Arri­ba el te­lón

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine - Www.xlse­ma­nal.com/da­vid­gis­tau

el whisky es trans­pa­ren­te como la ginebra y lue­go le agre­gan un co­lo­ran­te que lo vuel­ve do­ra­do. Es­tas son las co­sas de las que uno se en­te­ra cuan­do be­be con un es­co­cés. El whisky ha­ce tram­pa y se apli­ca en la piel un tin­te bru­ñi­do, como Ber­lus­co­ni. Quién lo ha­bría di­cho de un li­cor tan sin­ce­ro, tan es­ca­sa­men­te ri­di­cu­li­za­do con som­bri­lli­tas por la coc­te­le­ría, tan pol­vo del ca­mino y el caballo ata­do fue­ra, tan pro­pio pa­ra con­fe­rir lu­bri­can­te a la vo­lun­tad an­tes de una pe­lea a pu­ño des­nu­do. No pue­de con­fiar uno en na­da: el whisky se ti­ñe y cual­quier día se pon­drá bó­tox. Tam­bién me di­jo el ac­tor Gary Pi­quer que el agua de los ríos es­co­ce­ses re­sul­ta, por no sé qué ca­ren­cias mi­ne­ra­les, per­fec­ta pa­ra el whisky pe­ro in­su­fi­cien­te pa­ra el con­su­mo. A ello atri­bu­ye que los es­co­ce­ses es­tén todos des­den­ta­dos. Un agua que só­lo sir­ve pa­ra ha­cer whisky y un pue­blo que, con tal de be­ber­lo, sa­cri­fi­ca has­ta sus pro­pios dien­tes. Es­to es una ma­ra­vi­lla por la cual los es­co­ce­ses no han ob­te­ni­do un re­co­no­ci­mien­to su­fi­cien­te de su glo­ria. Aho­ra ca­si me aver­güen­zo de ha­ber pre­fe­ri­do siem­pre el whisky ir­lan­dés, más dul­ce y fá­cil, más pa­re­ci­do a los sa­bo­res de Ten­nes­see, pe­ro cu­ya agua no exi­ge el tri­bu­to de las den­ta­du­ras y vuel­ve por tan­to me­nos he­roi­co el me­re­ci­mien­to del néc­tar re­ga­la­do por dio­ses druí­di­cos re­la­cio­na­dos con mar­mi­tas y muér­da­gos. La pa­la­bra ‘druí­di­cos’ fue apor­ta­ción del whisky. La no­che en que ce­na­mos y be­bi­mos, Gary Pi­quer ve­nía de es­tre­nar en el Es­pa­ñol el ho­me­na­je tea­tral de Gar­ci al ‘rat pack’ del Ar­te Nue­vo. En las dos pie­zas, Pi­quer ha­ce de un Cris­to beat y de un pa­dre de fa­mi­lia en pan­tu­flas que, mien­tras go­rro­nea tabaco y pren­sa, no sos­pe­cha si­quie­ra las ur­dim­bres que el pe­ca­do te­je en su pro­pio ho­gar de cla­se me­dia hu­mil­de, de la que se vo­cea con los ve­ci­nos por el pa­tio in­te­rior. Los ele­men­tos pro­vo­ca­do­res de las obras de Sas­tre y Fraile, del Ar­te Nue­vo to­do, ne­ce­si­tan com­pren­der­se en el con­tex­to de la épo­ca en que fue­ron es­cri­tas. Aho­ra es di­fí­cil épa­ter les bour­geo­is con un Cris­to que fu­ma po­rros mien­tras re­di­me a los bue­nos ase­si­nos. O con una em­plea­da de ga­le­ría co­mer­cial de la que se sos­pe­chan in­cli­na­cio­nes in­ces­tuo­sas mien­tras su pa­dre no se en­te­ra por­que es­tá re­fu­gia­do en un pe­que­ño mundo de cer­te­zas re­co­no­ci­bles y or­de­na­das por la voz del No-do. Pe­ro per­vi­ven la ca­li­dad, la de­li­ca­de­za de la adap­ta­ción y de su pues­ta en es­ce­na, con un jue­go vi­sual que con­vier­te las lu­ces en otro per­so­na­je, aca­so el más tris­te y si­nuo­so de todos, el que de­for­ma a todos los de­más, el que ha­ce que las con­di­cio­nes hu­ma­nas aflo­ren dis­lo­ca­das. Exis­te una uni­for­mi­dad Gar­ci. Cha­que­ta y cor­ba­ta so­bre un pan­ta­lón va­que­ro. Es un mo­do de ves­tir ba­sa­do en una con­tra­dic­ción o una dua­li­dad que cier­tas no­ches co­rres­pon­de con la de la más­ca­ra bi­fron­te del tea­tro. Gar­ci, que ha co­me­ti­do una di­gre­sión tea­tral jus­to cuan­do es­te ami­go su­yo pen­sa­ba que se iba a en­ce­rrar a es­cri­bir no­ve­las en la ca­sa de guio­nis­ta ame­ri­cano que se ha cons­trui­do en el fal­so Ma­li­bú del sur, tie­ne que apren­der al­go con ur­gen­cia. Tie­ne que apren­der a sa­lu­dar. A in­cli­nar la ca­be­za con do­nai­re cuan­do el elen­co y su di­rec­tor sa­len a re­ci­bir los aplau­sos de la pla­tea an­tes de que se aba­ta so­bre ellos el tre­men­do te­lón re­cu­pe­ra­do del Es­pa­ñol. Los ac­to­res son fle­xi­bles, tie­nen gra­cia, es­tán acos­tum­bra­dos. Ha­cen una in­cli­na­ción que com­pla­ce­ría al em­pe­ra­dor del Ja­pón. Pe­ro Gar­ci,

Gar­ci pe­ga una ca­be­za­di­ta cor­ta, aus­te­ra y vio­len­ta, como si un co­che hu­bie­ra pe­ga­do al su­yo por de­trás

ay, ma­dre. Gar­ci pe­ga una ca­be­za­di­ta cor­ta, aus­te­ra y vio­len­ta, como si un co­che hu­bie­ra pe­ga­do al su­yo por de­trás, o como si se le aca­ba­ra de es­ca­par, a la sa­li­da de un cór­ner, el ba­lón que tra­tó de re­ma­tar. Solidario, Gary Pi­quer no vol­vió a sa­lu­dar, sino que per­ma­ne­ció en la tie­su­ra Gar­ci. Fal­ta­ba só­lo un ra­to pa­ra que me des­tro­za­ra el buen nom­bre del whisky ven­ti­lan­do to­das las in­fa­mias de su vi­da pri­va­da. El whisky se ti­ñe pa­ra dis­fra­zar­se como la llu­via de oro en la que se di­sol­vió Zeus pa­ra in­se­mi­nar a Dá­nae. Lle­ga a sa­ber­lo John Ford y to­do su ci­ne ha­bría si­do dis­tin­to. Con som­bri­lli­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.