Pa­ten­te de cor­so

El ca­so Ru­fián

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Ar­tu­ro Pé­rez-reverte www.xlse­ma­nal.com/pe­rez­re­ver­te

du­ran­te uno de los úl­ti­mos de­ba­tes de in­ves­ti­du­ra bri­lló con luz pro­pia una nue­va es­tre­lla par­la­men­ta­ria: el diputado Ga­briel Ru­fián, de Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na de Ca­ta­lu­ña. Nieto de un al­ba­ñil de Gra­na­da y de un ta­xis­ta de Jaén, el jo­ven in­de­pen­den­tis­ta, na­ci­do en Santa Co­lo­ma de Gra­ma­net, mi­li­ta en un ca­ta­la­nis­mo ra­di­cal del que se nu­trió to­da su in­ter­ven­ción en la tri­bu­na: un dis­cur­so a me­dio ca­mino en­tre la re­tó­ri­ca de Pau­lo Coel­ho y el hu­mor de Tip y Coll; con el de­ta­lle te­rri­ble de que allí, en el Par­la­men­to, el jo­ven diputado ca­ta­lán es­ta­ba ha­blan­do en se­rio. O lo pre­ten­día. Pa­ra de­fi­nir el es­ti­lo y al in­di­vi­duo, na­da más exac­to que el co­men­ta­rio pu­bli­ca­do en La Van­guar­dia por el pe­rio­dis­ta Ser­gi Pà­mies: «Una cur­si­le­ría low cost con to­ques de con­fu­cia­nis­mo de ba­zar que, si el es­pec­ta­dor su­pera los pri­me­ros mo­men­tos de ver­güen­za aje­na, pue­de de­ge­ne­rar en ter­nu­ra». «Soy lo que us­te­des lla­man char­ne­go», em­pe­zó di­cien­do Ru­fián, y si­guió por ahí. Sen­ta­do an­te el te­le­vi­sor, asis­tí fas­ci­na­do a su in­ter­ven­ción. A me­nu­do el jo­ven diputado alu­día a co­sas de con­te­ni­do so­cial con las que es­toy com­ple­ta­men­te de acuer­do. Pe­ro lo em­ba­ru­lla­ba su dis­cur­so ses­ga­do, za­fio, po­bre de sin­ta­xis, has­ta el pun­to de que lle­gué a pre­gun­tar­me si se ha­bía pre­pa­ra­do an­tes de su­bir a la tri­bu­na con al­gún re­con­for­tan­te vo­lá­til o es­pi­ri­tuo­so. Pe­ro al po­co com­pro­bé que na­da de eso. Ne­ga­ti­vo. Aquél era el es­ti­lo pro­pio, el tono au­tén­ti­co. El in­di­vi­duo. Me que­dé de pas­ta de bo­nia­to. Y ac­to se­gui­do, lo di­je en Twit­ter: «La Es­pa­ña que sen­tó en el par­la­men­to a Ga­briel Ru­fián me­re­ce ir­se al ca­ra­jo» . No me re­fe­ría a la Es­pa­ña ca­ta­la­na vo­tan­te de ERC, sino a la Es­pa­ña en ge­ne­ral, en la que me in­clu­yo. «La Es­pa­ña de Az­nar, de Za­pa­te­ro, de Ra­joy» , pre­ci­sé. Pe­ro como de cos­tum­bre, la ha­bi­tual fal­ta de com­pren­sión lec­to­ra his­pa­na mo­ti­vó una ra­cha de co­men­ta­rios irri­ta­dos – «Pé­rez-reverte man­da al ca­ra­jo a Ca­ta­lu­ña» y co­sas por el es­ti­lo–, en­tre ellos uno del pro­pio Ru­fián: «No se preo­cu­pe, que ya nos vamos». Zan­jé por mi par­te el asun­to con un úl­ti­mo co­men­ta­rio: «A us­ted no le lla­man char­ne­go en Es­pa­ña, sino en Ca­ta­lu­ña. Y ése es el problema, creo. Su ne­ce­si­dad de que no se lo lla­men». Y sí. Lo si­go cre­yen­do y lo creo ca­da vez más. En la bio­gra­fía de Ga­briel Ru­fián, se­me­jan­te a la de otros jó­ve­nes in­de­pen­den­tis­tas, hay una lí­nea cla­ve: cuan­do él mis­mo afir­ma que des­cu­brió la len­gua y la cul­tu­ra ca­ta­la­nas «cuan­do mis pa­dres me ma­tri­cu­la­ron en un ins­ti­tu­to de Ba­da­lo­na» . Es de­cir, cuan­do se vio in­mer­so en un sis­te­ma edu­ca­ti­vo que, des­de ha­ce mu­cho, tie­ne por ob­je­to cer­ce­nar cual­quier víncu­lo, cual­quier me­mo­ria, cual­quier re­la­ción afec­ti­va o cul­tu­ral con el res­to de Es­pa­ña. Un sis­te­ma per­ver­so, po­si­ble gra­cias al dis­pa­ra­ta­do des­con­cier­to que la edu­ca­ción pú­bli­ca es en Es­pa­ña, con die­ci­sie­te ma­ne­ras de ser edu­ca­do y/o adoc­tri­na­do, se­gún don­de uno cai­ga. Don­de las au­to­ri­da­des lo­ca­les se pasan por la bi­sec­triz le­yes y ra­zo­nes, y don­de su egoís­mo ca­te­to, pro­vin­ciano e in­so­li­da­rio, aplas­ta cual­quier po­si­bi­li­dad de em­pre­sa co­mún, de me­mo­ria co­lec­ti­va y de es­pí­ri­tu solidario. Y no só­lo eso. Por­que en el ca­so Ru­fián, y de tan­tos como él, se da otra cir­cuns­tan­cia aún peor: el aban­dono de la gen­te, de los ciu­da­da­nos de­cen­tes, en ma­nos de la gen­tu­za po­lí­ti­ca lo­cal. A cam­bio de go­ber­nar de cua­tro en cua­tro años, los su­ce­si­vos go­bier­nos de la de­mo­cra­cia han ido dan­do vi­ta­mi­nas a los ca­na­llas y de­jan­do in­de­fen­sos a los ciu­da­da­nos. Y ese de­sam­pa­ro, ese in­cum­pli­mien­to de las le­yes, esa co­bar­día del Es­ta­do an­te la am­bi­ción, pri­me­ro, y la chu­le­ría, des­pués, de los opor­tu­nis­tas pe­ri­fé­ri­cos, de­jó al ciu­da­dano ata­do de pies y ma­nos, aco­sa­do por el en­torno ra­di­cal, im­po­si­bi­li­ta­do de de­fen­der­se, pues ni si­quie­ra las sen­ten­cias ju­di­cia­les sir­ven pa­ra una pu­ñe­te­ra mier­da. Así que la reac­ción na­tu­ral es ló­gi­ca: mi­me­ti­zar­se con el pai­sa­je, evi­tar que a sus hi­jos los se­ña­len con el de­do. Tú más ca­ta­lán, más vasco, más ga­lle­go, más va­len­ciano, más an­da­luz que na­die, hi­jo mío. No te com­pli­ques la vi­da y haz­te de ellos. Así, gra­cias al pas­te­leo de Az­nar, la es­tu­pi­dez de Za­pa­te­ro, la arro­gan­cia de Ra­joy, ge­ne­ra­cio­nes de Ru­fian­ci­tos han ido cre­cien­do, pri­me­ro en el mie­do

Un dis­cur­so a me­dio ca­mino en­tre la re­tó­ri­ca cur­si de Pau­lo Coel­ho y el hu­mor su­rrea­lis­ta de Tip y Coll, pe­ro en plan se­rio

al en­torno y lue­go como par­te de él. Y van a más, aci­ca­tea­dos por la in­jus­ti­cia, la corrupción y la in­fa­mia que ven al­re­de­dor. No les que­pa du­da: en un par de ge­ne­ra­cio­nes, o an­tes, esos jó­ve­nes vo­ta­rán in­de­pen­den­cia con más en­tu­sias­mo, in­clu­so, que los ca­ta­la­nes o vas­cos de vie­ja pa­ta ne­gra. A es­tas al­tu­ras del dis­pa­ra­te na­cio­nal no que­da sino ne­go­ciar y sal­var los mue­bles, como mu­cho. Por­que yo tam­bién me iría, si fue­ra ellos. Por eso di­go que la im­bé­cil y co­bar­de Es­pa­ña que hi­zo po­si­bles a jó­ve­nes como Ga­briel Ru­fián, me­re­ce de so­bra ir­se al ca­ra­jo. Y ahí nos vamos, todos, oi­gan. Al ca­ra­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.