'La ca­ja de la Semana Santa'

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine - Www.xlse­ma­nal.com/he­rre­ra car­los@car­los­he­rre­ra.net/www.car­los­he­rre­ra.com

no todos po­de­mos co­no­cer las Se­ma­nas San­tas que qui­sié­ra­mos. Como ha que­da­do di­cho y de­mos­tra­do, tie­nen el úni­co in­con­ve­nien­te de que ocu­rren to­das a la vez. Siem­pre pue­de ayu­dar el tiem­po, y ha­cer que una tor­men­ta en Cór­do­ba sea un pa­sa­por­te pa­ra mar­char a Má­la­ga, o vi­ce­ver­sa. Pe­ro es mu­cho con­fiar. Gra­cias a unos días de anun­cia­da ines­ta­bi­li­dad que anu­la­ba cual­quier sa­li­da pro­ce­sio­nal en Se­vi­lla pu­de cum­plir un par de mis sue­ños: co­no­cer las Ca­pas Par­das de Za­mo­ra, don­de has­ta en­to­né el mi­se­re­re, y pre­sen­ciar có­mo el tiem­po si­gue de­te­ni­do en la pro­ce­sión del San­to En­tie­rro de Ber­cia­nos de Alis­te, del que ya he da­do cuen­ta en es­tas pá­gi­nas. Ten­go pen­dien­tes, a la es­pe­ra de al­gu­na bo­rras­ca en el va­lle del Gua­dal­qui­vir, mu­chas ho­ras en Mur­cia, con Sal­zi­llo; en Gra­na­da, por el pa­seo de los Tris­tes; o en León, a la ve­ra del Na­za­reno. Pe­ro si no llue­ve, nun­ca aca­bo de de­jar la mía, como le pa­sa a tan­tos, por no aban­do­nar la emo­ción de ins­tan­tes co­no­ci­dos y re­pe­ti­dos que, en cam­bio, ca­da año son di­fe­ren­tes, tal vez por­que el que di­fie­re soy yo; y us­ted; y el de más allá. Hay, no obs­tan­te, una for­ma apa­bu­llan­te de su­mir­se en ella, en la Semana Santa de Se­vi­lla, ideal pa­ra aque­llas per­so­nas que no dis­pon­gan de tiem­po pa­ra per­der­se en las bu­llas y mis­te­rios de es­tos pro­di­gio­sos días del sur: La ca­ja de la Semana Santa. Pro­ce­do a ex­pli­car­me. Cua­tro hom­bres de es­tos la­res, ca­da uno con mu­chas co­sas que ha­cer, An­to­nio Casado, Die­go Ge­niz, Miguel Ángel Mo­reno y Jo­sé Car­los Gue­rra Li­bre­ro, han pues­to su es­fuer­zo y su ha­cien­da en ro­dar las más es­pec­ta­cu­la­res imá­ge­nes de los Sie­te Días, tal como hi­cie­ron el año an­te­rior con los Tem­plos y sus Ti­tu­la­res. Como hi­zo el gran Juan Le­brón con su pe­lí­cu­la Semana Santa, di­ri­gi­da por Gu­tié­rrez Ara­gón con guion de Car­los Co­lón. Como han he­cho tan­tos pro­fe­sio­na­les o afi­cio­na­dos bus­can­do el án­gu­lo se­cre­to, el per­fil magnífico, la es­qui­na cier­ta, la sa­li­da bu­lli­cio­sa... Ig­no­ro cuál ha si­do la téc­ni­ca de gra­ba­ción, pe­ro es­ta vez hay un al­go más, una sen­sa­ción de ver­dad, de trans­mi­sión, que no so­lo vie­ne da­da por los ade­lan­tos téc­ni­cos. Si al­gu­na vez ha si­do po­si­ble me­ter di­gi­tal­men­te en una ca­ja una coc­te­le­ra de sen­sa­cio­nes, los au­to­res han con­se­gui­do que sea es­ta: sen­tir aba­lan­zar­se so­bre uno las dos Es­pe­ran­zas de la Ma­dru­ga­da, Macarena y Tria­na; sen­tir el do­lor y el cru­ji­do de la vie­ja ma­de­ra de San Lo­ren­zo, don­de Dios se ha­ce Gran Po­der; sen­tir la ago­nía en el ros­tro del cru­ci­fi­ca­do del Amor, del Ca­cho­rro, de la Bue­na Muer­te; sen­tir el pa­so can­sa­do de Je­sús de la Pa­sión tras de­jar la ram­pa de El Salvador; sen­tir el des­te­llo de la Can­de­la­ria en la os­cu­ri­dad de los jar­di­nes de Mu­ri­llo... To­do eso es­tá en una ca­ja don­de se en­tra y don­de to­do se te aba­lan­za, te apa­bu­lla, te abra­za, te sor­pren­de, te emo­cio­na... Es fá­cil en­con­trar el lu­gar. Pre­gun­te en Se­vi­lla por Las Se­tas: es un en­gen­dro ar­qui­tec­tó­ni­co plan­ta­do en el cen­tro de la ciu­dad que nos ha cos­ta­do una pas­ta a ca­da ciu­da­dano y que no sir­ve pa­ra gran co­sa, sal­vo pa­ra al­ber­gar es­ta ca­ja de la Semana Santa y un magnífico mer­ca­do en sus ba­jos. Es­te no es el día pa­ra de­ba­tir acer­ca de las bar­ba­ri­da­des ur­ba­nís­ti­cas que he­mos su­fri­do en una ciu­dad que, sor­pren­den­te­men­te, aún si­gue sien­do be­lla a pe­sar de los

Una ca­ja don­de se en­tra y don­de to­do se te aba­lan­za, te apa­bu­lla, te abra­za, te sor­pren­de, te emo­cio­na...

mal­tra­tos a los que ha si­do so­me­ti­da; es día pa­ra re­cor­dar­le, como di­ce el magnífico tex­to del au­dio­vi­sual, que Se­vi­lla ofre­ce al tu­ris­ta apre­su­ra­do e in­do­len­te su ca­ra más vul­gar, cua­tro mu­ñe­cas fla­men­cas y dos de­lan­ta­les de lu­na­res, pe­ro que con­si­gue brin­dar­le su al­ma –y ro­bár­se­la– a aquel que per­se­ve­ra en en­con­trar las au­tén­ti­cas se­ñas de iden­ti­dad que se ocul­tan en su bru­ma. Es­tos vein­te mi­nu­tos al bor­de de to­das las emo­cio­nes es un pa­so di­rec­to a los mis­te­rios y las be­lle­zas de Se­vi­lla. No ha­ce fal­ta pa­sa­por­te al­guno. Bus­que la Ca­ja, ábra­la y mé­ta­se den­tro. Ya tal vez no sal­ga...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.