La li­ber­tad del te­rro­ris­ta Ote­gi

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine | Firmas - Por Car­los He­rre­ra www.xlse­ma­nal.com/he­rre­ra car­los@car­los­he­rre­ra.net/www.car­los­he­rre­ra.com

las se­sio­nes par­la­men­ta­rias de la pa­sa­da semana en las que el fi­nal fue el pre­vis­to, nos pri­va­ron de brin­dar­le su­fi­cien­te le­cho in­for­ma­ti­vo a la sa­li­da de Ar­nal­do Ote­gi de la cár­cel. Dis­cu­tían unos y otros y, en­tre­tan­to, uno de los más cons­pi­cuos de­fen­so­res de ETA aban­do­na­ba la pri­sión mer­ced al cum­pli­mien­to de su condena. Condena que le fue ad­mi­nis­tra­da por ha­ber in­ten­ta­do re­cons­truir Ba­ta­su­na –que era ETA, se­gún sen­ten­cia– a pe­sar de to­das las ad­ver­ten­cias que le reali­zó la le­ga­li­dad. La sa­li­da de Ote­gi fue lo que se es­pe­ra­ba: un mi­tin. A las puer­tas de la pri­sión de Lo­gro­ño le es­pe­ra­ba su clien­te­la y un nú­me­ro in­de­ter­mi­na­do de cre­ti­nos aplau­di­do­res de su eje­cu­to­ria po­lí­ti­ca. Todos sub­ra­ya­ban el pa­pel po­lí­ti­co que le es­pe­ra a par­tir de es­tos días como lí­der in­dis­cu­ti­ble de la lla­ma­da iz­quier­da aber­tza­le. Pre­vio al mo­men­to en el que al­gu­nos se­ña­len su nom­bre como la gran es­pe­ran­za blan­ca del in­de­pen­den­tis­mo vio­len­to vasco, con­ven­dría re­cor­dar al­gu­nos de­ta­lles me­no­res. Ote­gi ha si­do un te­rro­ris­ta. Se­cues­tra­dor, ex­tor­sio­na­dor y or­ga­ni­za­dor de di­ver­sos de­li­tos re­la­cio­na­dos con el te­rro­ris­mo. Al­gu­nos que­rrán ven­der su eje­cu­to­ria como la de un ale­gre lu­cha­dor por la jus­ti­cia his­tó­ri­ca de Eus­kal He­rria, pe­ro es men­ti­ra.

Ote­gi ha si­do, sim­ple­men­te, un de­lin­cuen­te de la peor ca­la­ña. La crea­ción de es­pa­cios po­lí­ti­cos pro­pi­cios a la ne­go­cia­ción po­ten­ció su pa­pel al fren­te de la iz­quier­da cóm­pli­ce de ETA: él lo su­po apro­ve­char y con­tó con la co­la­bo­ra­ción de la muy pa­pa­na­tas ca­ter­va de lí­de­res de opi­nión –o sim­ples trans­mi­so­res de la mis­ma–, co­la­bo­ra­do­res con la cau­sa pro­gre del li­be­ra­dor de te­rri­to­rios. A Ote­gi le reían las gra­cias no po­cos es­cri­bi­do­res de la pren­sa na­cio­nal, con­si­de­rán­do­le po­co me­nos que la úl­ti­ma puer­ta po­si­ble ca­mino de la so­lu­ción del 'con­flic­to vasco'. Bas­ta­ba que Ote­gi di­je­ra a un fis­cal que le in­cre­pa­ba: «¿Eso lo sa­be el fis­cal ge­ne­ral del Es­ta­do?», pa­ra que mu­chos le brin­da­ran el be­ne­fi­cio de la du­da y cre­ye­ran que es­ta­ba tra­ba­jan­do por la paz mano a mano con Con­de Pum­pi­do. Es cier­to que de Con­de Pum­pi­do se pue­de es­pe­rar cual­quier co­sa –lo pri­me­ro que hi­zo al lle­gar a su car­go fue des­ti­tuir a Eduar­do Fun­gai­ri­ño, el lá­ti­go de eta­rras– y bueno se­ría sa­ber qué le ha­bían pro­me­ti­do a se­me­jan­te per­so­na­je, pe­ro de lo que se tra­ta es de re­cal­car las fa­ci­li­da­des tan­to me­diá­ti­cas como ju­di­cia­les con las que se en­con­tra­ba.

Un día se le aca­bó la ba­ra­ka y fue a pa­rar a la cár­cel. Al­gu­nos de sus va­le­do­res co­men­za­ron cam­pa­ña por él, pe­ro se abu­rrie­ron pron­to. Han te­ni­do que es­pe­rar a su sa­li­da pa­ra sol­tar sus ve­ne­no­sas con­si­de­ra­cio­nes acer­ca de la le­ga­li­dad es­pa­ño­la. Sa­le un di­rec­ti­vo de ETA de la cár­cel y he­mos te­ni­do que leer que quien ha sa­li­do es po­co me­nos que Nel­son Man­de­la. Al­gu­nos lí­de­res po­lí­ti­cos de Po­de­mos han lle­ga­do a ase­gu­rar que Ote­gi ha es­ta­do en pri­sión por sus ideas. Otros cre­ti­nos de ERC le han de­di­ca­do églo­gas con­mo­ve­do­ras. Tam­bién con­ven­dría pun­tua­li­zar al­go al res­pec­to.

Des­de 1978 no hay pre­sos por mo­ti­vos po­lí­ti­cos en Es­pa­ña. Ote­gi ha es­ta­do en la cár­cel por te­rro­ris­ta, no por su pen­sa­mien­to. Si tu pen­sa­mien­to es ma­tar pa­ra ob­te­ner be­ne­fi­cios po­lí­ti­cos es muy pro­ba­ble que aca­bes en pri­sión, pe­ro por ser in­de­pen­den­tis­ta o ja­co­bino re­cal­ci­tran­te no pi­sas la cár­cel. Don­de sí vas a la cár­cel por de­li­tos de opi­nión po­lí­ti­ca es en Ve­ne­zue­la, y si no que se lo pre­gun­ten a Leo­pol­do Ló­pez, a quie­nes los mi­se­ra­bles va­le­do­res del ré­gi­men cha­vis­ta con­si­de­ran un de­lin­cuen­te me­re­ce­dor de to­do cas­ti­go. Ha­blo de los Ki­chi y com­pa­ñía, ejem­plo per­fec­to de la de­ge­ne­ra­ción a la que ha po­di­do lle­gar la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la. Ote­gi no es un hom­bre de paz; ha si­do un hom­bre co­la­bo­ra­dor de la peor gue­rra. Y aho­ra que ha

Sa­le un di­rec­ti­vo de ETA de la cár­cel y he­mos te­ni­do que leer que quien ha sa­li­do es po­co me­nos que Nel­son Man­de­la

re­cu­pe­ra­do la li­ber­tad con­ven­dría vi­gi­lar muy de cer­ca ca­da uno de sus pa­sos, exi­gir­le re­nun­ciar a to­do ti­po de vio­len­cia, re­cla­mar­le una reflexión acer­ca del da­ño cau­sa­do y una pe­ti­ción de per­dón por los mi­les de per­so­nas que vie­ron trun­ca­da su exis­ten­cia por cul­pa del te­rro­ris­mo.

Y no es­ta­ría de más que todos los mier­das que le an­dan bai­lan­do el agua se die­ran un pun­to en la bo­ca. Y que el PNV se pre­pa­re, que es­te quie­re ser lehen­da­ka­ri con la ayu­da de Po­de­mos, y, ha­bi­da cuen­ta la can­ti­dad de idio­tas suel­tos que hay, pue­de que has­ta lo con­si­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.