Tra­ba­jo post­hu­mano

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine | Firmas - Por Juan Ma­nuel de Pra­da www.xlse­ma­nal.com/pra­da www.juan­ma­nuel­de­pra­da.com

un ami­go me en­vía una en­tre­vis­ta de Es­te­ban Hernández, pu­bli­ca­da en El Confidencial, al in­ge­nie­ro Jo­sé Luis Cor­dei­ro, al pa­re­cer un hom­bre muy con­si­de­ra­do en­tre los tec­nó­la­tras. Cor­dei­ro ha­ce una se­rie de re­fle­xio­nes so­bre una hi­po­té­ti­ca vi­da fu­tu­ra (que él ca­li­fi­ca con al­bo­ro­zo de «post­hu­ma­na») en la que los pro­di­gios de la cien­cia y la téc­ni­ca nos ha­brán trans­for­ma­do por com­ple­to, al mo­do de una nue­va re­den­ción. Aunque el en­tre­vis­ta­dor ca­li­fi­ca pia­do­sa­men­te las ideas de Cor­dei­ro de «cho­can­tes y lla­ma­ti­vas», lo cier­to es que son abe­rran­tes y pér­fi­das, ba­jo su apa­rien­cia ju­bi­lo­sa. El vi­sio­na­rio Cor­dei­ro to­ca mu­chos asun­tos en la en­tre­vis­ta, has­ta com­po­ner un mo­sai­co que nos brin­da una ima­gen en apa­rien­cia pro­mi­so­ria (pe­ro en su meo­llo so­bre­co­ge­do­ra) de esa «vi­da post­hu­ma­na» que nos aguar­da, abri­llan­tan­do con un bar­niz de eu­fo­ria pro­ce­sos pro­ter­vos que ya es­tán ocu­rrien­do an­te nues­tros ojos.

Así ocu­rre cuan­do el en­tre­vis­ta­dor le pre­gun­ta por el tra­ba­jo del fu­tu­ro: «Como ya no se­re­mos vie­jos –res­pon­de Cor­dei­ro, re­fi­rién­do­se a una ilu­so­ria in­mor­ta­li­dad pro­por­cio­na­da por los avan­ces cien­tí­fi­cos–, no ten­dre­mos que ju­bi­lar­nos. Pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que ten­ga­mos que ga­nar­nos la vi­da siem­pre. El tra­ba­jo es una mal­di­ción, un cas­ti­go di­vino. En el fu­tu­ro la gen­te ha­rá lo que quie­ra… En el úl­ti­mo Fo­ro de Da­vos se plan­teó la crea­ción de un sa­la­rio mí­ni­mo ga­ran­ti­za­do pa­ra que la gen­te vi­va, por­que el tra­ba­jo lo van a ha­cer las má­qui­nas, y no­so­tros po­dre­mos de­di­car­nos a ac­ti­vi­da­des crea­ti­vas e in­no­va­do­ras, o a via­jar, pe­ro no só­lo a la pla­ya, sino a la Lu­na o a Mar­te, o don­de que­ra­mos». La res­pues­ta in­clu­ye un so­fis­ma teológico que no nos de­ten­dre­mos a ana­li­zar, por fal­ta de es­pa­cio; en cam­bio, qui­sié­ra­mos se­ña­lar la ar­gu­cia que em­plea Cor­dei­ro, tra­tan­do de dis­fra­zar un fu­tu­ro som­brío con ro­pa­jes ilu­so­rios.

Es ver­dad que ca­da vez hay más vo­ces que plan­tean «la crea­ción de un sa­la­rio mí­ni­mo ga­ran­ti­za­do pa­ra que la gen­te vi­va». Pe­ro, en su ori­gen, es­ta pro­pues­ta es­tá im­pul­sa­da por la plu­to­cra­cia (más allá de que mu­cha gen­te bie­nin­ten­cio­na­da se ad­hie­ra con ingenuidad a ella), que pre­ten­de que los Es­ta­dos so­lu­cio­nen el problema al que nos ha con­du­ci­do un or­den eco­nó­mi­co abo­mi­na­ble. La plu­to­cra­cia ha lo­gra­do im­po­ner un or­den que ase­gu­ra la concentración de ca­pi­tal en muy po­cas ma­nos, a la vez que (por efec­to na­tu­ral de la au­to­ma­ti­za­ción y la des­lo­ca­li­za­ción) ge­ne­ra una ma­sa cre­cien­te de des­em­plea­dos. Y, an­te esa ma­sa cre­cien­te, la plu­to­cra­cia te­me que aca­be es­ta­llan­do una re­vo­lu­ción de mag­ni­tu­des des­co­no­ci­das. Se pro­pug­na en­ton­ces la crea­ción de un sub­si­dio mí­ni­mo que man­ten­ga a esas ma­sas en es­ta­do de 'po­bre­za con­tro­la­da' que, con la ayu­da de in­ter­né (don­de la gen­te des­em­plea­da pue­de en­tre­te­ner­se, vo­mi­tar su ra­bia y ha­cer­se sus pa­ji­llas, to­do ello gra­tui­ta­men­te), pue­de di­fe­rir el es­ta­lli­do de esa re­vo­lu­ción. Si tal sa­la­rio mí­ni­mo no se ha uni­ver­sa­li­za­do to­da­vía es por­que los Es­ta­dos se to­pan con pro­ble­mas ca­da vez ma­yo­res pa­ra alle­gar fon­dos.

Y es que el or­den eco­nó­mi­co que ge­ne­ra ma­sas cre­cien­tes de des­em­plea­dos opri­me a su vez a quie­nes em­plea, di­fi­cul­tan­do al má­xi­mo la exac­ción tri­bu­ta­ria. Al rom­per los víncu­los mo­ra­les en­tre pa­tro­nos y obre­ros, el or­den eco­nó­mi­co vi­gen­te ha fa­vo­re­ci­do to­do ti­po de des­ma­nes: así, por ejem­plo, en Es­pa­ña, ca­da semana se tra­ba­jan tres mi­llo­nes y me­dio de ho­ras ex­tras no co­bra­das (más de la mi­tad del to­tal de ho­ras ex­tras tra­ba­ja­das); ca­da vez son más fre­cuen­tes los con­tra­tos la­bo­ra­les a tiem­po par­cial que en­cu­bren –con un suel­do ín­fi­mo– con­tra­tos a tiem­po com­ple­to; y, en ge­ne­ral, ca­da vez hay más gen­te dis­pues­ta a tra­ba­jar en con­di­cio­nes opro­bio­sas. Es­te es el tra­ba­jo post­hu­mano (au­tén­ti­co tra­ba­jo es­cla­vo) del pre­sen­te; y en el fu­tu­ro, si el or­den eco­nó­mi­co no cam­bia, no ha­rá sino ex­tre­mar­se (pues las «má­qui­nas» a las que se re­fe­ría Cor­dei­ro se­gui­rán des­tru­yen­do em­pleos). No nos pa­re­ce des­ca­be­lla­do ima­gi­nar subsidios ge­ne­ra­li­za­dos en el fu­tu­ro; pe­ro ta­les subsidios no per­mi­ti­rán via­jar a la gen­te a la pla­ya (mu­cho me­nos a la Lu­na o a Mar­te), sino tan só­lo evi­tar

Un sub­si­dio mí­ni­mo man­ten­dría a las ma­sas en es­ta­do de 'po­bre­za con­tro­la­da' y, con la ayu­da de in­ter­né, se di­fe­ri­ría el es­ta­lli­do de una re­vo­lu­ción

la muer­te por ina­ni­ción y pa­gar la co­ne­xión a in­ter­né, que se con­ver­ti­rá (si es que no lo es ya) en el des­agua­de­ro de la ra­bia y la so­le­dad –o, como di­ría Cor­dei­ro, en pro­vee­dor de «ac­ti­vi­da­des crea­ti­vas e in­no­va­do­ras»– de una mul­ti­tud alie­na­da pe­ro dó­cil.

Es­te es el «tra­ba­jo post­hu­mano» que nos aguar­da, si el or­den eco­nó­mi­co no cam­bia. Y, por su­pues­to, nos se­gui­re­mos mu­rien­do; só­lo que pa­ra en­ton­ces nos mo­ri­re­mos so­bre to­do de as­co, por mu­cho que los fal­sos re­den­to­res nos pro­me­tan sar­cás­ti­ca­men­te la in­mor­ta­li­dad y un fu­tu­ro es­plen­den­te con via­jes a la Lu­na y a Mar­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.