O. J. SIMPSON, CA­SO 'REABIER­TO'

El jui­cio del si­glo reunió an­te el te­le­vi­sor a 150 mi­llo­nes de per­so­nas en Es­ta­dos Uni­dos. El de­por­tis­ta más cé­le­bre del país fue ab­suel­to de do­ble ase­si­na­to. Aho­ra, una se­rie de te­le­vi­sión re­vi­ve aquel truculento epi­so­dio. Una his­to­ria de fa­ma, se­xo, din

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine | En Primer Plano - POR CH­RIS­TOP­HER GOOD­WIN

JOHN TRA­VOL­TA IN­TER­PRE­TA AL ABO­GA­DO Ro­bert Sha­pi­ro, es­pe­cia­lis­ta en me­ter­se a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en el bol­si­llo; Cu­ba Goo­ding Jr., a un O. J. Simpson ca­paz de re­co­rrer Los Án­ge­les a to­da ve­lo­ci­dad con una pis­to­la en la sien mien­tras lla­ma a su mamá en­tre so­llo­zos; Da­vid Sch­wim­mer [Friends] da vi­da al fa­lle­ci­do Ro­bert Kar­das­hian, ín­ti­mo ami­go de Simpson y pa­dre del hoy ubi­cuo clan Kar­das­hian...

SIMPSON PA­GÓ MÁS DE CIN­CO MI­LLO­NES DE DÓ­LA­RES AL GRU­PO DE ABO­GA­DOS DE­FEN­SO­RES MÁS COS­TO­SO DE LA HIS­TO­RIA

La se­rie Ame­ri­can cri­me his­tory, como se ve, no ha es­ca­ti­ma­do en estrellas. To­do pa­ra pre­sen­tar­nos, en su pri­me­ra tem­po­ra­da –ti­tu­la­da The peo­ple v O. J.–, uno de los epi­so­dios más in­tri­gan­tes de la re­cien­te his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos: el do­ble ase­si­na­to de la ex­mu­jer de O. J. Simpson y su ami­go Ro­nald Goldman y el pos­te­rior pro­ce­so ju­di­cial que cul­mi­nó, en 1995, con la ab­so­lu­ción del ju­ga­dor de fút­bol ame­ri­cano más fa­mo­so de la his­to­ria. La se­rie, sin fe­cha de es­treno en Es­pa­ña, re­crea el jui­cio de 18 me­ses que fas­ci­nó a Es­ta­dos Uni­dos; mues­tra có­mo la ra­za, el di­ne­ro y el fil­tro dis­tor­sio­nan­te de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pue­den in­fluir en el sis­te­ma ju­di­cial; y ex­plo­ra la di­vi­sión ra­cial en el país más po­de­ro­so de la Tie­rra.

CHAR­COS D E SAN­GRE

Los ca­dá­ve­res de Ni­co­le Brown Simpson y Ro­nald Goldman apa­re­cie­ron en una zo­na re­si­den­cial de Los Án­ge­les la no­che del 12 de ju­nio de 1994. Los des­cu­brió un pa­sean­te al que aler­tó el pe­rro de Ni­co­le. Los cuer­pos ya­cían en­tre char­cos de san­gre fren­te a la vi­vien­da de la mu­jer. A Ni­co­le, ru­bia de 35 años, le ha­bían sec­cio­na­do la gar­gan­ta con tan­ta bru­ta­li­dad que te­nía la la­rin­ge a la vis­ta, ade­más de pre­sen­tar cu­chi­lla­das en el cue­llo y la ca­be­za. Ro­nald Goldman, de 25 años, ha­bía si­do acu­chi­lla­do en la ca­be­za, te­nía la yu­gu­lar cor­ta­da, una pro­fun­da in­ci­sión en un pul­món y otra en la aor­ta ab­do­mi­nal. Goldman que­ría ser ac­tor y tra­ba­ja­ba de ca­ma­re­ro. Ni­co­le era la ex­mu­jer de O. J. Simpson, uno de los hom­bres más fa­mo­sos de Es­ta­dos Uni­dos. Orent­hal Ja­mes Simpson te­nía por en­ton­ces 46 años. Era atrac­ti­vo y ca­ris­má­ti­co. Tras de­jar el mundo de­por­ti­vo, se ha­bía he­cho aún más fa­mo­so como co­men­ta­ris­ta de la te­le­vi­sión y por su apa­ri­ción en pe­lí­cu­las como Agá­rra­lo como pue­das. Cuan­do se su­po que Simpson era el úni­co sos­pe­cho­so, la con­mo­ción fue to­tal. La Po­li­cía en­con­tró man­chas de san­gre en su co­che y en el ca­mino que lle­va­ba a su ca­sa unas man­chas que coin­ci­dían con las ha­lla­das en la es­ce­na del cri­men, a tres ki­ló­me­tros de dis­tan­cia. ¿Mo­ti­vo? Los ce­los, o eso se de­cía, pues Simpson, al pa­re­cer, sos­pe­cha­ba –de for­ma erró­nea– que Ni­co­le y Goldman eran aman­tes. De in­me­dia­to, Simpson con­tra­tó a Ro­bert Sha­pi­ro, el abo­ga­do más cé­le­bre en Los Án­ge­les, un hom­bre que se ma­ne­ja­ba como na­die an­te las cá­ma­ras de te­le­vi­sión y que ha­bía con­se­gui­do pe­nas re­du­ci­das pa­ra fa­mo­sos, como Ch­ris­tian Bran­do, el hi­jo del ac­tor, que so­lo fue con­de­na­do a cin­co años de cár­cel tras ma­tar al no­vio de su her­ma­nas­tra. Du­ran­te el fu­ne­ral de Ni­co­le, ce­le­bra­do el 16 de ju­nio, Simpson, de lu­to y con ga­fas de sol, ho­rro­ri­zó a los do­lien­tes cuan­do se aga­chó so­bre el fé­re­tro abier­to y be­só el cuer­po sin vi­da de la mu­jer que él mis­mo ha­bía ase­si­na­do sin com­pa­sión cua­tro días an­tes; o eso, al me­nos, pen­sa­ba la ma­yo­ría de los pre­sen­tes en la iglesia. Ese mis­mo día, la Po­li­cía hi­zo pú­bli­co un in­for­me en el que se de­ta­lla­ba la tre­men­da pa­li­za que Simpson pro­pi­nó a Ni­co­le en 1989: los agen­tes en­con­tra­ron a su mu­jer «es­con­di­da en­tre los ar­bus­tos, en­san­gren­ta­da y te­me­ro­sa por su vi­da». La no­che si­guien­te al fu­ne­ral, Ro­bert Kar­das­hian se las vio y se las deseó pa­ra que un Simpson des­qui­cia­do no se sui­ci­da­ra en el dor­mi­to­rio de Kim Kar­das­hian, que en­ton­ces so­lo te­nía 14 años. Es­ta­ba pre­vis­to que Simpson se en­tre­ga­ra a la Po­li­cía a la ma­ña­na si­guien­te. Así lo ha­bía ne­go­cia­do su abo­ga­do. Pe­ro Simpson se las arre­gló pa­ra sa­lir de la ca­sa de Kar­das­hian y, con­ver­ti­do en pró­fu­go, hu­yó a to­da ve­lo­ci­dad en un Ford Bron­co con un ami­go. Mi­llo­nes de nor­te­ame­ri­ca­nos si­guie­ron su hui­da en di­rec­to por la te­le­vi­sión. Mien­tras su ami­go con­du­cía, per­se­gui­do por he­li­cóp­te­ros y co­ches pa­tru­lla, Simpson sos­te­nía un re­vól­ver car­ga­do y ame­na­za­ba con pe­gar­se un ti­ro. La Po­li­cía ne­ce­si­tó cin­cuen­ta mi­nu­tos pa­ra que el ex­ju­ga­dor ac­ce­die­ra a sa­lir del au­to, tras pro­me­ter­le que po­dría lla­mar por te­lé­fono a su ma­dre.

Acu­sa­do de do­ble ase­si­na­to, la vis­ta no em­pe­zó has­ta el 24 de enero de 1995, pe­ro mu­chos de los su­ce­sos que lle­va­ron a su ab­so­lu­ción tu­vie­ron lu­gar an­tes de la vis­ta. Lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo: la de­ci­sión de la Fis­ca­lía de tras­la­dar el jui­cio de la zo­na re­si­den­cial de Santa Mó­ni­ca al cen­tro de Los Án­ge­les. Es­te cam­bio hi­zo que Simpson no fue­ra juz­ga­do por un ju­ra­do blan­co, sino por gen­te ne­gra de los barrios em­po­bre­ci­dos del cen­tro, don­de la des­con­fian­za ha­cia la Po­li­cía es en­dé­mi­ca. Otra ju­ga­da maes­tra fue la en­tre­vis­ta que su abo­ga­do, Ro­bert Sha­pi­ro, con­ce­dió al pe­rio­dis­ta Jef­frey Too­bin, de The New Yor­ker, don­de el le­tra­do dio a co­no­cer da­tos a la opi­nión pú­bli­ca –y al ju­ra­do– que no iba a po­der re­ve­lar du­ran­te el jui­cio. Sha­pi­ro ase­gu­ró en aque­lla en­tre­vis­ta que Mark Fuhr­man, el po­li­cía que in­ves­ti­gó el cri­men, fue quien co­lo­có los guan­tes en­san­gren­ta­dos –uno en la ca­sa de Simpson, el otro en la es­ce­na del cri­men– que, de acuer­do con la Fis­ca­lía, el acu­sa­do usó pa­ra co­me­ter los ase­si­na­tos.

LA BA­ZA DEL RA­CIS­MO

«La de­fen­sa tie­ne pre­vis­to ale­gar que el mo­ti­vo de Fuhr­man pa­ra in­cul­par a Simpson es el ra­cis­mo –es­cri­bió Too­bin en el New Yor­ker–. Estamos ha­blan­do de un po­li­cía co­rrup­to. De un po­li­cía ra­cis­ta». Sus pa­la­bras re­so­na­ron como una tor­men­ta en la ciu­dad de Los Án­ge­les, don­de re­cien­te­men­te se ha­bían pro­du­ci­do dis­tur­bios ra­cia­les. Por si fue­ra po­co, an­tes del jui­cio, Simpson tu­vo la as­tu­ta de­ci­sión de in­cor­po­rar a su de­fen­sa al com­ba­ti­vo abo­ga­do ne­gro John­nie Co­chran, fa­mo­so por lle­var a jui­cio a agen­tes de la Po­li­cía acu­sa­dos de mal­tra­tar a afro­ame­ri­ca­nos. Co­chran pron­to des­pla­zó a Sha­pi­ro y se con­vir­tió en el ca­pi­tán del lla­ma­do 'Dream Team', el gru­po de abo­ga­dos de­fen­so­res más cos­to­sos de la his­to­ria. Simpson pa­gó más de cin­co mi­llo­nes de dó­la­res por los ser­vi­cios de sus le­tra­dos. Du­ran­te el jui­cio, Co­chran uti­li­zó a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en pro­ve­cho de la de­fen­sa. Sa­bía que sus de­cla­ra­cio­nes a la pren­sa ter­mi­na­rían por lle­gar al ju­ra­do, por mu­cho que se en­con­tra­ra re­clui­do en un ho­tel y sin ac­ce­so a la te­le, la ra­dio y la pren­sa es­cri­ta.

A me­di­da que avan­za­ba el jui­cio, se fue­ron pu­bli­can­do to­da suer­te de ru­mo­res asom­bro­sos so­bre los pro­ta­go­nis­tas, so­bre sus afi­cio­nes se­xua­les y su con­su­mo de dro­gas. La pren­sa sen­sa­cio­na­lis­ta lle­gó a pu­bli­car unas fo­tos de Ni­co­le Simpson con los pe­chos al ai­re, su­pues­ta­men­te ven­di­das por una de sus pro­pias her­ma­nas a una pu­bli­ca­ción de co­ti­lleo. To­do el mundo te­nía su pre­cio; o así lo pa­re­cía. El ru­mor más di­fun­di­do era que Simpson es­ta­ba dro­ga­do de me­tan­fe­ta­mi­na –que un tra­fi­can­te ase­gu­ra­ba ha­ber­le ven­di­do esa no­che– en el mo­men­to de co­me­ter los ase­si­na­tos, lo que ex­pli­ca­ría el en­sa­ña­mien­to. Simpson ase­gu­ra­ba que nun­ca en la vi­da ha­bía pro­ba­do las dro­gas. Cir­cu­la­ban otras teo­rías más ima­gi­na­ti­vas –al­gu­nas di­fun­di­das por la de­fen­sa–, como que los ase­si­na­tos eran obra de una ban­da de nar­co­tra­fi­can­tes co­lom­bia­nos cu­yo ob­je­ti­vo era Fa­ye Res­nick, una ami­ga de Ni­co­le que es­ta­ba en su ca­sa. Se de­cía que la jo­ven les de­bía di­ne­ro y se ha­cía hin­ca­pié en que el cor­te de las cuer­das de vo­ca­les de Ni­co­le era tí­pi­co de los ajus­tes de cuen­tas en­tre las nar­co­ma­fias de Co­lom­bia. El juez lo des­car­tó sin du­dar­lo. No­che tras no­che, los ame­ri­ca­nos, fas­ci­na­dos por el ca­so, de­ba­tían si Simpson ha­bía te­ni­do tiem­po de co­me­ter los crí­me­nes a las 10:15 de la no­che, con­du­cir los tres ki­ló­me­tros has­ta su ho­gar, cam­biar­se de ro­pa, es­con­der las pren­das cu­bier­tas de san­gre y el ar­ma del cri­men –que nun­ca fue en­con­tra­da– y du­char­se, an­tes de que una li­mu­si­na se pre­sen­ta­ra a re­co­ger­lo a las 11 de la no­che pa­ra lle­var­lo al ae­ro­puer­to de Los Án­ge­les, don­de iba a em­bar­car­se en un vue­lo a Chica­go. El jui­cio se pro­lon­gó has­ta oc­tu­bre. Du­ran­te la vis­ta hu­bo es­ce­nas es­pec­ta­cu­la­res. Como cuan­do Simpson, por pe­ti­ción de la de­fen­sa, se pro­bó los «guan­tes en­san­gren­ta­dos» que, de acuer­do con la Fis­ca­lía, lle­va­ba pues­tos en el mo­men­to del ase­si­na­to. En­tre mue­cas y gru­ñi­dos, Simpson pa­re­cía no lo­grar po­nér­se­los. «Me vie­nen muy pe­que­ños», mur­mu­ró. Po­co an­tes de que el ju­ra­do emi­tie­ra el ve­re­dic­to, John­nie Co­chran re­cu­rrió an­te el ju­ra­do a una fra­se que se hi­zo fa­mo­sa: «Si los guan­tes le vie­nen pe­que­ños, tie­nen que ab­sol­ver al acu­sa­do». El otro mo­men­to es­te­lar fue cuan­do el ins­pec­tor Mark Fuhr­man subió al es­tra­do ca­si al fi­nal del jui­cio. La de­fen­sa sa­có unas cin­tas de au­dio don­de el po­li­cía se re­co­no­cía como ra­cis­ta y ase­gu­ró que esa men­ta­li­dad lo lle­vó a ma­ni­pu­lar las prue­bas. «Si te en­cuen­tras con 200 pu­tos ne­gra­tas que vie­nen a por ti, lo que tie­nes que ha­cer es pi­llar a uno de ellos y pe­gar­le una pa­li­za», de­cía Fuhr­man en una de las cin­tas. En otra afir­ma­ba que cier­ta co­mi­sa­ría apes­ta­ba al «olor de los ma­ca­cos muer­tos por cau­sa de las pa­li­zas re­ci­bi­das en­tre sus cua­tro pa­re­des». La Fis­ca­lía tu­vo que re­co­no­cer que Fuhr­man co­me­tió per­ju­rio cuan­do ne­gó en el es­tra­do que hu­bie­ra em­plea­do la pa­la­bra ma­ca­co en los úl­ti­mos diez años.

RÉ­CORD DE AU­DIEN­CIA

La com­pa­re­cen­cia del agen­te aca­bó con la po­si­bi­li­dad de una condena pa­ra Simpson. Con­clui­do el jui­cio, la pre­si­den­ta del ju­ra­do de­cla­ró que na­da más ver a Fuhr­man tu­vo cla­ro que «se tra­ta­ba de una ser­pien­te. Su as­pec­to era el de un se­gui­dor del Ku Klux Klan. Cuan­do lo oí ha­blar de los ne­gros de esa ma­ne­ra, me es­tre­me­cí de pies a ca­be­za». Más de 150 mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses con­tu­vie­ron el alien­to an­te la te­le pa­ra es­cu­char el ve­re­dic­to; el ma­yor ín­di­ce de au­dien­cia ja­más re­gis­tra­do en Es­ta­dos Uni­dos. La ab­so­lu­ción de­jó bo­quia­bier­to al país, pe­ro los ob­ser­va­do­res más aten­tos no se sor­pren­die­ron. La de­fen­sa fue bri­llan­te al no va­ci­lar al apos­tar por la de­no­mi­na­da «ju­ga­da ra­cial». Por otro la­do, el tra­ba­jo de la Fis­ca­lía de­jó mu­cho que desear. Vin­cent Bu­glio­si, el fis­cal que en su mo­men­to con­si­guió la condena de Char­les Man­son, di­jo: «Nun­ca en la vi­da he vis­to que la Fis­ca­lía lle­va­ra un ca­so cri­mi­nal de ma­ne­ra tan in­com­pe­ten­te». A la ma­yo­ría de los blan­cos les in­dig­nó que un ju­ra­do ne­gro hu­bie­ra ab­suel­to a Simpson con tan­ta ra­pi­dez cuan­do las prue­bas en su con­tra pa­re­cían con­clu­yen­tes. Su ra­bia se acre­cen­tó cuan­do mu­chos ne­gros ce­le­bra­ron la ab­so­lu­ción. El ci­neas­ta Spi­ke Lee de­cla­ró que «por pri­me­ra vez en la his­to­ria un her­mano ha si­do ab­suel­to del ase­si­na­to co­me­ti­do con­tra unos blan­cos, in­clu­so con­tra una mu­jer ru­bia y de ojos azu­les». Como era de es­pe­rar, O. J. no se sa­lió de ro­si­tas. En un jui­cio ci­vil ce­le­bra­do en 1997 fue con­si­de­ra­do res­pon­sa­ble de las muer­tes y con­de­na­do a pa­gar más de 30 mi­llo­nes de dó­la­res a los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas. Un di­ne­ro que nun­ca ha lle­ga­do a abo­nar. Orent­hal Ja­mes Simpson lan­gui­de­ce hoy en una cár­cel de Nevada, gor­do y ol­vi­da­do. En 2008 fue con­de­na­do a 33 años de pri­sión tras un ex­tra­ño ro­bo y se­cues­tro, efec­tua­dos con el ob­je­ti­vo de re­cu­pe­rar unos tro­feos y re­cuer­dos de­por­ti­vos que iban a ser ven­di­dos en Las Ve­gas. Es­tá pre­vis­to que el año pró­xi­mo pue­da ac­ce­der a la li­ber­tad con­di­cio­nal; ten­drá 70 años. Han pa­sa­do dos de­ce­nios, y hoy nos en­con­tra­mos con en­cen­di­das dis­cu­sio­nes so­bre los pre­mios Os­car y la di­ver­si­dad ra­cial. Hay que pre­gun­tar­se has­ta qué pun­to han cam­bia­do las co­sas en Es­ta­dos Uni­dos... Si es que han cam­bia­do en al­go.

GOR­DO Y OL­VI­DA­DO, HOY ES­TÁ PRE­SO EN UNA CÁR­CEL DE NEVADA POR OTROS DE­LI­TOS: UN RO­BO Y UN SE­CUES­TRO QUE CO­ME­TIÓ EN 2008

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.