La mi­se­ri­cor­dia cer­van­ti­na (II)

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Ma­nuel de Pra­da www.xlse­ma­nal.com/pra­da www.juan­ma­nuel­de­pra­da.com

na­die po­drá du­dar que Cer­van­tes gus­ta de mi­rar con ca­ri­dad a quie­nes han si­do des­pre­cia­dos, va­pu­lea­dos y arro­ja­dos a los már­ge­nes; pe­ro es­ta mi­ra­da mi­se­ri­cor­dio­sa nun­ca es de­li­cues­cen­te ni posture­ra. Lo com­pro­ba­mos, por ejem­plo, con el per­so­na­je del mo­ris­co Ri­co­te, ve­cino de San­cho, con el que el es­cu­de­ro se en­cuen­tra al aban­do­nar mohíno la ín­su­la Ba­ra­ta­ria (ca­pí­tu­lo LIV, par­te II). Te­ner el cua­jo de dar pro­ta­go­nis­mo (¡y to­mar par­ti­do por él!) a un mo­ris­co que ha en­tra­do dis­fra­za­do de pe­re­grino en Es­pa­ña, cuan­do Fe­li­pe III aca­ba de dic­tar (en 1609 y 1613) sen­dos edic­tos de ex­pul­sión con­tra ellos, de­mues­tra que en efec­to Cer­van­tes es un es­cri­tor de una hu­ma­ni­dad pri­vi­le­gia­da, pues só­lo los hom­bres de au­tén­ti­co tem­ple se in­cli­nan ha­cia el dé­bil y el per­se­gui­do. Ri­co­te, como otros mu­chos mo­ris­cos, ha te­ni­do que sa­lir («con jus­ta razón», pre­ci­sa, pues con­si­de­ra que man­te­ner a los mo­ris­cos era «te­ner los enemi­gos den­tro de ca­sa») al des­tie­rro de­jan­do aban­do­na­do cuan­to po­seía; y, des­pués de en­trar en Fran­cia, pa­sar a Ita­lia y lle­gar has­ta Ale­ma­nia, ha de­ci­di­do vol­ver a Es­pa­ña, de­jan­do a su fa­mi­lia en Ber­be­ría, por­que –y la afir­ma­ción, pues­ta en la­bios de un exi­lia­do, nos emo­cio­na– «es dul­ce el amor de la pa­tria». Pe­ro la mi­se­ri­cor­dia cer­van­ti­na na­da tie­ne que ver con la fi­lan­tro­pía hi­po­cri­to­na de nues­tra épo­ca, que ama a la Hu­ma­ni­dad (y cuel­ga car­te­li­tos de la fa­cha­da de los ayun­ta­mien­tos, dan­do la bien­ve­ni­da a los «re­fu­gia­dos») y des­pre­cia al hom­bre en par­ti­cu­lar; y lo com­pro­ba­mos cuan­do, des­pués de ex­po­ner su tri­bu­la­ción, Ri­co­te es­pe­ci­fi­ca que «la Ri­co­ta mi hi­ja y Fran­cis­ca Ri­co­ta, mi mu­jer, son ca­tó­li­cas cris­tia­nas; y aunque yo no lo soy tan­to, to­da­vía ten­go más de cris­tiano que de mo­ro, y rue­go siem­pre a Dios me abra los ojos del en­ten­di­mien­to y me dé a co­no­cer có­mo le ten­go de ser­vir». Cer­van­tes, pues, se com­pa­de­ce de Ri­co­te por­que ama la pa­tria y se ha con­ver­ti­do a la fe ca­tó­li­ca. Y el mis­mo amor que Cer­van­tes mues­tra a Ri­co­te lo mues­tra por la mora Zo­rai­da: pe­ro su mi­se­ri­cor­dia no es abs­trac­ta, sino que se en­car­na en las cir­cuns­tan­cias con­cre­tas de ca­da hom­bre; y a Zo­rai­da, como a Ri­co­te, Cer­van­tes los aco­ge amo­ro­sa­men­te por­que an­tes se han con­ver­ti­do. Es­ca­mo­tear es­te he­cho fun­da­men­tal cons­ti­tu­ye una mis­ti­fi­ca­ción de la peor ca­la­ña. Tam­bién lo es pre­sen­tar a Cer­van­tes como un «fe­mi­nis­ta pio­ne­ro» que se apia­da de Marcela, la be­lla y es­qui­va pas­to­ra, in­sen­si­ble a to­da se­duc­ción y cau­san­te in­di­rec­ta de la muer­te del jo­ven es­tu­dian­te Gri­sós­to­mo (ca­pí­tu­los XII, XIII y XIV, par­te I). Todos re­cor­da­mos el dis­cur­so de Marcela, por ser uno de los pa­sa­jes más su­bli­mes y con­mo­ve­do­res de la no­ve­la, en el que de­fien­de su de­re­cho a re­cha­zar a sus pre­ten­dien­tes y «po­der vi­vir li­bre» en la so­le­dad de los cam­pos, sin te­ner que so­por­tar que la cul­pen sus pre­ten­dien­tes des­pe­cha­dos. Al lec­tor in­ge­nuo (y al ma­lan­drín) ta­les ar­gu­men­tos le pa­re­ce­rán no­ve­do­sos, pe­ro lo cier­to es que Cer­van­tes no ha­ce sino re­pe­tir lo que po­de­mos leer en los Diá­lo­gos de León He­breo o en los tra­ta­dos de Mar­si­lio Fi­cino. Marcela no es, des­de lue­go, una mu­jer con­ven­cio­nal; pe­ro Cer­van­tes no le de­di­ca una ha­gio­gra­fía, sino que nos mues­tra a una mu­jer al­go fría que –como ella mis­ma ad­mi­te– «ni quie­ro ni abo­rrez­co a na­die», una mu­jer que, sin lle­gar a ser mal­va­da, pre­fie­re la so­le­dad a la vi­da en so­cie­dad (y que, in­clu­so, se de­la­ta como una nar­ci­sis­ta, pues ce­le­bra su be­lle­za so­la y gus­ta de con­tem­plar su re­fle­jo en los arro­yos). Tam­po­co es la «mu­jer in­de­pen­dien­te» que al­gu­nos pre­ten­den: huér­fa­na des­de ni­ña, de su tu­te­la se en­car­ga un tío su­yo… ¡sa­cer­do­te!, que ha per­mi­ti­do que su so­bri­na per­ma­nez­ca sol­te­ra y en nin­gún mo­men­to la ha obli­ga­do a acep­tar a tal o cual pre­ten­dien­te. Y es que el tío sa­cer­do­te es hom­bre que en­tien­de que la li­ber­tad exi­ge res­pon­sa­bi­li­dad; y Marcela, al acep­tar las di­fi­cul­ta­des de su vi­da so­li­ta­ria y agres­te, no ha­ce sino acep­tar las consecuencias de la de­ci­sión que ha to­ma­do. No pi­de Marcela que le sub­ven­cio­nen la sol­te­ría, ni pro­cla­ma su de­re­cho a te­ner hi­jos sin pa­dre, arras­trán­do­los a su vi­da so­li­ta­ria y agres­te, ni pre­ten­de go­zar de las ven­ta­jas de la vi­da so­cial en su apar­ta­mien­to,

Cer­van­tes no es un mi­se­ri­cor­dio­so a la vio­le­ta, tan só­lo nos mues­tra con lu­ci­dez que el ejer­ci­cio de la li­ber­tad es un ac­to res­pon­sa­ble

como ha­ría el fe­mi­nis­mo de ho­ga­ño, sino que ape­chu­ga con las consecuencias de su de­ci­sión. Cer­van­tes no es un mi­se­ri­cor­dio­so a la vio­le­ta, tan só­lo nos mues­tra con lu­ci­dez que el ejer­ci­cio de la li­ber­tad es un ac­to res­pon­sa­ble que re­quie­re asu­mir las consecuencias de una de­ci­sión, que en el ca­so de Marcela in­clu­yen la in­com­pren­sión de mu­chos y una vi­da ás­pe­ra que ima­gi­na­mos lle­na de zo­zo­bras y vi­ci­si­tu­des ad­ver­sas. Y aún nos que­da re­fe­rir­nos al epi­so­dio de los ga­leo­tes, tal vez el más es­pi­no­so del Qui­jo­te, don­de la mi­se­ri­cor­dia cer­van­ti­na pa­re­ce re­be­lar­se con­tra la jus­ti­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.