Pa­ten­te de cor­so

Los po­lis bas­tar­dos de Stefano So­lli­ma

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine - Por Ar­tu­ro Pé­rez-reverte www.xlse­ma­nal.com/pe­rez­re­ver­te

stefano So­lli­ma es uno de mis di­rec­to­res ita­lia­nos ac­tua­les fa­vo­ri­tos. Qui­zá el que más. De en­tra­da me era sim­pá­ti­co por fa­mi­lia, pues su pa­dre, Ser­gio So­lli­ma, di­ri­gió las pe­lí­cu­las de San­do­kán, en­tra­ña­ble per­so­na­je de Emi­lio Sal­ga­ri. De Stefano ha­bía vis­to has­ta aho­ra los vein­ti­dós epi­so­dios de la se­rie Ro­man­zo Cri­mi­na­le y, so­bre to­do, los sie­te de la pri­me­ra par­te de la ex­tra­or­di­na­ria Go­mo­rra, cu­ya se­gun­da tem­po­ra­da si­go es­pe­ran­do con mal con­te­ni­da avi­dez. Sin em­bar­go no co­no­cía to­da su obra, pe­se a ser po­co abun­dan­te. En ci­ne, des­de lue­go, no ha­bía vis­to na­da su­yo. Has­ta que, por ca­sua­li­dad, hu­ro­nean­do de ca­za por la Fel­tri­ne­lli de Ná­po­les, di con una pe­lí­cu­la ro­da­da en 2012 cu­yo tí­tu­lo es ACAB (All Cops Are Bas­tards). Des­pués de ver­la, mi afec­to por So­lli­ma se ha vuel­to ve­ne­ra­ción. No por lo bue­na que es la pe­li, que tam­bién. Sino por su atre­vi­mien­to. Por sus co­jo­nes. ACAB, que se ba­sa en la no­ve­la ho­mó­ni­ma de Car­lo Bo­ni­ni, es una pe­lí­cu­la du­ra y real. Cuen­ta un lar­go mo­men­to de las vi­das de cua­tro ce­le­ri­ni, agen­tes de la Cé­le­re, la bri­ga­da an­ti­dis­tur­bios de la po­li­cía ita­lia­na: cua­tro ele­men­tos cu­yo tra­ba­jo con­sis­te en gol­pear a ma­ni­fes­tan­tes, apo­yar desahu­cios, ac­tuar, en su­ma, como bra­zo bru­tal de un Es­ta­do re­pre­sor don­de las pa­la­bras equi­dad, jus­ti­cia y de­cen­cia ha­ce mu­cho se fue­ron al ca­ra­jo. Ellos son es­bi­rros del sis­te­ma, pe­rros de pre­sa, y como ta­les ac­túan en su vi­da pro­fe­sio­nal y pro­yec­tan las consecuencias en su vi­da pri­va­da. Al­guno de ellos, como Co­bra –el magnífico ac­tor Pier­fran­ces­co Fa­vino–, no ocul­ta sus sim­pa­tías fi­lo­fas­cis­tas, y has­ta de­co­ra su sa­lón con un re­tra­to de Mus­so­li­ni. Son hom­bres du­ros que se ven a sí mis­mos como le­gio­na­rios en las fron­te­ras del Im­pe­rio, de­fen­dien­do és­tas con­tra las hor­das bár­ba­ras: gru­pos an­ti­sis­te­ma, neo­na­zis, in­mi­gran­tes vio­len­tos y de­lin­cuen­tes en ge­ne­ral. Y esa idea, la de sol­da­dos de Ro­ma que de­fien­den el li­mes, no es ca­sual. Una de las más es­pec­ta­cu­la­res se­cuen­cias de la pe­lí­cu­la mues­tra, pre­ci­sa­men­te, có­mo los ce­le­ri­ni, equi­pa­dos con cas­cos, pro­tec­cio­nes, po­rras y es­cu­dos, ac­túan an­te los ma­ni­fes­tan­tes más vio­len­tos, des­pués de un con­flic­ti­vo par­ti­do de fút­bol, con una tác­ti­ca ce­rra­da idén­ti­ca a la de las le­gio­nes ro­ma­nas. Con to­do eso, lo ad­mi­ra­ble de la pe­lí­cu­la es que mues­tra a se­res hu­ma­nos. El es­pec­ta­dor pue­de pen­sar por su cuen­ta. Com­par­tir o no los pun­tos de vis­ta de esos hom­bres, par­ti­ci­par o no de sus emo­cio­nes y pro­ble­mas, apro­bar sus mé­to­dos o sen­tir­se ho­rro­ri­za­do por ellos; pe­ro lo in­dis­cu­ti­ble, y ahí re­si­de el va­lor de la pe­lí­cu­la, es que en to­do mo­men­to se tra­ta de per­so­na­jes vi­vos, mos­tra­dos en su reali­dad hu­ma­na y no a tra­vés de fil­tros po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tos, ideo­ló­gi­cos y ma­ni­queos. Ma­zin­ga, Co­bra, el Ne­gro, son hom­bres de ofi­cio bru­tal, pe­ro se­res de car­ne y hue­so; y Adriano, el jo­ven an­ti­dis­tur­bios mal adap­ta­do al gru­po, que no se en­cuen­tra a gus­to con cier­tos mé­to­dos y arras­tra sus pro­pios fan­tas­mas, tam­po­co se pre­sen­ta como el con­tras­te de pu­re­za y bon­dad fren­te a vio­len­tos mal­va­dos. Todos se mue­ven en los con­fi­nes tur­bios de vi­das sin­gu­la­res, te­nien­do pro­pias y bue­nas ra­zo­nes pa­ra ha­cer lo que ha­cen, o lo que de­jan de ha­cer, o lo que per­mi­ten ha­cer a otros; o pa­ra po­ner, por en­ci­ma de to­do, la leal­tad per­so­nal de hom­bres que vi­ven en te­rri­to­rio hos­til, gue­rre­ros con­de­na­dos, sol­da­dos per­di­dos de una cau­sa en la que, a es­tas al­tu­ras de la pe­lí­cu­la, de la po­lí­ti­ca y de la vi­da, re­sul­ta de­ma­sia­do di­fí­cil creer, tan­to en Ita­lia como aquí, en Es­pa­ña. Y es a pro­pó­si­to de Es­pa­ña, pre­ci­sa­men­te, cuan­do ver ACAB su­po­ne un ejer­ci­cio muy in­tere­san­te del que, in­clu­so an­te Ita­lia, los es­pa­ño­les no sa­li­mos bien pa­ra­dos. Por­que se ne­ce­si­tan mu­cho ta­len­to y va­lor pa­ra ha­cer esa pe­lí­cu­la du­ra y am­bi­gua sin bue­nos ni malos, sin eti­que­tas ni cli­chés fá­ci­les. Un ejer­ci­cio, ése, pa­ra el que la vie­ja sa­bi­du­ría ita­lia­na, su sen­ti­do co­mún e in­te­li­gen­cia, re­sul­tan im­pres­cin­di­bles. Du­do que en Es­pa­ña al­guien se hu­bie­ra atre­vi­do a ro­dar una pe­lí­cu­la como és­ta; y de ha­ber­lo he­cho,

Son per­so­na­jes vi­vos, mos­tra­dos en su reali­dad hu­ma­na y no a tra­vés de fil­tros po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tos, ideo­ló­gi­cos y ma­ni­queos

pa­ra no que­dar mal con el am­bien­te de eti­que­tas fa­ci­lo­nas y lu­ga­res co­mu­nes, aquí ha­brían si­do guar­dias ul­tra­fas­cis­tas y ma­lí­si­mos, de los que gol­pean sin re­mor­di­mien­tos a an­cia­nas des­va­li­das, todos con la fo­to de Fran­co en la car­te­ra; y el jo­ven po­li­cía con es­crú­pu­los ha­bría si­do un in­ma­cu­la­do san­to lai­co, de mo­ral y fi­nu­ra con­mo­ve­do­ras. O al re­vés, cla­ro, se­gún las épo­cas, los lu­ga­res y quie­nes man­den. Como de cos­tum­bre. Como siem­pre. Pe­ro cla­ro: uno es­cu­cha el dis­cur­so in­te­lec­tual de los agra­de­ci­mien­tos en cual­quier ga­la de los Go­ya y com­pren­de que no da­mos pa­ra más. Que no pue­de ser de otra ma­ne­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.