Las 'bru­jas' que aco­sa­ron a Hitler

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Historia - POR JO­SÉ SE­GO­VIA

Vo­la­ban de no­che, con el motor apa­ga­do. Si­len­cio­sas como fan­tas­mas. Los sol­da­dos ale­ma­nes que su­frían sus cons­tan­tes ata­ques las bau­ti­za­ron como las Bru­jas de la No­che. Un li­bro re­cuer­da aho­ra su his­to­ria.

Lil­ya pin­tó un li­rio blan­co en el fu­se­la­je de su ca­za. Así na­ció la leyenda de la Rosa Blan­ca de Sta­lin­gra­do

El bau­tis­mo de fue­go de Lil­ya Litv­yak se pro­du­jo el 27 de sep­tiem­bre de 1942, cuan­do su es­cua­dri­lla se en­con­tró con diez bom­bar­de­ros ale­ma­nes que vo­la­ban ha­cia Sta­lin­gra­do pa­ra sol­tar sus bom­bas. Su com­pa­ñe­ro, el co­man­dan­te Kho­vos­ti­ko, fue aba­ti­do na­da más ini­ciar­se el ata­que. En­fu­re­ci­da, Litv­yak dis­pa­ró con­tra un avión enemi­go a so­lo trein­ta me­tros de dis­tan­cia, has­ta de­rri­bar­lo en­vuel­to en lla­mas.

LAS HA­ZA­ÑAS DE LITV­YAK EN

los cie­los ru­sos y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción del Par­ti­do Co­mu­nis­ta con­tri­bu­ye­ron a ali­men­tar su mi­to. Una de esas ha­za­ñas fue el de­rri­bo de un ca­za ale­mán Mes­sersch­mitt BF 109 pi­lo­ta­do por Er­win Maier, que pu­do sal­tar en pa­ra­caí­das y sal­var la vi­da. Maier, que ha­bía si­do con­de­co­ra­do tres ve­ces con la Cruz de Hie­rro, so­li­ci­tó a sus cap­to­res que le per­mi­tie­sen co­no­cer al pi­lo­to que le ha­bía de­rro­ta­do. Cuan­do los so­vié­ti­cos le pre­sen­ta­ron a una atrac­ti­va jo­ven de 21 años, me­nu­da y de as­pec­to an­ge­li­cal, el pi­lo­to ale­mán pen­só que le es­ta­ban to­man­do el pelo. Tras de­rri­bar otros dos avio­nes enemi­gos, Lil­ya pin­tó en el fu­se­la­je de su ca­za Yak 1 un li­rio blan­co. Con ese sím­bo­lo na­ció la leyenda de la Rosa Blan­ca de Sta­lin­gra­do (se con­fun­día la flor en la dis­tan­cia) una pi­lo­to im­ba­ti­ble que, se­gún la pro­pa­gan­da ru­sa, ha­cía huir a los avia­do­res ale­ma­nes. Al al­can­zar los cin­co de­rri­bos fue con­de­co­ra­da con la Or­den de la Es­tre­lla Ro­ja y se­lec­cio­na­da pa­ra in­te­grar­se en un gru­po de pi­lo­tos de éli­te. Su his­to­ria y las de otras avia­do­ras ru­sas que com­ba­tie­ron en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial cons­ti­tu­yen el hi­lo ar­gu­men­tal del li­bro Las Bru­jas de la No­che (Pa­sa­do y Pre­sen­te). Su au­to­ra, Lyu­ba Vi­no­gra­do­va, cuen­ta el pa­pel de­ter­mi­nan­te de Ma­ri­na Ras­ko­va en la crea­ción de esos sin­gu­la­res re­gi­mien­tos de mu­je­res. En los años trein­ta, Ras­ko­va era una avia­do­ra muy ad­mi­ra­da en la Unión So­vié­ti­ca y una ofi­cial en­cu­bier­ta a las ór­de­nes de La­vren­ti Be­ria, res­pon­sa­ble del te­mi­ble Co­mi­sa­ria­do del Pue­blo pa­ra Asun­tos In­ter­nos (NKVD), or­ga­ni­za­ción pre­cur­so­ra del KGB.

TRES R EGIMIENTOS

Tras la in­va­sión ale­ma­na en ju­nio de 1941, Ras­ko­va usó su pres­ti­gio y sus con­tac­tos en Mos­cú pa­ra for­mar tres re­gi­mien­tos en oto­ño de ese año: el de Avia­do­ras 586, el de Bom­bar­de­ros Noc­tur­nos 588 y el de Bom­bar­de­ros de Lar­go Al­can­ce 587. El lla­ma­mien­to que hi­zo Ras­ko­va pa­ra bus­car vo­lun­ta­rias que con­for­ma­ran esos gru­pos de com­ba­te fue to­do un éxi­to. Su ca­ris­má­ti­ca per­so­na­li­dad fue un re­cla­mo su­fi­cien­te pa­ra que cien­tos de jó­ve­nes pro­ve­nien­tes

Su­frie­ron la bur­la de sus com­pa­ñe­ros y hu­bo ofi­cia­les con­tra­rios a que las mu­je­res en­tra­ran en com­ba­te

de di­fe­ren­tes pun­tos del país y de dis­tin­tas ocu­pa­cio­nes acu­die­ran al lu­gar con­ve­ni­do con la es­pe­ran­za de ser las ele­gi­das. No se des­ani­ma­ron cuan­do se vie­ron en­fun­da­das en unos uni­for­mes enor­mes, que no eran de su ta­lla y les ha­cían pa­re­cer ri­dí­cu­las. Se con­fec­cio­na­ron ellas mis­mas otros, uti­li­zan­do siem­pre que po­dían la se­da de los pa­ra­caí­das ale­ma­nes que cap­tu­ra­ban oca­sio­nal­men­te. Aque­llas va­lien­tes chi­cas, mu­chas de las cua­les aca­ba­ban de cum­plir vein­te años, tam­po­co se vi­nie­ron aba­jo con el ma­chis­mo de sus com­pa­ñe­ros, que siem­pre que po­dían se bur­la­ban de ellas. Los ofi­cia­les que ha­bían cri­ti­ca­do la for­ma­ción de esos tres re­gi­mien­tos de com­ba­te se rin­die­ron an­te los rá­pi­dos pro­gre­sos de las jó­ve­nes avia­do­ras. Aunque mu­chas te­nían ex­pe­rien­cia como pi­lo­tos ci­vi­les, to­das tu­vie­ron

que so­me­ter­se a un du­ro adies­tra­mien­to en una ba­se aérea en las afue­ras de En­gels, ciu­dad del sur de Ru­sia. So­lo fue­ron se­lec­cio­na­das las más in­tré­pi­das y las que más ho­ras de vue­lo ha­bían acu­mu­la­do an­tes de la gue­rra. Las chi­cas de Ras­ko­va tu­vie­ron que es­for­zar­se más que sus ca­ma­ra­das va­ro­nes pa­ra de­mos­trar su va­lor y sus ha­bi­li­da­des pa­ra pi­lo­tar. Du­ran­te los me­ses de en­tre­na­mien­to, ellas su­frie­ron me­nos ac­ci­den­tes y per­can­ces que ellos.

VO­LAR DE NO­CHE

La prin­ci­pal mi­sión asig­na­da al re­gi­mien­to de Bom­bar­de­ros Noc­tur­nos 588 era vo­lar de no­che so­bre las lí­neas enemi­gas pa­ra hos­ti­gar a los ale­ma­nes e im­pe­dir­les des­can­sar. Cuan­do lle­ga­ba a su ob­je­ti­vo, la pi­lo­to des­co­nec­ta­ba el motor de su avión pa­ra pla­near en si­len­cio como un fan­tas­ma y sol­tar su car­ga mor­tí­fe­ra de bom­bas so­bre sus cuar­te­les, pol­vo­ri­nes y al­ma­ce­nes de avi­tua­lla­mien­to. Cuan­do los ale­ma­nes su­pie­ron que los pi­lo­tos que na­ve­ga­ban en aque­llos si­len­cio­sos bom­bar­de­ros ru­sos eran mu­je­res no du­da­ron en lla­mar­las las Bru­jas de la No­che. El re­gi­mien­to per­dió 31 avia­do­ras du­ran­te la gue­rra –el 27 por cien­to del to­tal– y 24 de ellas se con­vir­tie­ron en Hé­roes de la Unión So­vié­ti­ca. Ha­cía fal­ta mu­cho va­lor pa­ra vo­lar en los len­tos bi­pla­nos Po­li­kar­pov Po-2. Has­ta 1944, las tri­pu­la­cio­nes efec­tua­ron sus mi­sio­nes sin lle­var pa­ra­caí­das pa­ra po­der trans­por­tar más bom­bas. Al­gu­nos días lle­ga­ron a efec­tuar has­ta 15 sa­li­das. Las Bru­jas de la No­che se orien­ta­ban por la brú­ju­la y el res­plan­dor de las ben­ga­las que lan­za­ban pa­ra ilu­mi­nar los ob­je­ti­vos. Hu­bo más Hé­roes de la Unión So­vié­ti­ca en ese re­gi­mien­to que en otros re­gi­mien­tos de bom­bar­de­ros. La je­fa de las avia­do­ras re­ci­bió una carta del co­man­dan­te del 4.º Ejér­ci­to Aé­reo, en la que fe­li­ci­ta­ba a las avia­do­ras, na­ve­ga­do­ras y me­cá­ni­cas y le in­for­ma­ba de que es­ta­ba tra­mi­tan­do el pa­pe­leo pa­ra que les fue­ra con­ce­di­do el tí­tu­lo de Re­gi­mien­to de Guar­dias, un re­co­no­ci­mien­to del má­xi­mo pres­ti­gio. Tam­bién co­mu­ni­ca­ba que es­ta­ba a pun­to de re­sol­ver el problema de la ro­pa in­te­rior que pa­de­cían las avia­do­ras, que has­ta en­ton­ces ha­bían te­ni­do que uti­li­zar tos­cos cal­zon­ci­llos de hom­bres. La au­to­ra del li­bro, Lyu­ba Vi­no­gra­do­va, co­men­zó a do­cu­men­tar­se en la pri­ma­ve­ra de 2009. «In­creí­ble­men­te, aunque he co­la­bo­ra­do du­ran­te mu­chos años como in­ves­ti­ga­do­ra con va­rios his­to­ria­do­res, cen­tran­do mi tra­ba­jo en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, lo que ha im­pli­ca­do leer mi­les de pá­gi­nas y do­cu­men­tos y cien­tos de li­bros, no te­nía ni idea de la exis­ten­cia de esas avia­do­ras». Es­tu­dió so­bre ellas a tra­vés del his­to­ria­dor fran­cés Clau­de Qué­tel. «Clau­de es­ta­ba con­ven­ci­do de que al­gún es­pe­cia­lis­ta de­be­ría es­cri­bir una bio­gra­fía de Lil­ya Litv­yak, la Rosa Blan­ca de Sta­lin­gra­do. Le pro­pu­so el pro­yec­to a An­tony Bee­vor, y An­tony me lo pro­pu­so a mí». Con el tiem­po, Vi­no­gra­do­va se dio cuen­ta de que no po­día es­cri­bir un li­bro ci­ñén­do­se so­la­men­te a Lil­ya. «Su his­to­ria de­be­ría ir uni­da a las de sus ca­ma­ra­das». Bus­có a las su­per­vi­vien­tes de los tres re­gi­mien­tos que co­man­dó Ras­ko­va y tu­vo la suer­te de dar con al­gu­nas de ellas, que le con­ta­ron his­to­rias y anéc­do­tas. Las que com­ba­tie­ron en ca­za hi­cie­ron más de 4000 mi­sio­nes y par­ti­ci­pa­ron en más de 125 ba­ta­llas aé­reas, con­si­guien­do 38 vic­to­rias. La avia­do­ra que más bri­lló fue Litv­yak, que en ju­nio de 1943 fue nom­bra­da co­man­dan­te del 3. Es­cua­drón del 73.º Re­gi­mien­to de Ca­zas. Po­co des­pués fue he­ri­da, pe­ro pron­to vol­vió al com­ba­te, des­tru­yen­do otros tres ca­zas ale­ma­nes. Su úl­ti­mo de­rri­bo se pro­du­jo el 31 de ju­lio de ese año.

UNA HE­ROÍ­NA DES­APA­RE­CI­DA

En la ba­ta­lla de Kursk, va­rios ca­zas ale­ma­nes ata­ca­ron el Yak-2 de Lil­ya, que fue da­da por des­apa­re­ci­da. Al fi­na­li­zar la gue­rra, la me­cá­ni­ca In­na Pas­port­ni­ko­va de­ci­dió en­con­trar a su ofi­cial y ca­ma­ra­da, una bús­que­da que du­ró 36 años. En 1979 le co­mu­ni­ca­ron que una avia­do­ra no iden­ti­fi­ca­da fue en­te­rra­da por aque­llas fe­chas en Do­netsk, cer­ca de don­de los com­pa­ñe­ros de Lil­ya afir­ma­ron que ha­bía caí­do su apa­ra­to. En ma­yo de 1990, el pre­si­den­te de la URSS Mi­jail Gor­ba­chov la con­de­co­ró con la Es­tre­lla de Oro de He­roí­na de la Unión So­vié­ti­ca. Una ca­lle de Mos­cú lle­va su nom­bre.

Vo­la­ban sin pa­ra­caí­das pa­ra po­der trans­por­tar más bom­bas de las re­gla­men­ta­rias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.