Luis de Luis, Sa­cro­mon­te

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Car­los He­rre­ra www.xlse­ma­nal.com/he­rre­ra car­los@car­los­he­rre­ra.net/www.car­los­he­rre­ra.com

aG­ra­na­da le sien­ta el frío como un guan­te. Como si so­pla­se el vien­to ca­pri­cho­so caí­do des­de la cum­bre nevada que se con­tem­pla a me­dia tar­de des­de la la­de­ra del Se­rra­llo. Como si el asom­bro­so ca­pri­cho de ci­pre­ses que se le adi­vi­na en su par de ote­ros in­vi­ta­se a un in­ne­ga­ble re­co­gi­mien­to. Un ci­ga­rro pu­ro don­de Eduar­do, Fu­sión Pa­sión, y una subida por Re­co­gi­das, ca­mino de un vino en Ca­sa En­ri­que y de unas al­ca­cho­fas en el Asa­dor Real de Cas­ti­lla. Una pa­ra­da en El Men­ti­de­ro pa­ra so­la­zar­se con las co­sas de Chi­co y un des­tino, como siem­pre, en La Ta­na, don­de Je­sús pue­de que ten­ga la tor­ti­lla de pa­ta­tas su­bli­me que con­fec­cio­na su ma­dre al­gu­nas tar­des. Suban has­ta el mi­ra­dor de San Ni­co­lás –o aún me­jor: el de San Cris­tó­bal– y véan­la a sus pies, re­cor­dan­do aque­llo que can­ta­ba Car­los (¡qué Car­los va a ser!) acer­ca de la úni­ca sa­li­da que te­nía Gra­na­da: por las estrellas. Y lue­go ba­jen des­pa­cio, aso­mán­do­se a los cár­me­nes, ro­bán­do­les su vis­ta, tre­pan­do sus pa­re­des, ba­jan­do sus es­ca­lo­nes, has­ta caer por la Ca­te­dral y por la ba­rra de Cu­ni­ni, don­de la en­sa­la­di­lla se ha­ce te­so­ro de aquel mo­ro que llo­ró des­con­so­la­da­men­te mien­tras re­co­gía sus co­sas ca­mino del peor de los des­tie­rros. Un par de días en Gra­na­da, unas sa­la­di­llas del quios­qui­llo de la pla­za de Ma­ria­na Pi­ne­da, pan de Al­fa­car con el ras­tro au­tén­ti­co de la le­ña en su ba­je­ra, unos pio­no­nos en Ló­pez Mez­qui­ta, unos vi­nos en La Bo­ti­lle­ría, un pes­cao fri­to en Los Dia­man­tes y una me­sa re­don­da en Los San­tan­de­ri­nos, ex­ce­len­cia de las ex­ce­len­cias… Unas cro­que­tas de ra­bo de to­ro en Las Ti­na­jas, un co­chi­ni­llo en el Asa­dor de Cu­rro, ca­mino del pro­di­gio per­ma­nen­te de La Ru­ta del Ve­le­ta y to­do lo que quie­ra ser­vir ese en­cla­ve de per­fec­ción que es FM, don­de va a pa­rar el me­jor pes­ca­do de Motril pa­ra que Francisco y Rosa lo bor­den en sus po­cos me­tros cua­dra­dos… Nos­tal­gia del Se­vi­lla de mi her­mano Juan Luis Ál­va­rez que mi­ti­go con las co­sas de Ca­sa En­car­na, nos­tal­gia de las pin­ce­la­das del ma­gis­tral En­ri­que Pa­dial y al­gu­nos ver­sos suel­tos de Be­ní­tez Ca­rras­co: «Ver­des vio­li­nes de los ci­pre­ses, y a los hom­bros el re­bo­zo blan­co de Sierra Nevada»… Y así una ho­ra y otra ho­ra con la mi­ra­da pues­ta en sus te­ja­dos, to­man­do asien­to pa­ra ver el per­fil de la Al­ham­bra jus­to cuan­do cae el sol y los co­lo­res se con­fun­den. Pa­ra di­vi­sar­la des­de la Al­ca­za­ba o des­de las ce­lo­sías que es­con­den los Pa­la­cios Na­za­ríes, en los que siem­pre hay gen­te es­cu­dri­ñan­do la ve­ga que le sir­ve de al­fom­bra eter­na. Y de no­che al Sa­cro­mon­te, esa ca­ra B del Albaicín don­de se es­con­de mu­cho más ar­te del que creen al­gu­nos. Los fla­men­cos se re­co­gen en las cue­vas, a las que pe­re­gri­nan pro­pios y ex­tra­ños. Se equi­vo­can quie­nes creen que no se es­cu­cha buen fla­men­co en esos blan­cos agu­je­ros. Bas­ta acer­car­se a la Cue­va de los Ta­ran­tos, de la fa­mi­lia Ma­rín. Pue­de que ha­ya can­tes con pri­sa, pe­ro no es ex­tra­ño que sur­ja, de re­pen­te, un quie­bro sin­ce­ro al com­pás de la so­nan­ta. O un bai­le ra­cial, de hom­bre, gi­tano en los pies y ma­nos de Luis de Luis, al que ir a ver ya, an­tes de que sea tar­de. Hi­jo de Luis de la Chi­ca, gui­ta­rris­ta de la me­jor ma­de­ra, Luis es con­se­cuen­cia de mu­chos pe­lliz­cos, de mu­chas ho­ras a la ve­ra de Ma­rio Ma­ya, de las en­se­ñan­zas aprehen­di­das mer­ced a sus con­di­cio­nes ex­cep­cio­na­les, per­so­na­lí­si­mas. Con­trol per­fec­to de

Hay que ir a ver­lo ya, an­tes de que sea tar­de. Yo no per­de­ría el tiem­po. Bús­quen­lo por el Sa­cro­mon­te

su cuer­po fla­men­co, va­ro­nil en sus ges­tos, ra­bio­so en sus za­pa­tea­dos, pe­ro ele­gan­te en su ai­re de cam­bo­rio lor­quiano: «Cuan­do las estrellas cla­van re­jo­nes al agua gris». Co­lo­fón ex­qui­si­to a un par de días de «za­pa­tos co­lor co­rin­to y me­da­llo­nes de marfil». De vez en cuan­do Luis de Luis se de­ja caer por Ja­pón o por Ma­drid, pe­ro su se­de la tie­ne jun­to con los su­yos en ese pe­que­ño tem­plo en el que co­ro­nar unas ho­ras gra­na­di­nas. Yo no per­de­ría el tiem­po. Bús­quen­lo por el Sa­cro­mon­te. Piér­dan­se en la Gra­na­da en la que el vien­to aún su­su­rra poe­mas por las es­qui­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.