La pa­re­ja de mo­da

Son los gua­pos del mo­men­to. Él es el 'top mo­del' más desea­do. Vi­ve en Mia­mi y lo fi­chan fir­mas como Tom Ford. Ella ha sal­ta­do a la fa­ma con 'Pal­me­ras en la nie­ve' y su no­viaz­go con Ma­rio Ca­sas. Jun­tos nos pre­sen­tan la mo­da de la pri­ma­ve­ra de la mano de L’

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Especial Hombre | Las Tendencias - POR Fá­ti­ma Uri­ba­rri

JUAN BE­TAN­COURT Y BER­TA VÁZQUEZ vi­ven un mo­men­to muy es­pe­cial: él es el mo­de­lo del año y ha si­do el re­le­vo de Jon Kor­ta­ja­re­na y An­drés Ve­len­co­so como ima­gen de Tom Ford; ella es una ac­triz re­ve­la­ción del ci­ne es­pa­ñol, co­pro­ta­go­nis­ta de la pe­lí­cu­la Pal­me­ras en la nie­ve (en cu­yo ro­da­je co­no­ció a su pa­re­ja, el ac­tor Ma­rio Ca­sas) y de la se­rie de te­le­vi­sión Vis a vis, que es­tre­na se­gun­da tem­po­ra­da en An­te­na 3. Les arro­pa el éxi­to, son gua­pí­si­mos y am­bos vi­nie­ron a Es­pa­ña de ni­ños. La quí­mi­ca en­tre ellos se dis­pa­ra en cuan­to co­mien­zan a char­lar y po­sar jun­tos.

CRU­CE DE CA­MI­NOS

Ber­ta, hi­ja de etío­pe y ucra­nia­na, lle­gó a El­che, des­de Ucra­nia, con 3 años. Juan ate­rri­zó en Te­ne­ri­fe a los 17 años: ve­nía de La Ha­ba­na con la in­ten­ción de es­tu­diar INEF, pe­ro el gim­na­sio se cru­zó en su ca­mino, mo­de­ló su cuer­po y le se­ña­ló un nue­vo des­tino. Nos cuen­ta Juan que cuan­do lle­gó a Es­pa­ña «era muy feo, muy lar­go y del­ga­du­cho». No lo cree­mos y nos lo de­mues­tra con una fo­to del mó­vil en la que, efec­ti­va­men­te, se ve a otro Juan, fla­cu­cho y po­co atrac­ti­vo. Su as­pec­to ac­tual lo ha es­cul­pi­do con 6 o 7 días a la semana de ejer­ci­cio: «Soy un fa­ná­ti­co del de­por­te y de la vi­da sa­na. A mí me transformó el gim­na­sio, por eso me gus­ta tan­to», ex­pli­ca. Ber­ta, que no se ma­qui­lla ha­bi­tual­men­te por­que di­ce que «la piel es más bo­ni­ta lim­pia», es un be­lle­zón de tal ca­li­bre que la pa­ra­ron por la ca­lle pa­ra ofre­cer­le un pa­pel en el ci­ne. En­ton­ces era una jo­ven­ci­ta con in­quie­tu­des ar­tís­ti­cas que can­ta­ba, bai­la­ba, di­bu­ja­ba, se in­ven­ta­ba can­cio­nes e in­clu­so se ha­bía pre­sen­ta­do pa­ra par­ti­ci­par en el con­cur­so te­le­vi­si­vo La voz. No la se­lec­cio­na­ron. «Me lla­ma la aten­ción la im­por­tan­cia que se le da a es­to aho­ra, por­que yo no se la doy», di­ce.

FI­CHA­DA POR LA CA­LLE

Sí la fi­chó, sin em­bar­go, una di­rec­to­ra de cas­ting que se cru­zó con ella por la ca­lle: bus­ca­ba a una ac­triz pa­ra un pa­pel de mu­la­ta. ¿El co­lor de su piel va a con­di­cio­nar su ca­rre­ra?, le pre­gun­ta­mos: «El fí­si­co siem­pre con­di­cio­na –cuen­ta Ber­ta–. Des­gra­cia­da­men­te, to­da­vía es­tá a la or­den del día que a la gen­te de otras ra­zas le den pa­pe­les de in­mi­gran­te. Cues­ta que te ofrez­can per­so­na­jes de ha­bla cas­te­lla­na, en plan ‘nor­mal’, sin acen­to; es­to si­gue pa­san­do. El quid es­tá en que ha­gan pro­yec­tos in­ter­ra­cia­les, que in­te­gren a otras ra­zas pa­ra que se re­fle­je que en la so­cie­dad hay de to­do». Re­co­no­ce que es­tá «fe­liz, vi­vien­do un mo­men­to muy bo­ni­to». Ni si­quie­ra pro­tes­ta por los in­con­ve­nien­tes de la po­pu­la­ri­dad. No pue­de sa­lir a ce­nar tran­qui­la­men­te con su no­vio, Ma­rio Ca­sas, «pe­ro es lo que tie­ne la fa­ma y hay que apren­der a vi­vir con ello. No me que­jo», co­men­ta. Tam­po­co lo ha­ce

por no ha­ber si­do no­mi­na­da al Go­ya a la me­jor ac­triz re­ve­la­ción. «Me es­tán pa­san­do co­sas muy bue­nas», afir­ma.

AÑO­RAN­ZA DE LA HA­BA­NA

Ber­ta, que es­tá en el arran­que de su ca­rre­ra, ha en­con­tra­do al­gu­nas sor­pre­sas en el mundo de la in­ter­pre­ta­ción: «Hay mu­cha ten­sión, mie­do a fra­ca­sar, bas­tan­te com­pe­ti­ti­vi­dad. Tie­ne una par­te guay, como los via­jes, y otra par­te ne­ga­ti­va, que es que te ex­po­nes cons­tan­te­men­te», cuen­ta. A Juan Be­tan­court, sin em­bar­go, los via­jes le cues­tan por­que «es un sa­cri­fi­cio es­tar le­jos de los tu­yos». Echa de me­nos sus lar­gas char­las en el ma­le­cón de La Ha­ba­na con sus ami­gos: «Se nos pa­sa­ban las ho­ras sin dar­nos cuen­ta. Aquí, todos tie­nen pri­sa y es­tán to­do el ra­to mi­ran­do el te­lé­fono», ex­pli­ca. Año­ra su in­fan­cia en La Ha­ba­na «cuan­do no te­nía­mos na­da, pe­ro éra­mos to­tal­men­te fe­li­ces». Ha­bla con ter­nu­ra de su abue­la Ma­ría Vic­to­ria, a quien él lla­ma «ma­mi»: «Es mi to­do. Me crie con ella. Ayer cum­plió 71 años y me pu­se la alar­ma pa­ra lla­mar­la de ma­dru­ga­da. Es a quien más quie­ro en la vi­da», di­ce. Juan con­fie­sa que ha ha­bi­do mo­men­tos en los que se ha plan­tea­do de­jar la mo­da, un mundo di­fí­cil que du­ran­te una épo­ca re­fle­jó en un blog crea­do con unos co­le­gas: «Con­tá­ba­mos el día a día en nues­tros prin­ci­pios, cuan­do nos te­nía­mos que co­lar en el gim­na­sio y com­prá­ba­mos lo más ba­ra­to del sú­per. Es in­jus­to: cuan­do eres fa­mo­so no gas­tas di­ne­ro, te in­vi­tan a to­do, mien­tras que cuan­do ne­ce­si­tas ayu­da es cuan­do em­pie­zas. Pe­ro yo aho­ra es­toy muy bien, la mo­da me es­tá dan­do fa­ci­li­da­des en la vi­da», co­men­ta. Ber­ta tam­bién vi­ve un mo­men­to dul­ce. Es­tá ma­tri­cu­la­da en Psi­co­lo­gía, pe­ro no se ha pre­sen­ta­do a los pri­me­ros exá­me­nes por fal­ta de tiem­po: «El com­por­ta­mien­to me in­tere­sa mu­cho. Y pue­de ser va­lio­so pa­ra mi ca­rre­ra», ex­pli­ca. Su prio­ri­dad aho­ra es tra­ba­jar y tra­ba­jar.

"TO­DA­VÍA CUES­TA QUE A GEN­TE DE OTRAS RA­ZAS NOS DEN PA­PE­LES EN EL CI­NE QUE NO SEAN DE IN­MI­GRAN­TE" [ BER­TA VÁZQUE Z ]

FO­TO­GRA­FÍAS San­tia­go Es­te­ban ES­TI­LIS­MO Ve­ró­ni­ca Suá­rez REA­LI­ZA­CIÓN Ra­quel Peláez

Juan lle­va TRA­JE, de Er­me­ne­gil­do Zeg­na; CA­MI­SA, de Ca­ru­so; y ZA­PA­TI­LLAS, de Guc­ci. Ber­ta vis­te con TO­TAL LOOK, de Guc­ci.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.