Are­nas mo­ve­di­zas

Pa­seo de vi­nos por Te­ne­ri­fe

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Car­los He­rre­ra www.xlse­ma­nal.com/he­rre­ra car­los@car­los­he­rre­ra.net/www.car­los­he­rre­ra.com

un pa­seo por la is­la de Te­ne­ri­fe, Nor­te y Sur, de­ja un buen sa­bor de bo­ca. Sa­bi­do es que la pa­pa ne­gra es un ex­clu­si­vo te­so­ro ca­na­rio que pue­de ase­me­jar­se a una tru­fa ama­ri­lla. Sa­bro­sa como po­cas, de pe­que­ño ta­ma­ño –no al­can­za una nuez–, de­bi­da­men­te arru­ga­da en coc­ción con mu­cha sal, mez­cla­da con el pro­di­gio­so mo­jo rojo, su­po­ne un re­ga­lo inigua­la­ble. Es di­fí­cil en­con­trar­la en la pe­nín­su­la: tal vez en la Bo­que­ría bar­ce­lo­ne­sa o en el ma­dri­le­ño Gold Gour­met del gran Luis Pa­che­co. En Santa Cruz, en cam­bio, uno da con ella fá­cil­men­te en el de­li­cio­so y neo­co­lo­nial mer­ca­do de La Re­co­va, mer­ca­do de Nues­tra Se­ño­ra de Áfri­ca, don­de se des­pa­cha con en­vi­dia­ble nor­ma­li­dad. Pa­ra los afi­cio­na­dos ob­se­si­vos a tal de­li­cia, ver­las de for­ma abun­dan­te en un par de pues­tos o tres nos su­po­ne eso, en­vi­dia inevi­ta­ble. En La Re­co­va, por de­más, uno pue­de de­te­ner­se en la tra­se­ra del pues­to de pes­ca­do de Ni­co­me­des y sa­bo­rear los pe­ces úni­cos que dan aque­llas aguas. Un vino y unas vian­das li­ge­ras es una bue­na pa­ra­da a me­dia ma­ña­na. Sa­bi­do es tam­bién que sien­to de­bi­li­dad por El Co­to de An­to­nio, el lu­gar que di­ri­ge Car­los Pa­drón, en el que con­fec­cio­nan el me­jor mo­jo de la is­la. Con esas pa­pas y ese mo­jo, uno no ne­ce­si­ta mu­chas co­sas más. Ya que en­tran, no dejen de sa­bo­rear el cher­ne, pes­ca­do blan­co ca­na­rio pri­mo her­mano del me­ro que re­sul­ta el gran or­gu­llo de los pes­ca­de­ros is­le­ños. Jo­sé Car­los Ma­rre­ro, em­ba­ja­dor de la gas­tro­no­mía ca­na­ria (Gas­troca­na­rias es su apli­ca­ción pa­ra mó­vi­les que le di­ce dón­de co­mer en ca­da mo­men­to, se en­cuen­tre don­de se en­cuen­tre), siem­pre me des­cu­bre al­gún rin­cón inusi­ta­do. Inusi­ta­do pa­ra mí, cla­ro, no pa­ra ellos. La no­che de un vier­nes me acer­có has­ta San An­drés, a la ve­ra de la ca­pi­tal, don­de una jo­ven pa­re­ja – ga­lle­go y ca­ta­la­na– ro­za el pri­mor con la fau­na pis­cí­co­la de Te­ne­ri­fe. Se lla­ma La Po­sa­da del Pez y me ofre­cie­ron un par de per­las inol­vi­da­bles. Pre­vio a esa no­che me de­jé caer por otro de los tem­plos más que agra­da­bles de la ciu­dad, jus­to fren­te al inigua­la­ble ho­tel Men­cey, en la ron­da que has­ta ha­ce po­co lle­va­ba el nom­bre de Fran­co y que aho­ra por­ta el de la ciu­dad: Sa­gra­rio. Ella es de raíz cas­te­lla­na y com­bi­na con per­fec­ta ar­mo­nía la so­brie­dad me­se­ta­ria con la mar ca­na­ria. Una sim­ple pe­ro per­fec­ta y pe­que­ña lan­gos­ta ti­ner­fe­ña es su­fi­cien­te pa­ra no desear nin­gu­na co­sa más. Los vi­nos ca­na­rios, por de­más, es­tán rom­pien­do en ca­li­dad ex­tra­or­di­na­ria. Vie­jas va­rie­da­des y bue­nos enó­lo­gos es­tán ha­cien­do ma­ra­vi­llas. No de­ben per­der­se Can, vino de La Oro­ta­va, gra­na­te os­cu­ro, ele­gan­te com­bi­na­ción de lis­tán y vi­ja­rie­go, den­so en bo­ca, per­sis­ten­te, que ya ha­bía co­no­ci­do en an­te­rio­res idas y que me re­afir­mó en mi gus­to. Me pro­por­cio­nó un par de ra­tos de pla­cer úni­co una bo­de­ga de San Miguel de Abo­na, sue­lo vol­cá­ni­co, in­ten­si­dad des­me­di­da, que tra­ba­ja de for­ma or­fe­bre la uva ba­bo­so ne­gro: Al­tos de Tre­ve­jo, con al­go de sy­rah, y Tre­ve­jos, ex­clu­si­va­men­te ba­bo­so, son dos vi­nos de fac­tu­ra so­ber­bia. Bús­quen­los, pí­dan­los, bé­ban­los. Ya sa­brán de­cir­me. Un pa­seo por el sur, aho­ra en tem­po­ra­da al­ta, y lleno has­ta la ban­de­ra de ale­ma­nes, fran­ce­ses, bri­tá­ni­cos pas­ma­dos de que a tres ho­ras de avión uno pue­da pa­sear en man­ga cor­ta, ba­ñar­se en las Amé­ri­cas o en El Du­que, co­mer en La Ca­le­ta, el pue­blín que cie­rra un lar­go pa­seo

Los vi­nos ca­na­rios es­tán rom­pien­do en ca­li­dad ex­tra­or­di­na­ria. Vie­jas va­rie­da­des y bue­nos enó­lo­gos es­tán ha­cien­do ma­ra­vi­llas

des­de Los Cris­tia­nos, es una for­ma ex­ce­len­te de pa­sar un fin de semana. De­be­ría ser más eco­nó­mi­co via­jar des­de la pe­nín­su­la has­ta cual­quier is­la ca­na­ria, pe­ro esa es otra. No dejen de vi­si­tar Las Aguas, el magnífico res­tau­ran­te de Brau­lio Si­man­cas en el ho­tel Bahía del Du­que. Y que les sir­va un tin­to de La Pal­ma, Ne­gra­moll, de la bo­de­ga Matías i To­rres, a la al­tu­ra del me­jor. Y un blan­co de La Gomera, Pai­sa­je de las Is­las, uva fo­ras­te­ra blan­ca, que es lo me­jor que he pro­ba­do en los úl­ti­mos años. Y pa­ro aquí por­que ya no me que­da si­tio. Con­ti­nua­rá…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.