Ani­ma­les de com­pa­ñía

Men­te col­me­na

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por Juan Ma­nuel de Pra­da www.xlse­ma­nal.com/pra­da www.juan­ma­nuel­de­pra­da.com

en la en­tre­vis­ta al gu­rú tec­no­ló­gi­co Jo­sé Luis Cor­dei­ro que ci­tá­ba­mos la semana pa­sa­da se con­tie­nen vi­sio­nes es­tre­me­ce­do­ras so­bre un hi­po­té­ti­co fu­tu­ro post­hu­mano en el que se­re­mos par­te «de una in­te­li­gen­cia co­lec­ti­va en la que des­apa­re­ce­re­mos como se­res hu­ma­nos in­de­pen­dien­tes». Cor­dei­ro con­si­de­ra que, del mis­mo mo­do que las bac­te­rias de­ci­die­ron (¡qué bac­te­rias tan de­ci­di­das!) mu­tar­se y crear or­ga­nis­mos mul­ti­ce­lu­la­res, los hom­bres del fu­tu­ro «de­ci­di­rán» con­ver­tir­se en «las cé­lu­las de un or­ga­nis­mo ma­yor, un ce­re­bro pla­ne­ta­rio», una es­pe­cie de nu­be vir­tual a la que ya no nos co­nec­ta­re­mos a tra­vés de ar­ti­lu­gios, pues ca­da ser post­hu­mano se­rá en sí mis­mo un ar­ti­lu­gio, una suer­te de cy­borg con «te­le­pa­tía de ban­da an­cha». No ex­pli­ca Cor­dei­ro có­mo se­rá es­ta co­ne­xión a ese ce­re­bro co­lec­ti­vo; pe­ro po­de­mos ima­gi­nar que po­dría rea­li­zar­se me­dian­te la in­ges­ta de al­gu­na pas­ti­lli­ta, o in­clu­so me­dian­te al­gún ta­tua­je en nues­tra piel (¿la mar­ca de la Bes­tia?) que nos man­ten­ga per­pe­tua­men­te co­nec­ta­dos. La vi­sión, por su­pues­to, ca­re­ce de ori­gi­na­li­dad. En la pe­lí­cu­la Alien ha­bía una es­pe­cie de no­dri­za alie­ní­ge­na que coor­di­na­ba las ac­cio­nes de sus vás­ta­gos; y que, una vez ani­qui­la­da, los de­ja­ba a todos he­chos pa­pi­lla. Tam­bién en Matrix los hu­ma­nos vi­vían en­ce­rra­dos en una pla­cen­ta des­de la que so­ña­ban una reali­dad vir­tual su­mi­nis­tra­da por una mons­truo­sa in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Es lo que en cien­cia-fic­ción sue­le de­no­mi­nar­se «men­te col­me­na», ins­pi­rán­do­se en los com­por­ta­mien­tos de abe­jas y hor­mi­gas, que pa­re­cen re­gir­se se­gún au­to­ma­tis­mos coor­di­na­dos por la rei­na del en­jam­bre u hor­mi­gue­ro. Pe­ro lo que en la cien­cia-fic­ción es pre­sen­ta­do con tin­tes som­bríos el gu­rú Cor­dei­ro lo pre­sen­ta­ba con al­bo­ro­zo, como si se tra­ta­se de un re­me­dio li­be­ra­dor que ex­pan­di­rá nues­tra in­te­li­gen­cia has­ta lí­mi­tes in­sos­pe­cha­dos. Na­tu­ral­men­te, to­do lo que Cor­dei­ro di­ce es una chá­cha­ra eu­fo­ri­zan­te que tra­ta de ocul­tar la ver­da­de­ra fi­na­li­dad de to­da «men­te col­me­na», que no es otra sino al­can­zar un ma­yor gra­do de con­trol y so­me­ti­mien­to so­cial, has­ta in­fes­tar de som­bra nues­tras al­mas. Las re­vo­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas siem­pre pro­me­ten a sus adep­tos ma­yor li­ber­tad de mo­vi­mien­to o de pen­sa­mien­to, pa­ra a la pos­tre im­po­ner­les con­duc­tas más gre­ga­rias. Ocu­rrió du­ran­te la re­vo­lu­ción in­dus­trial, que fa­vo­re­ció las for­mas de vi­da ma­si­fi­ca­da; y ocu­rre aho­ra con la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca, que pro­me­te al hom­bre nue­vos ho­ri­zon­tes men­ta­les pa­ra en­tre­gar­lo al pen­sa­mien­to iner­te, me­dian­te la ad­he­sión a la al­fal­fa que se le su­mi­nis­tra por in­ter­né. A la pos­tre, la tec­no­lo­gía siem­pre tien­de a di­sol­ver los víncu­los ver­da­de­ros que man­te­nían cohe­sio­na­das y avi­zor a las co­mu­ni­da­des hu­ma­nas y los sus­ti­tu­ye por hi­per­víncu­los que, a la vez que fa­vo­re­cen la dis­gre­ga­ción, fo­men­tan el pen­sa­mien­to mo­do­rro y en se­rie. Cuan­do uno com­pra un co­che, pien­sa que lo ha­ce pa­ra po­der­se mo­ver con ma­yor li­ber­tad, pe­ro lo cier­to es que siem­pre ter­mi­na me­ti­do en un atas­co; cuan­do uno abre una cuen­ta en Twit­ter lo ha­ce pen­san­do que po­drá ex­pre­sar pen­sa­mien­tos ori­gi­na­les, pe­ro lo cier­to es que aca­ba re­gur­gi­tan­do las ma­ja­de­rías que el sis­te­ma quie­re con­ver­tir en tren­ding to­pic. El re­tui­teo se­ría la ex­pre­sión más ele­men­tal de es­ta nue­va for­ma de alie­na­ción co­lec­ti­va. Pe­ro la «men­te col­me­na» que pro­fe­ti­za Cor­dei­ro po­see otras mu­chas for­mas to­da­vía ru­di­men­ta­rias de in­tro­mi­sión que nos in­ci­tan a sus­ti­tuir nues­tra vi­da real por una vi­da apó­cri­fa, co­nec­ta­dos a nues­tros in­sul­sos ami­gos vir­tua­les, gua­sa­pean­do com­pul­si­va­men­te mien­tras de­ja­mos de es­cu­char a quien nos ha­bla, so­bre­sal­ta­dos a ca­da po­co por apli­ca­cio­nes in­for­má­ti­cas que nos aler­tan de las chu­mi­na­das más va­rio­pin­tas a la vez que nos ale­jan de las co­sas ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­tes que su­ce­den en nues­tro de­rre­dor, in­va­di­dos por una ava­lan­cha de por­no­gra­fía que ha em­bo­ta­do nues­tros afec­tos, nu­tri­dos a tra­vés de bús­que­das apre­su­ra­das en Goo­gle de co­no­ci­mien­tos im­pos­ta­dos que no de­jan hue­lla en nues­tra men­te, con­ver­ti­da ya en un es­ter­co­le­ro o han­gar ates­ta­do de tras­tos in­ser­vi­bles, sin si­tio pa­ra la me­di­ta­ción o el es­tu­dio. Sue­le de­cir­se de for­ma

El re­tui­teo se­ría la ex­pre­sión más ele­men­tal de es­ta nue­va for­ma de alie­na­ción co­lec­ti­va

cán­di­da que la tec­no­lo­gía es neu­tral, tan só­lo un ins­tru­men­to del que po­de­mos ha­cer el uso que desee­mos; pe­ro la tec­no­lo­gía siem­pre mo­di­fi­ca de for­ma su­til y a la vez pro­fun­da nues­tra con­duc­ta, nues­tra for­ma de pen­sar, nues­tras re­la­cio­nes per­so­na­les. Los efec­tos pro­di­gio­sos de esa «men­te col­me­na» ya los ha­bía pro­ba­do aquel en­de­mo­nia­do del Evan­ge­lio que afir­ma­ba: «Mi nom­bre es Le­gión». Tam­bién él es­ta­ba co­nec­ta­do por te­le­pa­tía de ban­da an­cha a un «or­ga­nis­mo ma­yor, un ce­re­bro pla­ne­ta­rio» que le ha­bía con­fis­ca­do el al­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.