DOS ME­SES

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Fauna -

Da­mo­cles de una es­pe­cie en pe­li­gro de ex­tin­ción. Dis­pues­tos a sal­var al ani­mal que es­tá con­si­de­ra­do como un Te­so­ro Na­cio­nal en el país, Chi­na co­men­zó un am­bi­cio­so pro­gra­ma de cría en cau­ti­vi­dad. Las hem­bras so­lo es­tán en ce­lo 72 ho­ras al año, den­tro de las cua­les tan so­lo en­tre 12 y 24 ho­ras son fér­ti­les. Los ma­chos, por su par­te, de­ben aco­plar­se de una for­ma com­pli­ca­da de­bi­do al pe­que­ño ta­ma­ño de su pe­ne y a la di­fi­cul­tad de en­con­trar a la hem­bra dis­pues­ta. Como con­se­cuen­cia, el apa­rea­mien­to aca­ba mu­chas ve­ces en pe­li­gro­sas pe­leas en las que los pre­ten­dien­tes pue­den sa­lir mal pa­ra­dos. Pa­ra op­ti­mi­zar to­do es­te pe­no­so pro­ce­so, en el Cen­tro de Re­pro­duc­ción co­men­za­ron a fer­ti­li­zar ar­ti­fi­cial­men­te a las hem­bras y a se­guir sus em­ba­ra­zos de for­ma que todos los ca­cho­rros tu­vie­ran una opor­tu­ni­dad de vi­vir. Des­de su crea­ción, en 1987, en el cen­tro han na­ci­do ca­si 200 pan­das. Otros 100 han na­ci­do en cen­tros si­mi­la­res re­par­ti­dos en el área na­tu­ral de dis­tri­bu­ción de los pan­das.

SI­GUEN LOS PRO­BLE­MAS

Pe­ro el pro­gra­ma no es­ta­rá com­ple­to has­ta que no se con­si­ga que es­tos osos na­ci­dos en cau­ti­vi­dad sean ca­pa­ces de vi­vir en su am­bien­te na­tu­ral. Y es­to to­da­vía no se ha con­se­gui­do. Pa­ra que no ad­quie­ran de­pen­den­cia de los hu­ma­nos, los in­ves­ti­ga­do­res han idea­do una ex­tra­ña me­di­da. Los cui­da­do­res que atien­den a ca­da ca­cho­rro van ves­ti­dos de oso panda con un dis­fraz que, a pri­me­ra vis­ta, pa­re­ce más pro­pio de un car­na­val. En teo­ría es la ma­ne­ra de que los pe­que­ños pan­das no re­la­cio­nen sus cui­da­dos y ali­men­ta­ción con los se­res hu­ma­nos. Pe­ro mu­chos se pre­gun­tan có­mo pue­de un oso, cu­yo ol­fa­to es­tá muy desa­rro­lla­do, con­fun­dir a cui­da­do­res dis­fra­za­dos que no de­jan de ha­blar en chino con sus con­gé­ne­res cua­drúpe­dos. Pa­ra intentar me­jo­rar el en­ga­ño, los su­fri­dos cui­da­do­res se ro­cían de pis de panda, pe­ro, a te­nor de los re­sul­ta­dos, no pa­re­ce que el sa­cri­fi­cio va­ya a me­re­cer la pe­na. Tal y como le pa­só al pri­mer oso pues­to en li­ber­tad, la su­per­vi­ven­cia de los ca­cho­rros del cen­tro no so­lo de­pen­de de la co­mi­da. Los pan­das son te­rri­to­ria­les y so­li­ta­rios. Cuan­do se suel­ta uno de es­tos jó­ve­nes osos, ne­ce­si­ta ha­cer­se en un área del bos­que don­de no ha­ya otros pan­das que ma­ten al re­cién lle­ga­do. Pe­ro Chi­na es­tá ta­lan­do sus bos­ques de ma­ne­ra ace­le­ra­da y los cien­tí­fi­cos te­men que to­do es­te exi­to­so pro­gra­ma de re­pro­duc­ción se que­de en na­da. So­lo si los pan­das tie­nen es­pa­cio su­fi­cien­te y no se ven obli­ga­dos a dis­pu­tár­se­lo con otros osos, ten­drán una opor­tu­ni­dad.

Los osos de­ben apren­der a en­fren­tar­se a otros ma­chos, lo cual no re­sul­ta muy fá­cil de en­se­ñar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.