TEN­DEN­CIA

Las fir­mas de mo­da se lan­zan a la con­quis­ta del mer­ca­do mu­sul­mán.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Historia - POR Ha­rriet Wal­ker

CUAN­DO SE con­vir­tió en el pri­mer ros­tro mu­sul­mán de la ca­de­na H&M en sep­tiem­bre pa­sa­do, Ma­riah Idris­si es­ta­ba pre­pa­ra­da pa­ra que su ima­gen con pa­ñue­lo en la ca­be­za y ga­fas de sol sus­ci­ta­ra co­men­ta­rios. Lo que le pi­lló por sor­pre­sa fue la pro­ce­den­cia de mu­chas de las crí­ti­cas. «Las más hi­rien­tes las hi­cie­ron al­gu­nos hom­bres mu­sul­ma­nes», ex­pli­ca Idris­si, de 23 años. «Es­te no es un ver­da­de­ro hi­yab. Es­to no es is­lá­mi­co», de­cían. «Es­tas crí­ti­cas me mo­les­ta­ron. Se su­po­nía que es­tas eran las per­so­nas que iban a de­fen­der­me».

Idris­si tam­po­co ne­ce­si­ta­ba mu­cha de­fen­sa. Más que men­sa­jes in­sul­tan­tes, so­bre to­do le lle­ga­ron pa­la­bras de agra­de­ci­mien­to de mu­je­res mu­sul­ma­nas del mundo en­te­ro, con­ten­tas de que sus fo­to­gra­fías con­tri­bu­ye­ran a que se sin­tie­ran gla­mu­ro­sas, ele­gan­tes y vi­si­bles.

LA ' MO­DEST WEAR'

(‘el es­ti­lo re­ca­ta­do’), tam­bién co­no­ci­da como ‘mo­da is­lá­mi­ca’, ha na­ci­do pa­ra aten­der a un gran gru­po de con­su­mi­do­ras que au­men­ta rá­pi­da­men­te y que los ex­per­tos en mar­ke­ting de­no­mi­nan «las mu­sul­ma­nas del fu­tu­ro». Unas mu­je­res con es­tu­dios, bue­nos em­pleos y di­ne­ro que gas­tar, pa­ra las que la mo­da es im­por­tan­te. El 90 por cien­to de ellas afir­man que la re­li­gión in­ter­vie­ne en sus de­ci­sio­nes de com­pra. In­clu­so es po­si­ble que es­té in­flu­yen­do en lo que tú mis­ma ad­quie­res en las tien­das. Qui­zá es­ta tem­po­ra­da ha­yas pen­sa­do en com­prar una fal­da mi­di, un sué­ter de cue­llo de cis­ne, un abri­go has­ta los to­bi­llos o un cár­di­gan que lle­ga a las ro­di­llas.

Fir­mas como Tommy Hil­fi­ger ya crean mi­ni­co­lec­cio­nes pa­ra el Ra­ma­dán

¿Ca­sua­li­dad? No. Los di­se­ña­do­res y las mar­cas tie­nen un ojo pues­to en la nue­va gallina de los hue­vos de oro. Una gallina que mue­ve 220.000 mi­llo­nes de eu­ros al año. Es el ter­cer ma­yor mer­ca­do de pren­das del mundo (des­pués de Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na), y la clien­te­la mu­sul­ma­na ac­tual­men­te su­po­ne el 11 por cien­to del gas­to mun­dial en mo­da. Y eso es so­lo el prin­ci­pio. El mer­ca­do ron­da­rá los 300.000 mi­llo­nes en 2020, cuan­do los paí­ses en desa­rro­llo ter­mi­nen por im­plan­tar la venta por In­ter­net. Que las mar­cas de lu­jo tra­ten de ven­der sus pro­duc­tos a un re­du­ci­do gru­po de mu­je­res adi­ne­ra­das en Orien­te Me­dio no es nue­vo, pe­ro la Red las ha con­ver­ti­do en fi­gu­ras icó­ni­cas pa­ra las mu­sul­ma­nas del mundo en­te­ro. En­tre ellas se cuen­tan Sheik­ha Mo­zah, la pri­me­ra da­ma de Ca­tar, que lu­ce pren­das de al­ta cos­tu­ra pa­ri­si­na adap­ta­das a sus gus­tos con­ser­va­do­res; la rei­na Ra­nia de Jor­da­nia, que no lle­va ve­lo pe­ro ca­si siem­pre vis­te ro­pas que lle­gan por de­ba­jo de las ro­di­llas; y Mo­na Al Ma­rri, del go­bierno de Du­bai, cu­yos man­teaus ne­gros son fa­mo­sos por sus cos­to­sos bor­da­dos. «El otro día en­tré en una tien­da de Za­ra –ex­pli­ca Idris­si– y lo pri­me­ro que vi fue un ma­ni­quí con ro­pas muy re­ca­ta­das y la cla­se de tur­ban­te que lle­van las mu­je­res ára­bes. Las gran­des ca­de­nas han vis­to que hay una ne­ce­si­dad de pren­das de es­ta cla­se».

EN LOS ÚL­TI­MOS 12 ME­SES,

DKNY, Man­go y Tommy Hil­fi­ger han lan­za­do mi­ni­co­lec­cio­nes pa­ra las fes­ti­vi­da­des del Ra­ma­dán y del Eid –con ma­xi­fal­das y blu­sas de man­ga lar­ga– en sus al­ma­ce­nes es­ta­ble­ci­dos en la geo­gra­fía ára­be.

La co­la­bo­ra­ción en­tre Uniq­lo y la di­se­ña­do­ra mu­sul­ma­na Ha­na Ta­ji­ma es­tá dis­po­ni­ble glo­bal­men­te e in­clu­ye tú­ni­cas, pan­ta­lo­nes de ro­pa va­que­ra adap­ta­bles a me­di­da y tam­bién hi­yabs con­fec­cio­na­dos con te­las res­pi­ra­bles. A prin­ci­pios del mes de enero, Dol­ce&gab­ba­na pre­sen­tó las imá­ge­nes de su nue­va lí­nea de hi­yabs y aba­yas. La mar­ca no re­ve­ló lo que iban a cos­tar es­tas pie­zas –es de su­po­ner que los pre­cios re­sul­ta­rán prohi­bi­ti­vos–, pe­ro la ini­cia­ti­va mues­tra los pro­gre­sos he­chos por los gi­gan­tes del sec­tor pa­ra in­cluir la mo­da mu­sul­ma­na en sus co­lec­cio­nes prin­ci­pa­les.

MIEN­TRAS, HA APA­RE­CI­DO

una ex­plo­sión de usua­rias de Ins­ta­gram ata­via­das con hi­yab que tie­nen cen­te­na­res de mi­les de se­gui­do­ras an­sio­sas de co­no­cer los mis­mos con­se­jos de ma­qui­lla­je, sel­fies, fo­tos de pla­tos de co­mi­da e ima­gi­ne­ría más o me­nos lu­jo­sa que los que des­pier­tan el in­te­rés de las no mu­sul­ma­nas. Aquí no en­con­tra­re­mos au­to­rre­tra­tos en bi­ki­ni, aunque sí hay pre­pon­de­ran­cia de ani­llos pa­ra la na­riz con pie­dras pre­cio­sas, de­li­nea­dor y pes­ta­ñas pos­ti­zas. La con­fluen­cia en­tre la re­li­gión y el con­su­mis­mo re­sul­ta in­tere­san­te, pe­ro ¿no se da un con­flic­to? «No hay nin­gún problema en ves­tir mar­cas y lo­go­ti­pos. Tam­po­co soy re­pre­sen­ta­ti­va de esas mu­je­res mu­sul­ma­nas que se cu­bren de pies a ca­be­za», di­ce Idris­si. Agre­ga que «ni por aso­mo» se pon­dría el ve­lo fa­cial co­no­ci­do como ni­qab. «Pe­ro tam­po­co me pon­dría una ca­mi­se­ta que lle­va­ra es­tam­pa­da la pa­la­bra ‘sex’».

LAS MU­SUL­MA­NAS SON

unas con­su­mi­do­ras en­tu­sias­tas. Es­tán en­can­ta­das de que las mar­cas aho­ra va­yan a por ellas y de que lo ha­gan de for­ma res­pe­tuo­sa con el is­lam. No so­lo eso, sino que ha­cen lo po­si­ble por re­co­men­dar di­chas mar­cas a to­das sus co­no­ci­das; el po­der de la um­ma –la co­mu­ni­dad mu­sul­ma­na– no es so­lo una he­rra­mien­ta de mar­ke­ting, sino que tam­bién cons­ti­tu­ye una razón pa­ra que las mar­cas ha­gan bien sus de­be­res. En­ton­ces, ¿có­mo se ex­pli­ca que tan­tas de las mo­de­los que pu­bli­ci­tan el es­ti­lo re­ca­ta­do sean de ori­gen cau­cá­si­co y (po­si­ble­men­te) no mu­sul­ma­nas? La cues­tión tie­ne que ver con la lo­gís­ti­ca. Por po­ner un ejem­plo, pen­se­mos en la mo­de­lo es­co­gi­da por Dol­ce&gab­ba­na pa­ra su co­lec­ción de hi­yabs. «Han da­do con ella a tra­vés de una agen­cia de mo­de­los –ex­pli­ca Idris­si–, lo que me di­ce que no lle­va hi­yab en su vi­da de a dia­rio. Pa­ra tra­ba­jar como mo­de­lo pro­fe­sio­nal, tie­nes que ser muy fle­xi­ble, ha­cer co­sas que pa­ra no­so­tros no son via­bles. Yo no po­dría tra­ba­jar como mo­de­lo de pa­sa­re­la, en­tre otras co­sas por­que tan so­lo mido 1,62, pe­ro tam­bién por­que ne­ce­si­ta­ría mi pro­pio es­pa­cio pri­va­do pa­ra cam­biar­me, pues en los des­fi­les siem­pre hay hom­bres a tu al­re­de­dor». [En la se­sión fo­to­grá­fi­ca pa­ra H&M se dis­pu­so un re­cin­to ce­rra­do, so­lo pa­ra mu­je­res]. «A mí no me im­por­ta –pro­si­gue–. Al igual que una mar­ca oc­ci­den­tal pue­de re­cu­rrir a mo­de­los ára­bes, asiá­ti­cas o ne­gras, nues­tras pro­pias mar­cas tam­bién pue­den con­tra­tar a las mo­de­los que crean más con­ve­nien­tes. El is­lam no es una re­li­gión pa­ra un gru­po de­mo­grá­fi­co pre­ci­so». Es­tá cla­ro que la mo­da mu­sul­ma­na tam­po­co. Úl­ti­ma­men­te, ac­tri­ces como Kei­ra Knightley o Ca­rey Mu­lli­gan han apa­re­ci­do con lar­gas tú­ni­cas en even­tos de al­fom­bra ro­ja.

Kei­ra Knightley y otras ac­tri­ces han apa­re­ci­do con lar­gas tú­ni­cas so­bre la al­fom­bra ro­ja

Cam­pa­ña de H&M Co­lec­ción de pri­ma­ve­ra de Dol­ce & Gab­ba­na

Pri­ma­ve­ra ve­rano, de Don­na Ka­ran Ju­lian­ne Moo­re Pri­ma­ve­ra ve­rano, de Man­go

Kei­ra Knightley

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.