Pa­vos

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Carmen Po­sa­das www.xlse­ma­nal.com/car­men­po­sa­das

tal vez us­te­des la re­cuer­den. En 1993 ga­nó el pre­mio Pu­lit­zer una fo­to­gra­fía en la que se ve a un ni­ño su­da­nés de cor­ta edad fa­mé­li­co y mo­ri­bun­do a pun­to de ser de­vo­ra­do por un bui­tre. La opi­nión pú­bli­ca, en un prin­ci­pio, sa­lu­dó la ins­tan­tá­nea como «una ale­go­ría en la que el ni­ño sim­bo­li­za­ba la po­bre­za; el bui­tre, el ca­pi­ta­lis­mo; y el fo­tó­gra­fo, la in­di­fe­ren­cia del res­to de la so­cie­dad». Han pa­sa­do los años y aque­lla fo­to, que en su tiem­po le­van­tó mu­cha pol­va­re­da por la fal­ta de hu­ma­ni­dad que de­no­ta­ba cap­tar una es­ce­na así en vez de evi­tar­la, ha pa­sa­do a sim­bo­li­zar la im­be­ci­li­dad ge­ne­ra­li­za­da de fo­to­gra­fiar­lo to­do, has­ta el do­lor, el ho­rror, la muer­te. O me­jor di­cho, so­bre to­do es­tas tres co­sas. He aquí más ejem­plos. En 2013 dos yiha­dis­tas de­go­lla­ron a un sol­da­do bri­tá­ni­co a ple­na luz del día y de­lan­te de tes­ti­gos. Uno de ellos se de­di­có a gra­bar con su mó­vil la ges­ta e in­clu­so con­ti­nuó gra­ban­do mien­tras un te­rro­ris­ta se aba­lan­za­ba so­bre él, no pa­ra ma­tar­lo, sino pa­ra lan­zar su so­fla­ma pro­pa­gan­dís­ti­ca, sa­bien­do que po­co des­pués se con­ver­ti­ría en tren­ding to­pic mun­dial. Mien­tras tan­to, otro tran­seún­te gra­bó a su vez es­ta es­ce­na. Po­dría pen­sar­se que el an­sia de in­mor­ta­li­zar el ho­rror es­tá re­la­cio­na­da con un egoís­mo exa­cer­ba­do, con una in­di­fe­ren­cia cós­mi­ca an­te el su­fri­mien­to ajeno. In­du­da­ble­men­te exis­te ese com­po­nen­te, pe­ro la fie­bre 'in­mor­ta­li­za­do­ra' que ha desata­do la om­ni­pre­sen­cia de las cá­ma­ras en nues­tra vi­da va más allá. La gen­te es­tá dis­pues­ta, li­te­ral­men­te, a mo­rir por lo­grar un sel­fie o un ví­deo que se con­vier­ta en vi­ral. Y mu­chos lo con­si­guen. Hay quien gra­ba, por ejem­plo, la ha­za­ña de tum­bar­se en­tre las vías del tren y de­jar que le pa­se por en­ci­ma to­do un con­voy. A otros les da por ca­mi­nar por las cor­ni­sas de edi­fi­cios a cien­tos de me­tros de al­tu­ra. O la im­be­ci­li­dad más co­pia­da el año pa­sa­do, ro­ciar­se el cuer­po con al­cohol y pren­der­se fue­go (sic) mien­tras na­rra uno en di­rec­to a la es­tu­pe­fac­ta au­dien­cia lo que sien­te con­vir­tién­do­se en chi­cha­rrón. ¿Es po­si­ble que nues­tras vi­das es­tén tan va­cías, tan fal­tas de ali­cien­tes que ha­ya que re­cu­rrir a se­me­jan­tes dis­pa­ra­tes? Kier­ke­gaard de­cía que el ser hu­mano ha­ce el mal, pri­me­ro por ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia y lue­go, cuan­do aquel ya no es­tá en jue­go, aca­ba ha­cién­do­lo por te­dio. No voy a en­men­dar­le la pla­na, pe­ro me gus­ta­ría aña­dir otra ex­pli­ca­ción po­si­ble, re­la­cio­na­da con una pul­sión tan­to o más po­ten­te que las men­cio­na­das, la va­ni­dad. Así, en frío, pa­re­ce com­ple­ta­men­te in­com­pren­si­ble que al­guien arries­gue su vi­da o la de los de­más por el ma­gro pre­mio de quin­ce mi­nu­tos de glo­ria, tal como pro­fe­ti­za­ba War­hol, pe­ro lo cier­to es que ocu­rre. Peor aún, al­gu­nos lo ha­cen no por quin­ce, sino por cin­co, por un mi­nu­to in­clu­so. El ser hu­mano es lo más pa­re­ci­do a un pa­vo real que exis­te. No lo pue­de evi­tar, tie­ne que ver con un de­seo de per­pe­tuar­se, de pa­sar a la pos­te­ri­dad, de apa­rear­se in­clu­so. Tal pul­sión es­tá de­trás de to­do lo que ha­ce, des­de pin­tar un cua­dro o es­cri­bir un li­bro a com­po­ner una sin­fo­nía o cons­truir las pi­rá­mi­des. La va­ni­dad es una fuer­za tan arra­sa­do­ra como efi­caz; sin ella (y sin la cu­rio­si­dad y el mie­do), po­si­ble­men­te no ha­bría­mos sa­li­do aún de la ca­ver­na. Pe­ro, como to­da fuer­za, no es bue­na ni ma­la, de­pen­de de có­mo se em­plee. Tam­bién de quién la em­plee. Por eso unos pin­tan el Guer­ni­ca y otros pin­tan la mo­na; unos se co­men el mundo y otros se zam­pan no­ven­ta y sie­te ham­bur­gue­sas en ocho mi­nu­tos

La gen­te es­tá dis­pues­ta, li­te­ral­men­te, a mo­rir por lo­grar un 'sel­fie' o un ví­deo que se con­vier­ta en vi­ral. Y mu­chos lo con­si­guen

pa­ra fi­gu­rar en el Guin­ness de los Ré­cords; unos es­cul­pen la Pie­tà y otros se de­di­can a mu­ti­lar­la a mar­ti­lla­zos pa­ra en­trar en la His­to­ria (y lo peor es que lo con­si­guen). Es así; el que no tie­ne na­da de qué pre­su­mir pre­su­me de im­be­ci­li­da­des. O de mal­da­des. No di­go yo que sean mal­va­das esas per­so­nas que, cuan­do ven un atra­co o un in­cen­dio, en vez de echar una mano echen mano al mó­vil pa­ra in­mor­ta­li­zar la es­ce­na. Son como todos no­so­tros, va­na­men­te va­ni­do­sas. Tam­po­co las nue­vas tec­no­lo­gías nos vuel­ven más egoís­tas, in­sen­si­bles o bru­ta­les. So­lo nos des­cu­bren tal como so­mos. Unos, pa­vos reales… otros, pa­vos a se­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.