­ble. Al otro la­do del ta­pe­te, sin em­bar­go, ha­bía bue­nas ba­zas. Una so­cie­dad bur­gue­sa bu­llía, vi­va. La pin­tu­ra his­tó­ri­ca se ha­bía pues­to de mo­da, y la li­te­ra­tu­ra pe­ne­tra­ba en mu­chos ho­ga­res me­dian­te no­ve­las na­cio­na­les o tra­du­ci­das que se con­ver­tían en ver­da­de­ros best-se­llers. In­clu­so se ha­bía em­pe­za­do a edi­tar la mo­nu­men­tal Bi­blio­te­ca de Au­to­res Es­pa­ño­les. Ha­bía avi­dez de lec­tu­ra, de ins­truc­ción y de me­mo­ria. De co­no­ci­mien­tos. Los obre­ros –al­gu­nos de ellos– leían ca­da vez más, y pron­to se iba a no­tar. Sin em­bar­go, eso no era su­fi­cien­te. Fal­ta­ba áni­mo ge­ne­ral, fal­ta­ba sen­ti­do co­mún co­lec­ti­vo. Fal­ta­ban, so­bre to­do, cul­tu­ra y edu­ca­ción. Fal­ta­ba po­lí­ti­ca pre­vi­so­ra y de­cen­te a me­dio y lar­go pla­zo. Como mues­tra elo­cuen­te de esa de­sidia y au­sen­cia de vo­lun­tad po­de­mos re­cor­dar, por ejem­plo, que mien­tras en las es­cue­las fran­ce­sas se leía obli­ga­to­ria­men­te el pa­trió­ti­co li­bro Le tour de Fran­ce par deux en­fants (1877) y en Ita­lia la de­li­cio­sa Cuo­re de Ed­mun­do d’ami­cis (1886), el con­cur­so con­vo­ca­do (1921) en Es­pa­ña pa­ra ela­bo­rar un Li­bro de la Pa­tria des­ti­na­do a los es­co­la­res que­dó de­sier­to. Con­tra to­da esa apa­tía, sin em­bar­go, se al­za­ron vo­ces in­te­li­gen­tes de­fen­dien­do nue­vos mé­to­dos edu­ca­ti­vos de ca­rác­ter li­be­ral pa­ra for­mar ge­ne­ra­cio­nes de ciu­da­da­nos es­pa­ño­les cul­tos y res­pon­sa­bles. La cla­ve, se­gún es­tos in­te­lec­tua­les, era que nun­ca ha­bría me­jo­ras eco­nó­mi­cas en Es­pa­ña sin una me­jo­ra pre­via de la edu­ca­ción. Di­cho en cor­to, que de na­da va­le una ur­na si el que me­te el vo­to en ella es anal­fa­be­to, y que con mu­las de va­ras, ove­jas pa­si­vas o cer­dos sa­tis­fe­chos en lu­gar de

Con mu­las de va­ras, ove­jas pa­si­vas o cer­dos sa­tis­fe­chos en lu­gar de ciu­da­da­nos, no hay quien sa­que un país ade­lan­te

ciu­da­da­nos, no hay quien sa­que un país ade­lan­te. Todos esos es­fuer­zos rea­li­za­dos por in­te­lec­tua­les hon­ra­dos, que fue­ron di­ver­sos y com­ple­jos, iban a pro­lon­gar­se du­ran­te la re­gen­cia de Ma­ría Cris­ti­na, el rei­na­do de Alfonso XIII y la Se­gun­da Re­pú­bli­ca has­ta la tra­ge­dia de 1936-39. Y bue­na par­te de esos mis­mos in­te­lec­tua­les aca­ba­ría pa­gán­do­lo, a la lar­ga, con el exi­lio, con la pri­sión o con la vi­da. La vie­ja y tur­bia Es­pa­ña, pró­di­ga en ren­co­res, nun­ca ol­vi­da sus ajus­tes de cuen­tas. Pe­ro no ade­lan­te­mos tra­ge­dias, pues has­ta ésas que­da­ban otras, y no po­cas, por ma­te­ria­li­zar­se to­da­vía. [Con­ti­nua­rá].

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.