Ani­ma­les de com­pa­ñía

La mi­se­ri­cor­dia cer­van­ti­na (y III)

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine - Por Juan Ma­nuel de Pra­da www.xlse­ma­nal.com/pra­da www.juan­ma­nuel­de­pra­da.com

tal vez sea el epi­so­dio de la li­be­ra­ción de los ga­leo­tes (ca­pí­tu­lo XXII, par­te I del Qui­jo­te) el que más ha ser­vi­do a los ma­lan­dri­nes pa­ra afir­mar que el con­cep­to de mi­se­ri­cor­dia cer­van­ti­na desafía y has­ta con­cul­ca las exi­gen­cias de la jus­ti­cia. Valera afir­ma­ba que «ca­si siem­pre hay al­go de va­len­tía o de tra­ve­su­ra en quien se bur­la de las le­yes o desafía la au­to­ri­dad; y Cer­van­tes, sin po­der­lo re­me­diar, se po­ne de su par­te». Al­go de es­ta sim­pa­tía con el bur­la­dor de las le­yes en­con­tra­mos en es­te epi­so­dio en el que don Qui­jo­te, an­tes de li­ber­tar a unos for­za­dos, afir­ma que «pa­re­ce du­ro aca­so ha­cer es­cla­vos a los que Dios y la na­tu­ra­le­za hi­zo li­bres». Ob­ser­ve­mos, sin em­bar­go, que Cer­van­tes tie­ne la precaución de no in­cluir en­tre los for­za­dos a nin­gún reo de de­li­tos de san­gre. Uno de los ga­leo­tes ha ro­ba­do una ca­nas­ta de ro­pa blan­ca, otro ha ac­tua­do como al­cahue­te, un ter­ce­ro ha si­do bur­la­dor de mu­je­res... En cuan­to a Ginés de Pa­sa­mon­te, el más ca­rac­te­rís­ti­co del gru­po, el lec­tor des­cu­bre en­se­gui­da que es un cri­mi­nal ne­to, un mal­he­chor sin arre­pen­ti­mien­to que, cuan­do se ve sin ca­de­nas, en lu­gar de mos­trar­se agra­de­ci­do con su li­be­ra­dor, yen­do a pos­trar­se a los pies de Dul­ci­nea, lo ape­drea sin pie­dad y es­ca­pa, te­me­ro­so de ser nue­va­men­te apre­sa­do por la Santa Her­man­dad. Una­muno, en su Vi­da de Don Qui­jo­te y San­cho, se de­tie­ne a glo­sar es­te es­ca­bro­so epi­so­dio de la li­be­ra­ción de los ga­leo­tes, don­de el hi­dal­go man­che­go se com­por­ta más como un justiciero que como un ca­ba­lle­ro pia­do­so. Y lle­ga a la con­clu­sión de que «la úl­ti­ma y de­fi­ni­ti­va jus­ti­cia es el per­dón». Se­gún Una­muno, don Qui­jo­te en­tien­de el cas­ti­go al mo­do en que lo en­tien­de Dios, «en na­tu­ra­lí­si­ma con­se­cuen­cia del pe­ca­do», pe­ro sin en­sa­ñar­se con el cul­pa­ble, fren­te a lo que a ve­ces ha­ce la jus­ti­cia po­si­ti­va. Pa­ra Una­muno, «cas­ti­go que no va se­gui­do de per­dón, ni se en­de­re­za a otor­gar­lo al ca­bo, no es cas­ti­go, sino odio­so en­sa­ña­mien­to». Y tie­ne razón; pe­ro le fal­ta aña­dir que per­do­nar a quien no mues­tra arre­pen­ti­mien­to –como es el ca­so de Ginés de Pa­sa­mon­te– es al­go que ni si­quie­ra Dios pue­de ha­cer, como se prue­ba en el pa­sa­je evan­gé­li­co en el que Cris­to se nie­ga a ha­blar con He­ro­des. Cer­van­tes tal vez no cre­ye­se de­ma­sia­do en la jus­ti­cia te­rre­nal; mas no por es­to ne­ga­ba la jus­ti­cia di­vi­na: «Dios hay en cie­lo –afir­ma sin am­ba­ges don Qui­jo­te–, que no se des­cui­da de cas­ti­gar al ma­lo ni de pre­miar al bueno». Sin du­da, un hom­bre como Cer­van­tes, que pa­de­ció mil pe­na­li­da­des en Ar­gel y que en más de una oca­sión se las tu­vo tie­sas con la jus­ti­cia del Rey, te­nía que apia­dar­se, inevi­ta­ble­men­te, del su­fri­mien­to de los ga­leo­tes; y tal vez en la lo­cu­ra de don Qui­jo­te que los li­be­ra ha­ya al­go de re­be­lión an­te el su­fri­mien­to del pró­ji­mo. Pe­ro de in­me­dia­to Cer­van­tes nos es­pe­ci­fi­ca que don Qui­jo­te que­dó «mohi­ní­si­mo» de ver­se tan mal pa­ra­do por los mis­mos a quie­nes tan­to bien ha­bía he­cho: «Si yo hu­bie­ra creí­do lo que me di­jis­te –re­co­no­ce an­te San­cho–, yo hu­bie­ra ex­cu­sa­do es­ta pe­sa­dum­bre». Las consecuencias ne­fas­tas que la li­be­ra­ción tie­ne pa­ra el pro­pio don Qui­jo­te nos de­mues­tran que Cer­van­tes con­si­de­ra­ba que la mi­se­ri­cor­dia sin jus­ti­cia es una vir­tud lo­ca que no ha­ce sino desatar más acia­gas ca­tás­tro­fes. De he­cho, don Qui­jo­te ya no de­ja­rá de jus­ti­fi­car­se de su error, en un in­ten­to de aca­llar su es­crú­pu­lo de con­cien­cia. En el ca­pí­tu­lo XXX, cuan­do San­cho le afea lo que hi­zo, don Qui­jo­te se enoja so­bre­ma­ne­ra, adu­cien­do que «a los ca­ba­lle­ros an­dan­tes no les to­ca ni ata­ñe ave­ri­guar si los afli­gi­dos, encadenados y opre­sos que en­cuen­tran por los ca­mi­nos van de aque­lla ma­ne­ra o es­tán en aque­lla an­gus­tia por sus cul­pas o por sus gra­cias: só­lo le to­ca ayu­dar­les como a me­nes­te­ro­sos, po­nien­do los ojos en sus pe­nas, y no en sus be­lla­que­rías». Y to­da­vía en el ca­pí­tu­lo XLV, cuan­do los cua­dri­lle­ros de la Santa Her­man­dad lo quie­ren pren­der por la fe­cho­ría de la li­be­ra­ción, lla­mán­do­lo sal­tea­dor de ca­mi­nos, don Qui­jo­te se en­co­le­ri­za y los in­cre­pa: «Ve­nid acá, gen­te soez y mal na­ci­da: ¿sal­tear de ca­mi­nos lla­máis al dar li­ber­tad a los encadenados, sol­tar los pre­sos, aco­rrer a los mi­se­ra­bles, al­zar los caí­dos, re­me­diar

Un hom­bre como Cer­van­tes, que pa­de­ció mil pe­na­li­da­des en Ar­gel, te­nía que apia­dar­se, inevi­ta­ble­men­te, del su­fri­mien­to de los ga­leo­tes

los me­nes­te­ro­sos?». Sal­ta a la vis­ta que ta­les reac­cio­nes no son sino as­pa­vien­tos de una con­cien­cia tor­tu­ra­da. Que es­te epi­so­dio desa­zo­na­ba al pro­pio Cer­van­tes lo prue­ba que lue­go se preo­cu­pa­se de pin­tar al li­be­ra­do Ginés de Pa­sa­mon­te como un des­al­ma­do que ro­ba el ru­cio de San­cho; y cuan­do Ginés de Pa­sa­mon­te vuel­va a apa­re­cer, con­ver­ti­do en ti­ti­ri­te­ro, ob­ten­drá su me­re­ci­do, pues don Qui­jo­te des­ba­ra­ta el ta­bla­di­llo de sus ma­rio­ne­tas. Y es que Cer­van­tes era cons­cien­te de que la jus­ti­cia exi­gía que la mi­se­ri­cor­dia des­nor­ta­da de don Qui­jo­te fue­se rec­ti­fi­ca­da y re­pa­ra­da de al­gún mo­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.