La carta de la semana

Vi­vir en ple­ni­tud. Por qué la he premiado… Por­que es una de esas his­to­rias que ins­pi­ran y ayu­dan a ver lo que im­por­ta y lo que no de cuan­to so­mos y ha­ce­mos.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Correo - CAR­LOS GAL­GUE­RA ROIZ.

Ma­dre, me­dia­na edad, ha­bla­ba de la vi­da y la muer­te de su hi­jo, 31 años. Pa­blo pa­de­ció una ra­ra en­fer­me­dad de­ge­ne­ra­ti­va; con vi­ta­li­dad e in­te­li­gen­cia sor­pren­den­tes se so­bre­pu­so a sus cir­cuns­tan­cias, es­tu­dió, fue un bri­llan­te alumno, hi­zo un Más­ter en EE.UU., vol­vió y fun­dó un club on-li­ne de en­fer­mos con su mis­mo mal. Man­da­ba men­sa­jes in­for­ma­ti­vos, amis­to­sos, de áni­mo, a ve­ces de con­sue­lo, pa­ra las fa­mi­lias de los que iban 'aban­do­nan­do' es­te im­pre­sio­nan­te is­lo­te de so­li­da­ri­dad. Pa­blo vi­vió un cli­ma es­pe­cial, te­nía fe­chas, du­ra­cio­nes pro­ba­bles, li­mi­ta­das. Ju­gó su úl­ti­ma opor­tu­ni­dad, in­ten­tó un di­fí­cil tras­plan­te. La vís­pe­ra se des­pi­dió de sus pa­dres, re­par­tió co­sas, dio ins­truc­cio­nes, su­ge­ren­cias, ha­bló con sus ami­gos del Club. En­tró ale­gre, fuer­te, ca­si dor­mi­do, a su úl­ti­ma ba­ta­lla. Sa­lió in­mó­vil, con una enor­me paz en su ros­tro blan­co. Su ma­dre aca­ba­ba de re­ci­bir un co­rreo, un 're­en­vío' de al­guien del Club: era un men­sa­je de apo­yo del pro­pio Pa­blo en­via­do a la ma­dre de un ami­go muer­to, ha­cía po­cos me­ses; era una bom­ba de co­ra­je, de fe, de­ter­mi­na­ción, inex­pli­ca­ble ale­gría, sen­ti­do, ex­tra­ña ener­gía... Su ma­dre llo­ró lar­ga, tran­qui­la­men­te, an­te el pa­pel sa­li­do de la im­pre­so­ra.

Xlse­ma­nal agra­de­ce la co­la­bo­ra­ción de sus lectores pre­mian­do al au­tor de la carta de la semana con es­te es­fe­ró­gra­fo Meis­ters­tück de Mont­blanc, ho­me­na­je a W. A. Mo­zart, va­lo­ra­do en 305 eu­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.