HA­BLAN LAS VÍC­TI­MAS DE POM­PE­YA

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine En Primer Plano - POR FÁ­TI­MA URI­BA­RRI / FO­TO­GRA­FÍA: ERIC VANDEVILLE

Ochen­ta y seis de los do­ce­mil­do­ce mil ciu­da­da­nos que vi­vían en Pom­pe­ya en el año 79 pasan por qui­ró­fano. Los ex­per­tos ana­li­zan y es­ca­nean sus res­tos y ha­cen des­cu­bri­mien­tos sor­pren­den­tes: sus dien­tes son per­fec­tos, y mu­chos mu­rie­ron gol­pea­dos por las pie­dras lan­za­das por el Ve­su­bio en la erup­ción que se­pul­tó la ciu­dad.

UN ES­CLA­VO AVAN­ZA EL PRI­ME­RO, LLE­VA UN SA­CO DE PRO­VI­SIO­NES. LO SI­GUEN DOS NI­ÑOS CO­GI­DOS DE LA MANO. Su­je­tan una te­ja a la al­tu­ra de la ca­ra pa­ra pro­te­ger­se de la llu­via de ce­ni­za, pie­dras pó­mez y la­pi­lli; tras ellos va una pa­re­ja con una ni­ña pe­que­ña. La mu­jer muer­de un tro­zo de te­la pa­ra pro­te­ger­se de los ga­ses. Cae de ro­di­llas. El gru­po lo cie­rra un hom­bre. Tam­bién cae. In­ten­ta le­van­tar­se ha­cien­do un es­fuer­zo ti­tá­ni­co, se ar­quea so­bre los bra­zos y mi­ra a los su­yos de­rrum­ba­dos. Mue­re. Así ful­mi­nó el Ve­su­bio a dos fa­mi­lias de Pom­pe­ya que se unie­ron pa­ra intentar es­ca­par de la erup­ción del vol­cán. Mu­rie­ron el 24 de agos­to del año 79, es­te ve­rano ha­rá 1937 años de aque­llo y, sin em­bar­go, ca­da vez sa­be­mos más de­ta­lles de esa te­rri­ble tra­ge­dia y de sus víc­ti­mas. Aho­ra co­no­ce­mos más da­tos, in­clu­so te­ne­mos in­for­ma­ción mé­di­ca de los muer­tos en Pom­pe­ya gra­cias al tra­ba­jo de un gru­po in­ter­na­cio­nal del que for­man par­te ar­queó­lo­gos y an­tro­pó­lo­gos, pe­ro tam­bién ra­dió­lo­gos, ex­per­tos en téc­ni­cas de es­cá­ner e im­pre­so­ras 3D y tam­bién odon­tó­lo­gos que es­tán es­tu­dian­do los res­tos de 86 fa­lle­ci­dos en­ton­ces en Pom­pe­ya. Ya hay al­gu­nas con­clu­sio­nes sor­pren­den­tes, como la ma­ra­vi­llo­sa sa­lud den­tal de es­tos ro­ma­nos del si­glo I. Las den­ta­du­ras ana­li­za­das son per­fec­tas, de anun­cio. De­du­cen los ex­per­tos que se de­be a su ali­men­ta­ción, sa­na y po­co azu­ca­ra­da. Otro des­cu­bri­mien­to es que mu­chos de ellos re­ci­bie­ron fuer­tes im­pac­tos, por lo que las pie­dras lan­za­das por el vol­cán fue­ron más pe­sa­das y vo­lu­mi­no­sas de lo que se creía has­ta aho­ra.

NO ES­CA­PA­RON

Tam­bién los re­cien­tes análisis con­fir­man que en Pom­pe­ya mu­rie­ron ciu­da­da­nos de to­da edad y con­di­ción: ha ha­bi­do quie­nes sos­te­nían que en la ciu­dad so­lo ha­bían que­da­do an­cia­nos y en­fer­mos y que los más fuer­tes ha­bían lo­gra­do es­ca­par. Es asom­bro­so po­der con­tem­plar con tan­to de­ta­lle res­tos mi­le­na­rios y reales. Los cuer­pos re­tor­ci­dos, los ros­tros de an­gus­tia, las bo­ca­na­das de­ses­pe­ra­das de los ciu­da­da­nos de Pom­pe­ya se apre­cian con ni­ti­dez gra­cias

a su ex­cep­cio­nal con­ser­va­ción y a una gran idea de un ar­queó­lo­go ita­liano del si­glo XIX.

NU­BE AR­DIEN­TE

En so­lo 18 ho­ras, el Ve­su­bio vo­mi­tó 10 mi­llar­dos de to­ne­la­das de pie­dras pó­mez, ro­cas y ce­ni­zas. Ex­ha­ló una nu­be tó­xi­ca de dió­xi­do de car­bono y azu­fre. Y pro­vo­có una tem­pe­ra­tu­ra de unos 300 gra­dos en Pom­pe­ya y de unos 500 en Her­cu­lano. Los ciu­da­da­nos que ca­ye­ron ful­mi­na­dos por los ga­ses fue­ron in­me­dia­ta­men­te cu­bier­tos por to­ne­la­das de ce­ni­za. Es­ta man­ta se pe­tri­fi­có y pro­te­gió sus cuer­pos y los de las dos ciu­da­des du­ran­te 17 si­glos. Los res­tos de Pom­pe­ya y Her­cu­lano se en­con­tra­ron en el si­glo XVIII: Car­los III de Es­pa­ña, en­ton­ces rey de Ná­po­les, im­pul­só las ex­ca­va­cio­nes. En 1875, el ar­queó­lo­go Giuseppe Fio­re­lli tu­vo la ge­nial idea de re­lle­nar con es­ca­yo­la el hue­co que de­ja­ron los cuer­pos al des­com­po­ner­se tras ser cu­bier­tos por la ce­ni­za. Por eso po­de­mos apre­ciar el mi­la­gro de ver mue­cas y ges­tos mi­le­na­rios y reales: cues­ta creer que no son es­ta­tuas. Ochen­ta y seis de es­tos cuer­pos re­lle­nos de es­ca­yo­la se es­tán ana­li­zan­do aho­ra por pri­me­ra vez con ab­so­lu­to ri­gor cien­tí­fi­co en las mis­mas rui­nas de Pom­pe­ya. Como si fue­ra un hospital de cam­pa­ña, los ex­per­tos uti­li­zan je­rin­gui­llas, mas­ca­ri­llas y es­cal­pe­los pa­ra res­tau­rar la es­ca­yo­la da­ña­da. Un re­cien­te prés­ta­mo pa­ra una ex­po­si­ción en Ja­pón ha pro­vo­ca­do gol­pes e in­clu­so ampu­tacio­nes de bra­zos y pier­nas. Es­te des­ca­la­bro ha si­do el de­to­nan­te de un ti­rón de ore­jas de Eu­ro­pa a los res­pon­sa­bles ita­lia­nos de la con­ser­va­ción de Pom­pe­ya. Eu­ro­pa les ha da­do, pri­me­ro, un ul­ti­má­tum (la Unes­co ha ame­na­za­do con re­ti­rar a las rui­nas el ca­li­fi­ca­ti­vo de Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad) y, des­pués, una ge­ne­ro­sa sub­ven­ción de cien mi­llo­nes de eu­ros pa­ra res­tau­rar va­rias de­pen­den­cias –en­tre ellas, la ma­ra­vi­llo­sa Vi­lla de los Mis­te­rios y sus co­lo­ri­dos mo­sai­cos– y que es­tos ochen­ta y seis pom­pe­ya­nos sean re­pa­ra­dos y es­tu­dia­dos a fon­do.

CO­PIAS EN 3D

Es­tos pa­cien­tes pé­treos es­tán pa­san­do por una TAC de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción y por un es­cá­ner do­ta­do con lá­ser con el pro­pó­si­to de ave­ri­guar su edad, en­fer­me­da­des, ali­men­ta­ción, es­ti­lo de vi­da y las cau­sas de su muer­te. Tam­bién se es­tá bus­can­do so­lu­ción a los des­per­fec­tos pro­vo­ca­dos por el prés­ta­mo de es­tas va­lio­sí­si­mas pie­zas y se es­tán fa­bri­can­do ré­pli­cas en 3D. «Es la pri­me­ra vez que ha­ce­mos un tra­ba­jo que en­glo­ba la res­tau­ra­ción de los mol­des, su con­ser­va­ción y su copia en 3D. Es­te es­tu­dio nos ha pro­por­cio­na­do da­tos nue­vos. Por ejem­plo, gra­cias al análisis de los hue­sos de la ca­ja cra­neal y de las fon­ta­ne­las, los dien­tes y las fi­bras de ADN, po­de­mos co­no­cer me­jor los per­fi­les de los ha­bi­tan­tes de Pom­pe­ya», ex­pli­ca Stefano Va­na­co­re, di­rec­tor del la­bo­ra­to­rio de res­tau­ra­ción del Gran Pro­yec­to Pom­pe­ya, la ini­cia­ti­va au­pa­da por Eu­ro­pa pa­ra dar nue­va vi­da a Pom­pe­ya.

DEN­TA­DU­RA PER­FEC­TA Es­tos dien­tes tie­nen 1936 años y son per­fec­tos, de anun­cio. Los odon­tó­lo­gos del gru­po de ex­per­tos se han que­da­do sor­pren­di­dos. Creen que la ali­men­ta­ción (po­co azu­ca­ra­da) ha si­do de­ci­si­va.

CUER­POS CO­PIA­DOS Se es­tán rea­li­zan­do co­pias de los cuer­pos con im­pre­so­ras 3D pa­ra evi­tar que se vuel­van a de­te­rio­rar los ori­gi­na­les cuan­do se pres­tan pa­ra ex­po­ner­los. A par­tir de aho­ra, so­lo se ce­de­rán las ré­pli­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.