"Mu­chas ve­ces el se­xo es la ta­bla de sal­va­ción"

Ma­rio Vargas Llo­sa nos re­ci­be en ca­sa de Isa­bel Preysler. « «UnUn si­tio muy bo­ni­to, muy tran­qui­lo. Don­de me sien­to muy a gus­to y se duer­me muy bien bien»,», afi afir­ma. rma. A pun­to de cum­plir 80 años, el es­cri­tor sa­ca nue­va no­ve­la, 'Cin­co' Cin­co es­qui­nas

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine En Portada - POR VIRGINIA DRA­KE / FO­TO­GRA­FÍA: CAR­LOS LU­JÁN

"QUE A LOS 80 AÑOS SE VUEL­VA A TE­NER UNA ILU­SIÓN TAN GRAN­DE COMO ES­TA ES UNA IN­YEC­CIÓN MA­RA­VI­LLO­SA"

CIN­CO ES­QUI­NAS', LA ÚL­TI­MA NO­VE­LA DEL ES­CRI­TOR PE­RUANO MA­RIO VARGAS LLO­SA, LLE­GA A LAS LI­BRE­RÍAS EL PRÓ­XI­MO 3 DE MAR­ZO. Y LO HA­CE EN ME­DIO DE UNA GRAN EX­PEC­TA­CIÓN, NO SO­LO POR EL IN­TE­RÉS CON EL QUE LOS LECTORES RE­CI­BEN SIEM­PRE CA­DA UNA DE SUS OBRAS, SINO POR EL RE­VUE­LO ME­DIÁ­TI­CO QUE ES­TÁ CAU­SAN­DO SU RE­LA­CIÓN SEN­TI­MEN­TAL CON ISA­BEL PREYSLER.

Es­ta es la pri­me­ra vez que Vargas Llo­sa re­ci­be a la pren­sa en ca­sa de su no­via, don­de vi­ve des­de ha­ce un par de me­ses. Lle­ga­mos cin­co mi­nu­tos an­tes de la ho­ra acor­da­da. El ma­yor­do­mo nos in­di­ca que lo es­pe­re­mos en la bi­blio­te­ca y, con pun­tua­li­dad bri­tá­ni­ca, Ma­rio ha­ce ac­to de pre­sen­cia en ella y nos in­vi­ta a to­mar asien­to en uno de los so­fás, jus­to en­fren­te de un enor­me re­tra­to de una jo­ven­cí­si­ma Isa­bel Preysler ves­ti­da de rojo, pin­ta­do por Pin­to Coel­ho. A sus pies y con su ve­nia, em­pe­za­mos es­ta en­tre­vis­ta por­que, como ase­gu­ra Vargas Llo­sa, «to­do en es­ta ca­sa lo de­ci­de Isa­bel».

Xlse­ma­nal. Su no­ve­la, Cin­co es­qui­nas (Al­fa­gua­ra), arran­ca de for­ma im­pac­tan­te con un or­gas­mo lés­bi­co en­tre dos ami­gas su­pues­ta­men­te he­te­ro­se­xua­les. Ma­rio Vargas Llo­sa. Es un po­co fuer­te, sí. Yo que­ría que em­pe­za­ra de es­ta ma­ne­ra pa­ra dar un po­co el am­bien­te en el que ocu­rre la his­to­ria. El con­tex­to es fun­da­men­tal pa­ra en­ten­der la no­ve­la: son los úl­ti­mos me­ses de la dic­ta­du­ra de Fu­ji­mo­ri y Mon­te­si­nos, y ha­bía mu­cha vio­len­cia. Ni si­quie­ra sa­bías bien de dón­de ve­nía: es­ta­ban los te­rro­ris­tas de Sen­de­ro Lu­mi­no­so, los del mo­vi­mien­to Tú­pac Ama­ru, los pa­ra­mi­li­ta­res del Gru­po Co­li­na… o sim­ples de­lin­cuen­tes co­mu­nes que apro­ve­cha­ban el cli­ma de vio­len­cia pa­ra ac­tuar.

XL. ¿Quie­re de­cir que el te­rro­ris­mo y la vio­len­cia pro­vo­can ex­pe­ri­men­tar otro ti­po de re­la­cio­nes se­xua­les?

M.V.L. Cuan­do vi­ves una si­tua­ción de anor­ma­li­dad tan ex­tre­ma, mu­chas ve­ces el se­xo es la ta­bla de sal­va­ción, la fu­ga don­de te re­fu­gias. Las si­tua­cio­nes ex­tre­mas siem­pre pro­vo­can una es­pe­cie de es­ta­lli­do se­xual en di­rec­cio­nes im­pre­vis­tas. XL. ¡Ya! Al em­pe­zar a leer, ha­brá quien pien­se que se tra­ta de una no­ve­la eró­ti­ca ti­po Elogio de la ma­dras­tra, Los cua­der­nos de Don Ri­go­ber­to…

M.V.L. [Son­ríe]. Lo en­tien­do, pe­ro no es esa la in­ten­ción del li­bro, pa­ra na­da. Creo que ese co­mien­zo te si­túa en un mundo muy dis­tin­to de lo que es la nor­ma­li­dad. Lue­go, la no­ve­la se va con­vir­tien­do po­co a po­co en un th­ri­ller.

XL. La ten­sión se­xual se man­tie­ne has­ta el fi­nal de la no­ve­la, pe­ro tam­bién hay una du­ra crí­ti­ca al go­bierno de Fu­ji­mo­ri y a cier­to ti­po de pren­sa que se ali­nea con el po­der.

M.V.L. El se­xo es un in­gre­dien­te im­por­tan­te del li­bro, por su­pues­to; pe­ro, efec­ti­va­men­te, la his­to­ria va más so­bre la ma­ne­ra en que un sis­te­ma po­lí­ti­co apro­ve­chó el pe­rio­dis­mo en su peor ver­sión pa­ra des­acre­di­tar a los ad­ver­sa­rios y pa­ra anu­lar a sus crí­ti­cos: es el pe­rio­dis­mo

ama­ri­llo y chis­mo­grá­fi­co al ser­vi­cio del po­der.

XL. Su crí­ti­ca al pe­rio­dis­mo ‘chis­mo­grá­fi­co’, como us­ted lo lla­ma, ¿tie­ne al­go que ver con su re­cien­te pro­ta­go­nis­mo en la pren­sa del co­ra­zón?

M.V.L. No, no; afor­tu­na­da­men­te aque­llo es­tá muy le­jos del mundo que vi­vi­mos aquí.

XL. Isa­bel Preysler se ha que­ja­do re­cien­te­men­te, en la re­vis­ta Mu­jer Hoy, del se­gui­mien­to que la pren­sa les ha­ce y que us­ted, so­bre to­do, tie­ne que pa­de­cer.

M.V.L. Es que… Mmmm… Di­ga­mos que, en oca­sio­nes, se ha lle­ga­do a unos ex­tre­mos que… no sé.

XL. Que el Pre­mio No­bel Ma­rio Vargas Llo­sa, a los 79 años, se di­vor­cie y se vuel­va a ca­sar es mo­ti­vo de por­ta­da de cual­quier re­vis­ta en cual­quier país.

M.V.L. Se­gu­ra­men­te, no sé.

XL. Y más si la no­via es una socialité muy fa­mo­sa con la que us­ted acu­de de la mano a de­ter­mi­na­dos ac­tos.

M.V.L. Sí, sí, sin nin­gu­na du­da; por eso ha des­per­ta­do más cu­rio­si­dad. Y, sin nin­gu­na du­da, hay que to­mar­lo con es­pí­ri­tu de­por­ti­vo [son­ríe re­sig­na­do].

XL. ¿Dón­de vi­ve la ma­yor par­te del tiem­po?

M.V.L. ¡En un avión! Vi­vo en el Pe­rú, aquí en Es­pa­ña, en Nue­va York…

XL. ¿Dón­de es­cri­be?

M.V.L. Es­cri­bo don­de es­té: en avio­nes, en ho­te­les… No ten­go nin­gu­na di­fi­cul­tad en es­cri­bir en cual­quier si­tio en el que me pon­ga. Como via­jo mu­cho, es­cri­bo bas­tan­te en los via­jes y siem­pre lo ha­go a mano, en li­bre­tas.

XL. Sus ca­sas aca­ban con­vir­tién­do­se en bi­blio­te­cas. En Ma­drid, la de la ca­lle Flo­ra, ¿es su gran bi­blio­te­ca?

M.V.L. No, mi gran bi­blio­te­ca es­tá en Li­ma, esa es la prin­ci­pal, don­de ten­go la ma­yor can­ti­dad de li­bros; lue­go, la de Flo­ra y, des­pués, la de Pa­rís.

XL. ¿Co­lec­cio­na pi­sos pa­ra al­ber­gar li­bros?

M.V.L. Ab­so­lu­ta­men­te [se ríe]. Lo más cu­rio­so es que hay li­bros que re­leo mu­cho y los ten­go por tri­pli­ca­do, re­par­ti­dos por las di­fe­ren­tes ca­sas.

XL. An­tes de em­pe­zar a es­cri­bir su si­guien­te no­ve­la, ¿se to­ma­rá un año sa­bá­ti­co pa­ra dis­fru­tar de su nue­va vi­da jun­to con Isa­bel?

M.V.L. No, no, yo no me to­mo ni un día, fí­ja­te. Yo tra­ba­jo sie­te días por semana, aunque sea un mí­ni­mo de una ho­ra dia­ria, por­que pa­ra mí es ab­so­lu­ta­men­te im­por­tan­te po­der tra­ba­jar todos los días; si no lo ha­go, ten­go la sen­sa­ción de es­tar trai­cio­nan­do al­go.

XL. Isa­bel di­ce que es­tá desean­do que lle­gue por la no­che a ca­sa pa­ra ver al­gu­na pe­lí­cu­la jun­tos y man­te­ner lar­gas con­ver­sa­cio­nes.

M.V.L. Es que es lo que más nos gus­ta ha­cer y nos di­ver­ti­mos mu­cho jun­tos, esa es la ver­dad. Ha­bla­mos mu­chí­si­mo mu­chí­si­mo.

XL. ¿Quién es­cu­cha a quién con más in­te­rés?

M.V.L. Yo la es­cu­cho a ella enor­me­men­te y con mu­chí­si­mo in­te­rés, por­que es una gran na­rra­do­ra, una gran con­ta­do­ra de his­to­rias y de anéc­do­tas.

XL. ¿Se sien­te muy en­vi­dia­do?

M.V.L. Tal vez, creo que en la vi­da he te­ni­do mu­cha suer­te: en mi tra­ba­jo, en mi vo­ca­ción… Es­pe­ro que sí, sa­na­men­te; la en­vi­dia sa­na es­tá muy bien.

XL. Cuan­do el Rey Juan Car­los le con­ce­dió el tí­tu­lo de mar­qués de Vargas Llo­sa, us­ted es­cri­bió: «Hay que to­már­se­lo con mu­cho hu­mor, vi­nien­do de un país re­pu­bli­cano como yo ven­go».

M.V.L. Es que nun­ca ima­gi­né que me ha­rían mar­qués. Pe­ro me lo to­mé tam­bién con mu­cho agra­de­ci­mien­to. La mo­nar­quía ha si­do una ben­di­ción pa­ra Es­pa­ña, pre­ci­sa­men­te en es­tos mo­men­tos. Si hay una ins­ti­tu­ción que re­sis­te ese mo­vi­mien­to –en mi opi­nión, to­tal­men­te in­sen­sa­to– del in­de­pen­den­tis­mo, de la se­ce­sión y de la rup­tu­ra de Es­pa­ña, es la ins­ti­tu­ción mo­nár­qui­ca, sin nin­gu­na du­da. Es la úni­ca ins­ti­tu­ción que es­tá por en­ci­ma de to­da esa agi­ta­ción que es­tá so­ca­van­do mu­cho a Es­pa­ña. Y si uno pien­sa en Eu­ro­pa, las so­cie­da­des más de­mo­crá­ti­cas son las que tie­nen mo­nar­quías cons­ti­tu­cio­na­les: In­gla­te­rra, Sue­cia, Di­na­mar­ca…

XL. Tam­bién di­jo: «Yo na­cí y mo­ri­ré ple­be­yo».

M.V.L. ¡Pues ya no lo soy! Gra­cias a Su Ma­jes­tad Juan Car­los, ya no soy ple­be­yo. Es una con­di­ción que me han otor­ga­do y me sien­to muy có­mo­do con ella y muy re­co­no­ci­do, por su­pues­to. Hay cir­cuns­tan­cias en las que hay que uti­li­zar­lo y lo ha­go, pe­ro tam­po­co es al­go que de­ba ir uno ex­hi­bien­do por ca­lles y pla­zas, por­que tam­po­co se­ría de buen gus­to, ¿ver­dad?

XL. ¿Có­mo ve las di­fi­cul­ta­des que te­ne­mos aho­ra mis­mo en Es­pa­ña pa­ra for­mar Go­bierno?

M.V.L. Pues con bas­tan­te preo­cu­pa­ción. El po­pu­lis­mo es muy des­truc­tor. Esa es una de­ri­va muy pe­li­gro­sa, como los mo­vi­mien­tos se­pa­ra­tis­tas. El in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán ha co­bra­do unas pro­por­cio­nes sor­pren­den­tes. Yo vi­ví cin­co años en Bar­ce­lo­na y ja­más hu­bie­se ima­gi­na­do que po­día co­brar esa pre­sen­cia. El in­de­pen­den­tis­mo es una for­ma de po­pu­lis­mo ex­tre­ma­da­men­te pe­li­gro­sa, qui­zá la peor. El na­cio­na­lis­mo es en es­te mo­men­to com­ple­ta­men­te an­ti­his­tó­ri­co, es una re­gre­sión a la for­ma más pri­mi­ti­va, ca­ver­na­ria… Y, sin em­bar­go, ahí es­tá; aunque yo no creo que va­ya a ser nun­ca ma­yo­ri­ta­rio.

XL. La desafec­ción po­lí­ti­ca es gran­de...

M.V.L. La corrupción po­lí­ti­ca es la que ha he­cho que el po­pu­lis­mo ha­ya co­bra­do la pre­sen­cia tan gran­de que tie­ne. Ya na­die se acuer­da de que Es­pa­ña era ese país fe­liz que pa­sa­ba de la dic­ta­du­ra a la de­mo­cra­cia, del atra­so a la pros­pe­ri­dad, un país que se in­te­gra­ba al Pri­mer Mundo con una gran pro­yec­ción eco­nó­mi­ca… Era la his­to­ria fe­liz de los tiem­pos mo­der­nos. Pe­ro mi es­pe­ran­za es que to­do lo que es­tá pa­san­do sea tran­si­to­rio y que no ven­ga una pa­rá­li­sis que pue­da des­en­ca­de­nar otra vez un pro­ce­so de di­vi­sión, de en­cono…

XL. Siem­pre le ha interesado la po­lí­ti­ca...

M.V.L. Creo que to­do el mundo tie­ne que par­ti­ci­par e in­tere­sar­se por la po­lí­ti­ca de su país. Si no par­ti­ci­pa­mos y no ha­ce­mos al­go pa­ra que las co­sas me­jo­ren, no te­ne­mos de­re­cho a pro­tes­tar.

XL. De he­cho, us­ted qui­so ser pre­si­den­te de su país. ¿Qué hu­bie­ra si­do de us­ted si hu­bie­ra ga­na­do a Fu­ji­mo­ri en aque­lla se­gun­da vuel­ta?

M.V.L. Pues ca­si con to­da pro­ba­bi­li­dad me ha­brían ma­ta­do. Yo me con­ver­tí en un blan­co; de he­cho, hu­bo dos in­ten­tos de

"¿BO­DA? ESO SE LO TIE­NES QUE PRE­GUN­TAR A ISA­BEL. TO­DAS LAS DE­CI­SIO­NES IM­POR­TAN­TES LAS TO­MA ELLA" "SI HU­BIE­RA GA­NA­DO A FU­JI­MO­RI, ME HA­BRÍAN MA­TA­DO. HU­BO DOS IN­TEN­TOS DE ASE­SI­NA­TO CON­TRA MÍ"

ase­si­na­to con­tra mí en ple­na cam­pa­ña. No fue una ex­pe­rien­cia gra­ta, sino muy in­gra­ta por­que hu­bo mu­chos muer­tos. Pe­ro fue muy ins­truc­ti­va, real­men­te. XL. He leí­do que a sus ami­gos les pi­de que no le re­cuer­den que va a cum­plir 80 años… M.V.L. ¡Pues me lo re­cuer­dan to­do el tiem­po! [Se ríe]. Yo creo que no hay que te­ner­le mie­do a los años, uno de­be ha­cer su vi­da y man­te­ner­se vi­vo has­ta el fi­nal. Lo más im­por­tan­te es no per­der las ilu­sio­nes y a eso es a lo que yo lla­mo man­te­ner­se vi­vo: a te­ner pro­yec­tos, a no mo­rir­se en vi­da, a no lle­gar muer­to a la muer­te. Yo no creo que ten­ga nin­gún problema por­que ten­go mu­chí­si­mos pro­yec­tos y, afor­tu­na­da­men­te, es­toy muy bien de sa­lud. XL. ¿Có­mo va a ce­le­brar su cum­plea­ños, el pró­xi­mo 28 de mar­zo? M.V.L. ¿Eh? Mmmm… Eso lo de­ci­di­rá Isa­bel. To­do en es­ta ca­sa lo de­ci­de ella. XL. Se­gu­ro que su re­la­ción con Isa­bel Preysler ha de­vuel­to la ilu­sión y es­pe­ran­za a más de un oc­to­ge­na­rio. M.V.L. Pues me ale­gro mu­cho; a mí, como po­drás ima­gi­nar, me ha he­cho más ilu­sión que a na­die [se ríe]. Que a los 80 años se vuel­va a te­ner una ilu­sión tan gran­de como es­ta es una in­yec­ción de vi­da ab­so­lu­ta­men­te ma­ra­vi­llo­sa, ¿no? Creo que la ilu­sión es lo que más pue­de en­ri­que­cer la vi­da de una per­so­na y yo sien­to que mi re­la­ción con Isa­bel ha con­tri­bui­do mu­chí­si­mo a es­te es­ta­do de áni­mo: pue­do en­fren­tar­me a mis 80 años sin te­mor. XL. ¿Re­fle­ja ese en­tu­sias­mo cuan­do es­cri­be? M.V.L. Pues se­gu­ra­men­te sí por­que uno es­cri­be con to­do lo que es, con to­do lo que vi­ve y ex­pe­ri­men­ta; no so­lo con lo bueno, tam­bién con las co­sas ma­las que le pasan. Pe­ro lo bueno es­tá ahí pre­sen­te, cla­ro que sí. XL. En me­dio de to­da es­ta vo­rá­gi­ne en la que an­da me­ti­do, ¿es­tá pen­san­do ya en su nue­va no­ve­la? M.V.L. Siem­pre an­do dán­do­le vuel­tas al si­guien­te pro­yec­to, pe­ro una no­ve­la me to­ma un mí­ni­mo de un año y me­dio o dos y, si es un po­co lar­ga, tres años. XL. ¿Pien­sa en los li­bros que quie­re es­cri­bir? ¿Cal­cu­la el tiem­po que le que­da pa­ra ca­da uno? M.V.L. Uno de­be vi­vir como si fue­ra in­mor­tal. Yo creo que ese es­ta­do de áni­mo es el bueno: man­te­ner pro­yec­tos y que la muer­te sea como un ac­ci­den­te que vie­ne a in­te­rrum­pir un pro­ce­so vi­tal. Lo ideal es que la muer­te te en­cuen­tre tra­ba­jan­do, pla­nean­do co­sas y em­pe­ña­do en una ta­rea de ti­po crea­ti­vo. XL. Siem­pre que no ha­ya una en­fer­me­dad que lo im­pi­da. M.V.L. Cla­ro, cla­ro, hay en­fer­me­da­des len­tas que te pa­ra­li­zan com­ple­ta­men­te y eso es a lo que uno de­be te­mer más. XL. A es­tas al­tu­ras de la vi­da, ¿no le da vér­ti­go ti­rar la ca­sa por la ven­ta­na y rom­per con tan­tas co­sas? M.V.L. No, no, no… nin­gún vér­ti­go. Creo que la vi­da es una aven­tu­ra y que hay que vi­vir­la por­que la aven­tu­ra es una de las ex­pre­sio­nes ma­ra­vi­llo­sas de la vi­da. To­da exis­ten­cia que se vuel­ve una ru­ti­na se em­po­bre­ce mu­chí­si­mo y, aunque no

"EL NA­CIO­NA­LIS­MO ES COM­PLE­TA­MEN­TE AN­TI­HIS­TÓ­RI­CO. ES UNA RE­GRE­SIÓN A LA FOR­MA MÁS PRI­MI­TI­VA, CA­VER­NA­RIA"

hay que bus­car la aven­tu­ra por la aven­tu­ra, las po­si­bi­li­da­des que te ofre­ce la vi­da son mu­chas y muy di­ver­sas y no hay que rehuir­las: hay que vi­vir­las. Creo que lo más bo­ni­to que te pue­de dar la vi­da es la po­si­bi­li­dad de cam­biar, de re­no­var­te, de ser dis­tin­to y de rein­ven­tar­te con­ti­nua­men­te. XL. Pe­ro ha­brá oca­sio­nes en las que di­ga: «Yo ya no ten­go edad pa­ra eso». M.V.L. No, eso es una es­pe­cie de ab­di­ca­ción: siem­pre hay que es­tar abier­to a lo im­pre­vi­si­ble. La vi­da, a la vez que prue­bas muy du­ras, te ofre­ce co­sas ma­ra­vi­llo­sas y una de ellas es el amor. El amor es una ex­pe­rien­cia que en­ri­que­ce ex­tra­or­di­na­ria­men­te to­das las ac­ti­vi­da­des del ser hu­mano. No hay que ne­gar­se a vi­vir has­ta el fi­nal. XL. ¿Se cree la edad que tie­ne? M.V.L. ¡Cla­ro que me la creo! Ahí es­tán los años y son mu­chos. Pe­ro no hay que en­tris­te­cer­se por eso. Cuan­do me vie­ne la ten­ta­ción de la an­gus­tia por la edad, ten­go en la me­mo­ria un fo­lle­ti­to ma­ra­vi­llo­so que en­con­tré en Pa­rís, y que es el dis­cur­so que pro­nun­ció Clau­de Lé­vi-strauss –al que ten­go por mo­de­lo– en el ho­me­na­je que le hi­cie­ron cuan­do cum­plió cien años. ¡Qué dis­cur­so más lin­do! No sa­bes qué co­sa más bo­ni­ta de cla­ri­dad, de ele­gan­cia, de lu­ci­dez… Pa­sa re­vis­ta a su si­glo de vi­da y no sa­bes con qué mo­de­lo de or­den men­tal lo ha­ce. ¡Qué ma­ra­vi­lla lle­gar al úl­ti­mo año de vi­da con esa lu­ci­dez! XL. Vi­vir es­ta his­to­ria jun­to con Isa­bel sin du­da le va a re­ju­ve­ne­cer, pe­ro tam­bién pue­de aca­bar he­cho pol­vo in­ten­tan­do se­guir su rit­mo. M.V.L. ¡Sin nin­gu­na du­da! ¡Ja, ja, ja! Por eso hay que man­te­ner­se ac­ti­vo y bien. XL. ¿Y eso có­mo se con­si­gue? M.V.L. Con cier­to es­fuer­zo y cier­ta dis­ci­pli­na. A mi ami­go Jor­ge Ed­wards, una se­ño­ra le di­jo: «A los 50 años ya hay que te­ner una con­duc­ta»; y yo es­to lo ten­go siem­pre muy pre­sen­te por­que, si a los 50 hay que te­ner una con­duc­ta, no di­go ya a los 60, a los 70 y a los 80: na­da de ex­ce­sos. XL. ¿Cui­da mu­cho su ali­men­ta­ción? M.V.L. Bueno, de eso se preo­cu­pa Isa­bel, ¡je, je! En es­ta ca­sa se co­me muy bien, muy sano, y eso es muy im­por­tan­te. XL. ¿Le ha en­se­ña­do a ha­cer ce­vi­che? M.V.L. To­da­vía no lo he­mos co­mi­do aquí. Lo to­mo mu­cho en el Pe­rú, por­que no­so­tros allí te­ne­mos un li­món pri­vi­le­gia­do que per­mi­te co­ci­nar los pes­ca­dos. Aunque, se­gún me han di­cho, pa­re­ce que hay un li­món ca­na­rio que, pa­ra ha­cer ce­vi­che, es tan bueno como el pe­ruano. XL. ¿Y có­mo lle­va eso de que Isa­bel sea noc­tám­bu­la? M.V.L. ¡Ahí es don­de nos des­en­con­tra­mos mu­cho! Estamos in­ten­tan­do ha­llar un pun­to en co­mún por­que yo soy un gran ma­dru­ga­dor y ella es una gran noc­tám­bu­la. XL. Ca­si se le­van­ta us­ted cuan­do ella se acues­ta. M.V.L. Así es, pe­ro nos en­con­tra­mos, nos en­con­tra­mos [ríe]. XL. ¿Es­tá con­ten­to en es­ta ca­sa? M.V.L. Muy con­ten­to, sí; me sien­to muy a gus­to. Es un si­tio muy bo­ni­to y tran­qui­lo y, ade­más, se duer­me muy bien aquí. XL. Pa­ra ter­mi­nar, la pre­gun­ta del mi­llón. M.V.L. ¿Cuál es? XL. ¿Pa­ra cuán­do ha­brá bo­da? Di­cen que pa­ra mar­zo o abril. M.V.L. ¡Ja, ja, ja! Eso tam­bién tie­nes que pre­gun­tár­se­lo a Isa­bel, ella es la que lo va a de­ci­dir. To­das las de­ci­sio­nes im­por­tan­tes las to­ma Isa­bel.

"EL AMOR EN­RI­QUE­CE EX­TRA­OR­DI­NA­RIA­MEN­TE AL SER HU­MANO. NO HAY QUE NE­GAR­SE A VI­VIR HAS­TA EL FI­NAL"

"EN ES­TA CA­SA, TO­DO LO DE­CI­DE ISA­BEL" El es­cri­tor en ca­sa de Isa­bel Preysler, con un re­tra­to de ella de fon­do, pin­ta­do por Pin­to Coel­ho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.