Cer­van­tes, Sha­kes­pea­re y Ra­joy

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine | Firmas - Por Ar­tu­ro Pé­rez-reverte www.xlse­ma­nal.com/pe­rez­re­ver­te

no ha­ce mu­cho, el pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co, Da­vid Ca­me­ron, pro­nun­ció un dis­cur­so y es­cri­bió un ar­tícu­lo, dis­tri­bui­do en to­do el mundo, so­bre Sha­kes­pea­re y el cuar­to cen­te­na­rio de su muer­te, que es­tos días es­tá a pun­to de cum­plir­se. En su dis­cur­so y su ar­tícu­lo, Ca­me­ron sub­ra­yó la im­por­tan­cia uni­ver­sal del au­tor in­glés, ex­pre­só el or­gu­llo de sa­ber­se su com­pa­trio­ta, y de­mos­tró que las ta­reas de go­bierno no só­lo se re­fie­ren al pas­te­leo po­lí­ti­co, a co­brar im­pues­tos y to­do eso, sino que in­clu­yen, y has­ta lo exi­gen, apo­yar y di­fun­dir el ri­co pa­tri­mo­nio na­cio­nal que a ca­da uno le to­có en suer­te, rin­dien­do ho­me­na­je a la cul­tu­ra y la me­mo­ria.

Y aho­ra, oi­gan, con un ac­to de po­de­ro­sa vo­lun­tad, ima­gi­ne­mos a Ma­riano Ra­joy Brey –que no sé si a es­tas al­tu­ras se­gui­rá sien­do pre­si­den­te en fun­cio­nes o se ha­brá ido a to­mar por sa­co–, pro­nun­cian­do un dis­cur­so o es­cri­bien­do un ar­tícu­lo so­bre los cua­tro­cien­tos años, que tam­bién se cum­plen aho­ra, de la muer­te de Miguel de Cer­van­tes. Ima­gi­nen si pue­den –yo, la ver­dad, no pue­do– a Ra­joy, con ese agudo pun­to cul­tu­ral que tie­ne, de­jan­do a un la­do el Mar­ca y la ca­mi­se­ta de ci­clis­ta pa­ra ocu­par­se, por una vez en su pu­ta vi­da, de al­go re­la­cio­na­do con la pa­la­bra cul­tu­ra. Ima­gi­nen –in­sis­to que con ti­tá­ni­co es­fuer­zo, quien sea ca­paz– a ese es­tó­li­do es­ta­fer­mo, a ese pé­treo don Tan­cre­do, a ese pri­mer pre­si­den­te de go­bierno que en cua­tro años de man­da­to nun­ca visitó la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, del que no cons­ta una fo­to en un es­treno tea­tral, un con­cier­to, una sa­la de ci­ne, una li­bre­ría, con­tán­do­nos có­mo le emo­cio­nan las pe­ri­pe­cias del in­ge­nio­so y des­di­cha­do hi­dal­go, sus diá­lo­gos con San­cho Pan­za, la ter­nu­ra he­roi­ca de la en­so­ña­ción y el fra­ca­so. Re­cor­dán­do­nos, como Ca­me­ron con Sha­kes­pea­re, que el hom­bre que es­cri­bió la más mo­der­na y más es­plén­di­da no­ve­la de todos los tiem­pos era es­pa­ñol. Rin­dien­do ho­me­na­je a ese hom­bre ex­tra­or­di­na­rio, sol­da­do en Le­pan­to, os­cu­ro fun­cio­na­rio de ven­tas y ca­mi­nos, au­tor in­men­so que va a ha­cer aho­ra cua­tro si­glos jus­tos mu­rió po­bre, nin­gu­nea­do, más res­pe­ta­do en el ex­tran­je­ro que por sus in­gra­tos, mi­se­ra­bles com­pa­trio­tas.

He di­cho al­gu­na vez, o va­rias, que si la ma­yor par­te de los go­bier­nos es­pa­ño­les des­de la de­mo­cra­cia se mos­tra­ron in­di­fe­ren­tes con la cul­tu­ra, el de Ma­riano Ra­joy ha pa­sa­do cua­tro años agre­dién­do­la di­rec­ta­men­te. Su des­pre­cio ab­so­lu­to lle­ga a la bo­fe­ta­da ruin, al es­car­nio in­fa­me. La cam­pa­ña de ex­tor­sión eco­nó­mi­ca di­ri­gi­da por el mi­nis­tro Mon­to­ro con­tra es­cri­to­res, mú­si­cos y ci­neas­tas, la ca­na­lla­da de la mi­nis­tra Fá­ti­ma Bá­ñez al re­ti­rar las pen­sio­nes e im­po­ner mul­tas a los es­cri­to­res ju­bi­la­dos que co­bran le­gí­ti­mos de­re­chos de au­tor, la pa­si­vi­dad an­te la pi­ra­te­ría que es­quil­ma y arrui­na, la as­fi­xia eco­nó­mi­ca im­pues­ta por los mi­nis­tros de Cul­tu­ra a la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la (que ha­ce el Dic­cio­na­rio, la Or­to­gra­fía y la Gra­má­ti­ca, y man­tie­ne el de­li­ca­do e im­por­tan­te víncu­lo –al­to asun­to de Es­ta­do– con 500 mi­llo­nes de his­pa­noha­blan­tes), y otras co­sas que no ca­ben en es­ta pá­gi­na, vie­nen sien­do, des­de el prin­ci­pio has­ta el fin, de una avi­lan­tez inau­di­ta. Y como tra­ca fi­nal, es­ta le­gis­la­tu­ra se des­pi­de con la ver­güen­za in­ter­na­cio­nal del Año Cer­van­tes.

Hay que de­cir­lo y re­pe­tir­lo has­ta que a es­tos idio­tas les zum­ben los oí­dos. Fren­te al anun­cia­do Sha­kes­pea­re Li­ves bri­tá­ni­co, en el que van a par­ti­ci­par 140 paí­ses con los in­gle­ses echan­do la ca­sa por la ven­ta­na, el mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra es­pa­ñol ma­ne­ja un pro­gra­ma de ac­ti­vi­da­des des­coor­di­na­do, cas­po­so has­ta la náu­sea, de ini­cia­ti­vas suel­tas, me­tien­do a úl­ti­ma ho­ra to­do cuan­to se le ocu­rre, por cu­tre que sea, pa­ra en­gor­dar el pro­gra­ma des­aten­di­do has­ta aho­ra. Por­que siem­pre les ha im­por­ta­do Cer­van­tes un ca­ra­jo. Y pa­ra más re­co­chi­neo, a las crí­ti­cas por ha­ber lle­ga­do has­ta aquí de es­ta ma­ne­ra, el Go­bierno has­ta aho­ra en fun­cio­nes ar­gu­ye que es com­pli­ca­do cua­drar agen­das, que hay ries­go de po­li­ti­zar el cen­te­na­rio y que la in­te­ri­ni­dad gu­ber­na­men­tal ha com­pli­ca­do las co­sas; o sea, como si las co­sas se pu­sie­ran en pie de un día pa­ra otro y en el úl­ti­mo mo­men­to. Y aho­ra re­sul­ta que des­pués

La ma­yor par­te de los go­bier­nos es­pa­ño­les fue­ron in­di­fe­ren­tes con la cul­tu­ra, pe­ro el úl­ti­mo la ha agre­di­do di­rec­ta­men­te

de cua­tro­cien­tos años sa­bien­do que es­tos días se cum­pli­rá el cuar­to cen­te­na­rio cer­van­tino, na­die ha te­ni­do tiem­po su­fi­cien­te pa­ra pre­ver­lo.

De to­das for­mas, cuan­do uno lo pien­sa, qui­zá sea me­jor así. El me­jor mo­nu­men­to a Cer­van­tes y a su Qui­jo­te, lo que da sen­ti­do exac­to a ese li­bro ex­tra­or­di­na­rio, es pre­ci­sa­men­te la pa­tria que lo hi­zo po­si­ble: es­te lu­gar des­me­mo­ria­do, in­gra­to, des­leal, mi­se­ra­ble, in­so­li­da­rio, anal­fa­be­to has­ta el sui­ci­dio, sin el que nun­ca ha­bría po­di­do es­cri­bir­se el li­bro que me­jor nos re­tra­ta. Una Es­pa­ña don­de hoy, como ha­ce cua­tro­cien­tos años, se­gui­mos sien­do con­se­cuen­tes con nues­tra pro­pia in­fa­mia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.